Artes y Cultura
Lunes 05 marzo de 2018 | Publicado a las 11:37
Crítica de Cine: "Una mujer fantástica", nunca me abandones
Publicado por: Emilio Contreras
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Ganadora del Oscar 2018 concedido a la Mejor Pel√≠cula Extranjera y premiada en la Berlinale 2017 con tres galardones en distintas categor√≠as, el sexto largometraje de ficci√≥n del director chileno Sebasti√°n Lelio se ha transformado en el gran fen√≥meno cinematogr√°fico y medi√°tico de la temporada. Vali√©ndose de una historia de amor sancionada por las costumbres sociales, el realizador local se las arreglar para divagar audiovisualmente sobre la plasticidad de un Santiago l√ļdico, de contrastes modernos y arcaicos en su urbanizaci√≥n, a fin de refigurar las contradicciones afectivas e identitarias, de una mujer transg√©nero.

Por Enrique Morales Lastra

‚ÄúYa no hay nadie. He recuperado entera mi claridad. Se ordena mi pensamiento otra vez y cae hasta el fondo de mi transparencia donde su luz desentra√Īa los √ļltimos miedos y ambig√ľedades enfundadas: soy este paquete‚ÄĚ.

Jos√© Donoso, en “El obsceno p√°jaro de la noche”.

Esta nueva entrega de Sebastián Lelio (1974) presenta una característica novedosa y hasta entonces ignota de su filmografía: la aparición de una ciudad capital de Chile plena y expectante en cuanto a sus posibilidades estéticas y audiovisuales. Durante el movimiento de las secuencias de Una mujer fantástica (2017), en efecto, Santiago surge a través de distintas ambientaciones escénicas, de variados sectores urbanos y mediante diferentes condiciones climáticas. Oscuridad, lluvia y luz se unen para configurar un espacio dramático de contornos sorprendentes.

La protagonista (la actriz Daniela Vega), as√≠, camina y transita por reconocidos cuadrantes del principal enclave demogr√°fico del pa√≠s: la calle Rosario Norte, en Las Condes, la Costanera Santa Mar√≠a, en Providencia, Miraflores, Jos√© Miguel De la Barra, la Iglesia de los Sacramentinos, francesa y conventual, al lado de los Juegos Diana, en el centro hist√≥rico. El cerro San Crist√≥bal y el Parque Metropolitano: el personaje corre, huye, se renueva en planos grabados con oficio, y gracias a la ayuda de una m√ļsica incidental que aporta demasiado en esta ocasi√≥n, con el prop√≥sito de recrear una atm√≥sfera de cambio, de vulnerabilidad, de constantes preguntas introspectivas, y en esa obstinaci√≥n est√©tica, la obra de Lelio alcanza sus mayores logros. Pistas cl√°sicas que entregan respuestas y aumentan la sensibilidad y las dudas profundas de los personajes y de los espectadores incluidos.

"Una mujer fant√°stica"
“Una mujer fant√°stica”

El escenario coherente y cre√≠ble de un amor proscrito, y la crisis y la renovaci√≥n humana, de un rol que busca desesperadamente reinventarse, luego de perder inesperadamente a su pareja, debido a un fortuito accidente cardiovascular (el papel de Francisco Reyes). La opci√≥n por redondear una perspectiva psicol√≥gica de Marina influye en el estilo del montaje: los hechos que sacuden la existencia ficticia de la mujer transg√©nero son intercalados por sue√Īos, visiones on√≠ricas y espejismos espectrales, que refuerzan el sufragio por una est√©tica del renacimiento y de la l√≥gica metaf√≠sica. De esta manera, el personaje de Daniela Vega, adem√°s de preocuparse por tener que superar la desaparici√≥n f√≠sica de su compa√Īero sentimental, tambi√©n debe esforzarse con el prop√≥sito de reafirmar las se√Īas de su identidad sexual, biol√≥gica y conductual.

Las ambiciones art√≠sticas de Lelio, en efecto, se suman a los resultados de los trabajos literarios de Jos√© Donoso, y de Nicol√°s Videla y de Camila Jos√© Donoso, en el terreno puramente cinematogr√°fico de nuestras fronteras. El tratamiento que otorgan la c√°mara del director, y los di√°logos de los textos dram√°ticos (√°giles y r√°pidos, representativos de los tipos humanos y estratos sociales que se aspira a describir), abordan la coyuntura de la ‚Äúdiferencia‚ÄĚ desde la estigmatizaci√≥n sugerida por un estrato de clase segregacionista, violento y discriminatorio, en un juicio sustentado por una concepci√≥n patriarcal y tradicional de la familia. El camino es reiterativo, aunque no menos ver√≠dico, de acuerdo a situaciones y contextos bien espec√≠ficos en su g√©nesis y desarrollo secuencial.

Las actuaciones del elenco destacan por la categor√≠a de un tr√≠o de actores que encabezan los cuadros de las artes esc√©nicas locales: Francisco Reyes, Luis Gnecco, y Aline Kuppenheim. Esta √ļltima, poseedora de una personificaci√≥n impecable, en los gestos y la ropa de esa esposa traicionada en su orgullo y feminidad m√°s hondas, a causa de la preferencia y elecci√≥n de su ex marido, por una mujer de rasgos especiales y particulares, tanto en su fenomenolog√≠a externa como en su comportamiento antropol√≥gico y societal. Amor, identidad, mutaci√≥n f√≠sica, soledad e incomprensi√≥n: un quinteto de t√≥picos dram√°ticos, que Lelio madura bajo unos c√≥digos est√©ticos y audiovisuales propios de una superproducci√≥n, y de una reconstituci√≥n de apellido literario (por su profundidad), de las situaciones argumentales.

Una Mujer Fant√°stica
Una Mujer Fant√°stica

En el anterior filme del autor, Gloria (2013), la ciudad de Santiago se encontraba encajonada por espacios cerrados, y primeros planos que rehuían los vínculos entre los personajes y el medio que les circundaba. Ahora, Marina, al revés de su predecesora, tiene el sello de la ciudad en su tristeza, en su felicidad, en su amargura, y en su ansia de amor y de reconocimiento existencial. La simbiosis de ese par de elementos audiovisuales, transforman a esta cinta en una conversación entre dos mujeres: por un lado la urbe, y por el otro la cantante nocturna, que subsana sus días y sus carencias, ganándose el sueldo como camarera de un restaurante.

Resulta importante analizar, el factor lumínico de algunos fotogramas, en relación a las circunstancias dramáticas por las que atraviesa la personaje principal: la noche prevalece al momento de la pérdida de Orlando (Reyes), y lo diurno, y los cielos claros y transparentes, casi veraniegos, alumbrados por el río, gobiernan con su imperio de lucidez y de tranquilidad, mientras la mujer encamina sus pasos hacia nuevos rumbos y horizontes de trascendencia, consigo misma y después de fortalecer sus decisiones más íntimas.

Una mujer fant√°stica es un cuento moral, amoroso, cin√©tico y literario, inseparable de su locaci√≥n santiaguina. Marina no existe fuera de las coordenadas geogr√°ficas, f√≠sicas y espirituales de la capital de Chile. Y esa creaci√≥n es el mejor atributo de esta pel√≠cula, su singularidad esc√©nica e individualizaci√≥n tel√ļrica. Cultura y ciudad, retratados por un lente que persigue la materializaci√≥n de ese objetivo dram√°tico y por supuesto que tambi√©n, f√≠lmico.

"Una mujer fant√°stica".
“Una mujer fant√°stica”.

La soledad de la protagonista para nada es menesterosa: aut√°rquica es la palabra y la mejor definici√≥n para ese evento sustancial e imperecedero en esta trama. Los despojos equivalen a un n√ļmero infinito en el transcurso de una biograf√≠a, pero vividos por esa disparidad sancionatoria que padece el personaje √©mbolo de esta cinta, lo convierten (el nudo) en un suceso art√≠stico llamativo para los par√°metros locales.

El agregado de la propuesta de Lelio radica en los factores t√©cnicos del t√≠tulo. Fotograf√≠a, banda sonora (a cargo de Matthew Herbert), actores, y la verbalizaci√≥n del gui√≥n. Quiz√°s el montaje atestigua la duda y la decisi√≥n restrictiva de tener que elegir entre s√≠mbolos, interpretaciones, y un conjunto de rebuscamientos hermen√©uticos: pero la pretensi√≥n es hermana de una b√ļsqueda honesta y fogosa, inventiva.

Cierta obsesi√≥n de los cineastas chilenos, sin embargo, por zaherir obligadamente (al parecer) a una sociedad que ellos juzgan en extremo conservadora, saldando cuentas vaya uno a saber con qui√©n o qui√©nes, impugnan el frescor y la grata sorpresa de este hermoso puzzle de fotogramas santiaguinos (vistos con sangre, alma y sudor), que componen el gran y aplaudible acierto art√≠stico de ‚ÄúUna mujer fant√°stica‚ÄĚ: el ruego por una pasi√≥n, en un deseo que nunca abandona a Marina.

URL CORTA: http://rbb.cl/jiyc
Tendencias Ahora