Artes y Cultura
Martes 11 junio de 2019 | Publicado a las 15:02 · Actualizado a las 15:40
Premio Nobel de Literatura critica la serie "Chernobyl": acusa que no la incluyeron en los créditos
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Chernobyl, la miniserie de HBO que rescata la historia del tr√°gico accidente radioactivo de 1986 en Ucrania, se ha convertido en uno de los hitos televisivos del a√Īo. Una de las claves del √©xito radica en Voces de Chern√≥bil. Cr√≥nica del futuro (1997), libro fundamental de no ficci√≥n en el que se basa parte de la trama.

La publicación, entre muchas otras, puso en el mapa mundial a Svetlana Alexiévich, escritora bielorrusa ganadora del Premio Nobel de Literatura en 2015 por sus aportes al campo de la no ficción, entre otros méritos.

Sin embargo, a pesar que el guion recoge directamente las historias del libro y que existe un contrato comercial entre la autora y la cadena televisiva, el nombre de Alexiévich quedó afuera de los créditos de Chernobyl, al mismo tiempo que sus creadores han optado por esquivar las preguntas sobre los motivos tras la marginación.

Svetlana Alexievitch
Agence France-Presse

‚ÄúFirmamos un contrato con los productores que les permit√≠a usar entre seis y ocho historias del libro. Pero, adem√°s del libro, utilizan tambi√©n su filosof√≠a, aunque mi nombre no figura. Es muy extra√Īo‚ÄĚ, coment√≥ al diario espa√Īol El Pa√≠s, donde tambi√©n explic√≥ los desaf√≠os que le implic√≥ enfrentarse a la historia de Chernobyl.

‚ÄúExiste una cultura y una tradici√≥n para la narrativa de la guerra, lo que permite al creador moverse dentro de unos m√°rgenes, tal vez explorarlos y ampliarlos en el marco de esas tradiciones. Sin embargo, cuando yo escrib√≠ mi libro sobre Chernobyl, no hab√≠a un registro cultural para la narraci√≥n sobre algo tan desconocido‚ÄĚ, cont√≥.

En el diálogo, también tuvo palabras para algunos de los personajes del libro, con quienes todavía mantiene contacto. Uno de ellos es Lucía, madre de Vasili Ignatenko, uno de los bomberos fallecidos tras la explosión y, en la trama, suegra de Liudmila, una de las protagonistas de la serie de HBO.

‚ÄúDe Liudmila no sabemos nada y es muy extra√Īo que no felicitara a su suegra con motivo de su 80¬ļ cumplea√Īos. La hermana de Vasili, Liuda, que se prest√≥ a un trasplante de m√©dula espinal para salvarlo, tambi√©n ha fallecido‚ÄĚ, rememor√≥ la escritora.

De acuerdo a su relato, semanas despu√©s del accidente, la familia Ignatenko viaj√≥ a Chernobyl a rescatar las cosas que no pudieron llevarse tras el desalojo inesperado. ‚ÄúHasta que todo fue saqueado y dejaron de ir‚ÄĚ, agreg√≥.

A su vez, recordó cómo fue su primer viaje a la ciudad afectada tras la catástrofe, donde fue testigo de saqueos y de la desolación de las víctimas.

‚ÄúAll√≠ entend√≠ enseguida que est√°bamos en otro mundo. Todo parece lo mismo ‚ÄĒlas manzanas, los pepinos, la leche‚ÄĒ, pero sobre ellos planea ya la sombra de la muerte y las personas est√°n desorientadas, perdidas, y no en un plano anticomunista o antisovi√©tico, sino como algo superior, algo distinto. Porque no se trata del ser humano en la historia, sino del ser humano en el cosmos. Volv√≠ a ver lo mismo muchos a√Īos despu√©s en Fukushima (central nuclear japonesa accidentada en 2011), tambi√©n all√≠ hab√≠a la misma desorientaci√≥n en la gente, en los cient√≠ficos y en los pol√≠ticos, la misma sensaci√≥n de impotencia‚ÄĚ, se√Īal√≥.

Tendencias Ahora