Artes y Cultura
Jueves 20 junio de 2019 | Publicado a las 10:10
Mural borrado en Barrio Lastarria: ¬ŅPertenencia, consumismo o patrimonio?
visitas

¬ŅQu√© miradas, concepciones e intereses se enfrentaron en este hecho? La necesidad de pertenencia, el consumismo, la falta de pol√≠ticas de ciudad, los vecinos (sobrepasados por el comercio callejero y usuarios), el resguardo del patrimonio, qu√© es arte, entre otros muchos.

Identidad, pertenencia

Por un lado, est√° la necesidad de pertenencia, de sentirse parte de un territorio o de identificarse con algunos lugares (como habitantes, visitantes o turistas). Y es cierto, nuestras ciudades no presentan muchos lugares con identidad local que sean atractivos. Cuesta encontrar ‚Äúpostales‚ÄĚ que sean representativas de nuestras identidades locales. Lo anterior en una √©poca donde por redes sociales pareciera que el mundo est√° hecho de postales que se consumen a un ritmo creciente.

https://www.biobiochile.cl/noticias/nacional/region-metropolitana/2019/06/18/critican-eliminacion-de-iconico-mural-de-barrio-lastarria-municipio-capitalino-explico-las-razones.shtml

Nuestras ciudades est√°n faltas de ‚Äúcari√Īo‚ÄĚ, de lugares cuidados donde se vea ‚Äúhumanidad‚ÄĚ, detalles que los hagan √ļnicos. Que conmuevan y hagan que sus habitantes se sientan identificados en ellos.

En este sentido, el mural borrado cumplía -en parte- ese rol. Era un lugar donde miles de personas se sacaron fotos, muchas de las cuales compartieron en redes sociales.

Antes de tomar partido, de apoyar o rechazar el que se borrara el mural, se deben considerar las reacciones -aunque sea de un grupo limitado de quienes usan redes- como un s√≠ntoma importante, una se√Īal de necesidades que no se est√°n satisfaciendo.

Consumismo

Lo anterior, sin embargo, tiene otra cara: la necesidad de consumir y consumir im√°genes, de exponerse y volver a exponerse de muchas personas en redes, para lo cual necesitan grandes caudales de im√°genes sin importar mucho su contenido ni su calidad. Porque es tal el volumen, que en definitiva no importan mucho, s√≥lo que parezcan ‚Äúbellas‚ÄĚ (esa obsesi√≥n de mostrar vidas felices y hermosas en redes).

El primer punto (identidad, pertenencia) no debe caer en el consumismo o en la ‚Äúperversi√≥n‚ÄĚ a la que muchas veces lleva el turismo: ser y hacer lo que los turistas y los consumidores (consumistas) quieren, transform√°ndonos en lo que ellos quieren que seamos. As√≠, el mundo se puede transformar en malas representaciones de lo que, caricaturizando, Hollywood ha inventado de nosotros.

Mural, ¬Ņarte ef√≠mero o arte de memoria?

Chile tiene una larga tradici√≥n de murales callejeros, varios de ellos realizados por importantes artistas como Roberto Matta, Roser Bru, Jos√© Balmes, Eduardo Vilches o el m√≠tico ‚ÄúMono‚ÄĚ Gonz√°lez. Todos ellos trabajaron con materiales y t√©cnicas que los hac√≠an perecibles, ef√≠meros. Es parte de las reglas.

En algunas comunas se han hecho programas y circuitos de murales, siendo muy destacado lo que desde hace d√©cadas sucede en Valpara√≠so (a pesar de sus m√ļltiple problemas), por poner un s√≥lo ejemplo. Esas pr√°cticas han incidido en que tengamos muralistas urbanos de gran calidad.

En el Barrio Lastarria‚ÄďBellas Artes se han hecho varios murales, los cuales han ido cambiando (sin pol√©micas de por medio). Est√°n los de la salida del Metro Bellas Artes, por ejemplo. Son ef√≠meros. Son memoria y vivencias cambiantes, mutantes, vivas.

Lo anterior implica tener un programa, una política para mantener murales que se van renovando. Y eso, claro, en la comuna de Santiago no existe.

¬ŅPatrimonio o mural?

Esta pregunta no debiera llegar a hacerse, y si se hace es porque hubo una mala decisi√≥n previa. El edificio en el que se pint√≥ el mural es buena arquitectura moderna en un barrio patrimonial. En este sentido, no se debi√≥ permitir que se hiciera sobre √©l un mural que atentaba contra sus valores. El error del Consejo de Monumentos Nacionales fue autorizar el mural, no obligar a que fuera borrado. Ese mural debi√≥ hacerse en otro lugar. En especial habiendo muchos muros disponibles que no hubiesen generado ning√ļn problema…

Un tema que viene a complicar o enriquecer el debate es el contenido mismo del mural. En un barrio con tradici√≥n, con una rica historia, se hizo un mural que no alud√≠a al lugar, a su memoria, a sus tradiciones. Recreaba alg√ļn lugar de… ¬ŅFrancia o de Inglaterra? No hubo en la propuesta una investigaci√≥n acabada sobre el lugar.

Finalmente, uno debiera preguntarse qu√© aporta a la ciudad un mural, una intervenci√≥n. Es verdad, necesitamos lugares ‚Äúbonitos‚ÄĚ… Se debe hacer el esfuerzo de aportar algo que enriquezca en identidad, en arraigo, en mirarnos, en cuestionarnos y reconocernos.

Mi opini√≥n es que debe haber pol√≠ticas claras para los espacios p√ļblicos con participaci√≥n de los vecinos, usuarios (no es posible que s√≥lo los vecinos del Parque Forestal, por ejemplo, definan qu√© hacer con √©l si claramente los usurios de √©ste los superan ampliamente) y especialistas. Pol√≠ticas sustentables que sean a mediano plazo, que hagan compatible lo de mediano y largo plazo con lo ef√≠mero, con los eventos, fiestas, etc. Algunas veces, por el atractivo de algunos eventos y la falta de pol√≠ticas, se pierden algunos par√°metros b√°sicos. Y aprender a tener di√°logos y discusiones democr√°ticas donde podamos exponer nuestros diversos puntos de vista sabiendo que no siempre tendremos raz√≥n, lograremos convencer a los dem√°s o que, simplemente, ‚Äúperderemos‚ÄĚ.

Nos falta mucho.

¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos
Tendencias Ahora