Artes y Cultura
Martes 14 mayo de 2019 | Publicado a las 11:34
"La estación de las mujeres": mujeres a la espera, hombres inasibles y autorreferentes
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El √ļltimo libro de Carla Guelfenbein (‚ÄúContigo a la distancia‚ÄĚ, 2015, Premio Alfaguara) presenta las historias de una serie de mujeres en diferentes momentos (1946, 1948, hace una veintena de a√Īos y en la actualidad) que poco a poco se van entrelazando para calzar, poco a poco, de manera -demasiado- precisa.

Historias de distintas mujeres a la espera de sus espacios, de oportunidades o de hombres que realmente las respeten, que les permitan desarrollarse.

As√≠, Margarita vive a la sombra de su marido, profesor universitario que aparentemente la enga√Īa con una estudiante y no se acuerda de su cumplea√Īos. Doris Dan se debate entre Gabriela Mistral y Aline, una compa√Īera de infancia, entre la gran poetisa y sus talentos ensombrecidos. Elizabeth escapa de su familia arist√≥crata y se enamora de un profesor universitario, y todo parece ir bien hasta que… Y Juliana, una inmigrante que cri√≥ sola a su hija que de pronto desaparece, y quiere saber de una extra√Īa mujer que cambi√≥ su vida en 1946.

Historias que parecen dispersas, independientes, con el denominador com√ļn del lugar (Nueva York) y de ser mujeres que, a pesar de sus aptitudes, de sus b√ļsquedas, quedaron a la espera, a la sombra.

Bien escrito, breve y sin textos de sobra, con citas y reflexiones precisas, ‚ÄúLa estaci√≥n de las mujeres‚ÄĚ es un libro que -a m√≠ juicio- resulta entretenido, aunque a ratos peca de ser un tanto pretencioso (en espacial con las citas), demasiado racional, y con una l√≥gica de calzar las diversas historias en forma precisa que es dif√≠cil no recordar m√°s de alguna novela policial.

Siendo una novela centrada en mujeres (donde los hombres que intervienen son lamentables), en la que se abordan temas importantes, profundos, ‚ÄúLa estaci√≥n de las mujeres‚ÄĚ se queda en la superficie, en un ejercicio intelectual, casi de puzzle, sin entrar en otras facetas m√°s emocionales (en la escritura misma), sin conmover con las disyuntivas existenciales exacerbadas por el machismo imperante.

Un libro entretenido, que plantea temas interesantes, que no profundiza y tampoco logra emocionar.

La estación de las mujeres, Alfaguara (c)
La estación de las mujeres, Alfaguara (c)

La estación de las mujeres

Carla Guelfenbein
Alfaguara
Santiago de Chile, abril de 2019

Tendencias Ahora