Artes y Cultura
Domingo 15 marzo de 2020 | Publicado a las 09:56 · Actualizado a las 09:57
Taguada de Andrés Montero: "Cuento, cuento, cuento porque hay historias que no se pueden perder"
visitas

Andr√©s Montero (‚ÄúTony Ninguno‚ÄĚ) vuelve a mostrar habilidades en el arte de hilvanar y relatar al recuperar una leyenda cautivante…

‚ÄúPuede que comiencen a contarse algunas historias, que la palabra tome su sitio en esta √©poca donde escuchar era m√°s importante que ver.‚ÄĚ (pp 135) ‚ÄúEs el tiempo de la escucha, que necesita de la oscuridad. El tiempo de los o√≠dos y de la noche.‚ÄĚ (pp 136)

La leyenda dice que, la Noche de San Juan de 1830, se enfrentaron durante 96 horas el terrateniente Javier de la Rosa con el mulato Taguada, en un duelo de payadores.

‚Äú…lanzando palabras como si fueran cuchillos, para marcar que a este lado est√°n los ricos, al otro todo el resto, y que en medio solo puede aparecer, a veces, la poes√≠a.‚ÄĚ (pp 174)

Los antecedentes est√°n en alguna publicaci√≥n de La Lira Popular, del El Siglo, en Floridor P√©rez, Jorge Inostroza, Antonio Acevedo Hern√°ndez, Juan Radrig√°n, Violeta y Nicanor Parra… antecedentes sueltos, cosas vagas pero que, en la cabeza y la pluma de Andr√©s Montero, se convierten en un viaje -de ida y vuelta- que parece de fantas√≠a, de magia, de sabueso y de reconocimiento de saberes, formas de hablar, de culturas profundas. De identidades chilenas.

La verdad, en esta b√ļsqueda obsesiva, es lo que se escribe, lo que se cuenta -algo en lo que Montero es maestro- y se sigue contando… haya sucedido como se relata o no haya sucedido.

‚ÄúY m√°s vale decir mentiras que parezcan verdades que verdades que parezcan mentiras. ¬ŅS√≠ o no, casero?‚ÄĚ (pp 88)

Andr√©s Montero es, en Taguada, ‚Äúcuentista‚ÄĚ y ‚Äúmalabarista‚ÄĚ de una leyenda casi sin antecedentes, pierde al lector en la oscuridad de los tiempos transform√°ndolo en una suerte de ciego al que, como lazarillo, conducir√° con su relato por una aventura que deambular√° por Santiago, Providencia, el cementerio, su propia infancia para ir retrocediendo hasta la noche aquella, cerca de la Hacienda de Tagua Tagua, no sin antes ir armando y desarmando nombres y situaciones que dar√°n certidumbre sobre un hecho que es met√°fora de este nuestro pa√≠s.

‚ÄúY pens√© que los ricos siempre hac√≠an esas cosas, que siempre se ocultaban, se disfrazaban, como cuando vienen a las chinganas sin las esposas y con ponchos tratando de que nadie los reconozca, como si no se les sintiera el olor a jutre a la legua.‚ÄĚ (pp 77)

‚ÄúTaguada‚ÄĚ es, a pesar de la facilidad y el agrado con el que se lee, un desaf√≠o a la ‚Äúverdad‚ÄĚ, a esa que creemos ‚Äúcient√≠fica‚ÄĚ, ‚Äúobjetiva‚ÄĚ, √ļnica, poniendo en su lugar -enaltecida- otra: la verdad del orador, del cuentista o, m√°s bien, del cuento que pasa de boca a oreja en una cadena que la mantiene viva hasta que se deja de relatar.

‚ÄúClaro que existieron‚ÄĚ, me dijo ella. ‚ÄúY si no existieron, ahora existen, pues, porque estamos hablando de ellos‚ÄĚ. (pp 75)

Un gran libro sobre la memoria, los cuentos, la oralidad, las identidades, la verdad…

Taguada, de Andrés Montero, Penguin Random House Grupo Editorial S.A. (c)
Taguada, de Andrés Montero, Penguin Random House Grupo Editorial S.A. (c)

Taguada
Andrés Montero

Penguin Random House Grupo Editorial S.A.
Santiago de Chile, octubre de 2019

Tendencias Ahora