Artes y Cultura
Viernes 06 diciembre de 2019 | Publicado a las 16:50
La Habana, un festival pobre pero de abundante buen cine
Por Francisca Rivas
La información es de Agence France-Presse
visitas

El Festival de Cine de La Habana, que sobrevivió a los rigores del llamado Período Especial en la década de 1990, vuelve a adaptarse a la crisis financiera y energética recrudecida por Washington, sin perder su encanto.

Para sorpresa de los cin√©filos, la inauguraci√≥n el jueves fue a las seis de la tarde y no nocturna, como en las 40 ediciones anteriores. ¬ŅPor qu√©? Para evitar coincidir con el horario pico de consumo el√©ctrico en La Habana.

Un atestado teatro Karl Marx, con capacidad para 5.000 espectadores, aire acondicionado, luces, proyectores, es un verdadero tragón eléctrico, en una ciudad escasamente alumbrada.

M√°s del 95% de la electricidad generada en Cuba es sobre la base del petr√≥leo, y desde mediados de a√Īo Estados Unidos arreci√≥ su bloqueo que mantiene desde 1962, tratando de evitar que llegue a la isla el combustible que importa, b√°sicamente de Venezuela.

Washington acusa a Cuba de ser soporte de su aliado venezolano Nicol√°s Maduro, y seg√ļn la canciller√≠a cubana el gobierno de Donald Trump aplic√≥ m√°s 180 medidas restrictivas adicionales contra la isla en lo que va de a√Īo.

Desde septiembre, el gobierno de Miguel D√≠az-Canel adopt√≥ fuertes medidas de ahorro, y ha logrado evitar los “apagones” que caracterizaron el Per√≠odo Especial, tras la desaparici√≥n de la Uni√≥n Sovi√©tica, principal aliado y suministrador petrolero de Cuba.

La Habana pas√≥ de m√°s de 80 salas de cine antes del Per√≠odo Especial a 20 en la actualidad, seg√ļn datos oficiales, y los organizadores del Festival trataron de concentrarlos geogr√°ficamente para que, en el peor de los casos, la gente vaya a pie.

Solo 16 salas participan en la actual edici√≥n que se realiza del 5 al 15 de diciembre, y la mayor√≠a de ellas, concentradas en la calle 23 del barrio El Vedado. Incluso, algunas no son p√ļblicas sino de instituciones culturales y hasta privadas, como el caso de la F√°brica de Arte.

“Avidez por ver cine”

Otra limitante econ√≥mica, seg√ļn Iv√°n Giroud, director del festival, es la tecnolog√≠a de proyecci√≥n moderna, con la cual no est√°n equipados todos los cines cubanos, y no son aptos para los soportes de las obras participantes.

A pesar de esas vicisitudes, la cita mantiene su encanto. El popular actor argentino Ricardo Dar√≠n lo expres√≥ la noche del jueves al presentar su pel√≠cula “La Odisea de los Giles”, en la jornada de apertura.

“He recorrido muchos festivales del mundo y, honestamente, cuesta mucho encontrar un lugar en el mundo donde la avidez por ver cine sea tan impactante y espectacular como en Cuba. No nos pod√≠amos perder la proyecci√≥n de nuestra pel√≠cula en este maravilloso lugar”, dijo entre aplausos.

De m√°s de 600 pel√≠culas que se proyectaban antes durante el Festival, no solo las de competencia, ahora ser√°n unas 300, pues seg√ļn Giroud, ahora hay que pagar por su proyecci√≥n, y el criterio que prima es “la calidad”.

Concursan 21 largometrajes de ficción de ocho países. Además, participan de la contienda cinematográfica 19 cortos y mediometrajes; 18 óperas primas, 21 documentales largos y 10 cortos; 23 animadas; 25 guiones inéditos y 30 carteles.

El resto son muestras, homenajes y cintas temáticas de la cinematografía mundial.

Siete funciones por medio dólar

“Ojos que ven” es el eslogan de la presente edici√≥n del festival, que fue saludado por primera vez por la m√°xima autoridad de la Unesco en la inauguraci√≥n.

“En el mundo en que vivimos m√°s que nunca necesitamos estos ojos que ven, esta mirada aguda de los cineastas”, dijo la francesa Audrey Azoulay, directora general, de visita en Cuba.

Pero hay otra motivaci√≥n que seduce para entrar a las salas: los cin√©filos compran un “pasaporte” para siete funciones, por el equivalente total a 42 centavos del d√≥lar.

Tendencias Ahora