Artes y Cultura
Miércoles 27 junio de 2018 | Publicado a las 11:42
¬ŅPor un d√≠a Chile dej√≥ de ser racista?
Publicado por: Ezio Mosciatti
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Caminaba por la calle cuando, de improviso, se gener√≥ una gran conmoci√≥n. Un ‚Äúquiosquero‚ÄĚ ve√≠a el partido de f√ļtbol entre Argentina y Nigeria (los pongo en orden alfab√©tico). Hab√≠an cobrado penal a favor de los africanos lo que despert√≥ gran expectativa entre vendedores ambulantes y transe√ļntes que se agolparon frente al televisor (para incomodidad de su due√Īo).

Es dif√≠cil dscribir lo que expresaban -o lo que yo percib√≠- esas 12 o 15 personas que mostraban unas ansias y una… ¬Ņalegr√≠a? que daba la impresi√≥n que favorec√≠a directamente a Chile, a nosotros.

Nunca hab√≠a visto a tantos compatriotas ‚Äúhinchando‚ÄĚ a favor de un equipo de jugadores de color. Dudo que un porcentaje significativo conociera siquiera un solo jugador nigeriano antes del inicio del mundial, pero ah√≠ estaban alent√°ndolos. Desde fuera, ayer se hubiera cre√≠do que Chile no es un pa√≠s racista (A contrapelo de lo que muchas personas de color, los peruanos, bolivianos, haitianos, venezolanos y muchos orientales han vivido en estas tierras).

Las razones para que tantos compatriotas quisieran y gritaran para que Argentina perdiera pueden ser muchas (espero que no sea el que gracias al trasandino Jos√© de San Mart√≠n y muchos argentinos logramos la Independencia hace 200 a√Īos).

Algunos esgrimen que los argentinos se han burlado de la selección chilena cuando quedó eliminada (olvidando lo que pasó las dos veces que Chile ganó la Copa Sudamericana, la arrogancia de algunos de nuestros jugadores como de muchos hinchas, y algunos gritos verdaderamente vergonzosos). Parte de la madurez es darse cuenta de los efectos que tienen nuestros actos (cosa que también podríamos decir de otras hinchadas) en los demás. También es parte de la madurez saber ponderar y discriminar sobre la importancia de los hechos (y sí, puede ser que esto sea irrelevante, pero va en escalada).

Tambi√©n podr√≠amos pensar que el ‚Äúsistema‚ÄĚ nos lleva a una sociedad extremadamente individualista y competitiva. Entonces, si no logras que te vaya bien a ti, si no puedes ganarle al vecino, lo menos que puedes desear y esperar es que le vaya mal. Que le gane otro que vive en un barrio lejano.

Lo vivido ayer, en distintos grados, se ha repetido con Per√ļ, Colombia y Uruguay. Es posible que se haya salvado Brasil (est√° lejos, no hablan castellano y son demasiado grandes y buenos para el f√ļtbol como para desearles mal) o M√©xico.

En s√≠ntesis, nos comportamos como isla y como malos vecinos. Vecinos envidiosos que, frente a nuestras propias incapacidades, les deseamos mal a nuestros vecinos (sudamericanos), sin entender que a Chile no le puede ir bien si al ‚Äúbarrio‚ÄĚ le va mal.

Una im√°gen (para los individualistas y capitalistas): una muy buena casa en un mal barrio valdr√° mucho menos que en un buen barrio. Adem√°s, se vivir√° mejor en esa misma casa si est√° en un buen barrio. Y entiendo por un buen barrio uno donde las relaciones son amables, donde los vecinos de ayudan y colaboran cuando alguien tiene problemas, preocupados de la seguridad colectiva, etc.

El espíritu insular de Chile, introspectivo y callado, este sentimiento de inferioridad, la envidia, sumado a un individualismo extremo, se constituyen en barreras casi insalvables para transitar a convertirnos en un país desarrollado y, en especial, en una sociedad feliz. Donde la felicidad sea profunda y no hecha de mezquindades.

El partido de Argentina con Nigeria evidenció un aspecto cultural chileno que es un grave problema para la integración latinoamericana y para lograr ser un país feliz (y desarrollado).

Lo anterior requiere de políticas y acciones concretas para cambiar nuestro espíritu, nuestra cultura, y la forma de relacionarnos, por nuestros vecinos pero en especial por nosotros mismos.

URL CORTA: http://rbb.cl/kl86
Tendencias Ahora