Artes y Cultura
Miércoles 27 marzo de 2019 | Publicado a las 16:37 · Actualizado a las 19:12
Cr√≠tica de Teatro: "Un gavil√°n para Violeta", la m√ļsica marca el paso y la vida
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El universo sonoro (voces, ruidos, m√ļsica en vivo y grabada) organiza este montaje que tiene a Violeta Parra como √≠cono y referencia de la cia. MalaMadre, elenco que tambi√©n aporta sus experiencias.

Javiera N√ļ√Īez, Carla Romero y Jeannette Pualuan son artistas chilenas que est√°n desarrollando sus carreras en M√©xico, tr√≠o que asumi√≥ un desaf√≠o adicional al estrenar en la capital azteca.

Un gavilán… no se sustenta en la biografía de Violeta: se construye como versión interpretativa de lo que a ellas les sugieren las informaciones recopiladas en archivos, cartas, canciones y testimonios.

En realidad, más que ordenar anécdotas, la obra busca subrayar su energía interna, la fuerza humana y artística que va acumulando y el empuje frente a las dificultades diarias que Violeta vivió en su extensa actividad cultural y creativa.

Y, quiz√°s los m√°s importante, el grupo quiere desentra√Īar el sentido que esa experiencia signific√≥ tanto en la vida y muerte de la gran folclorista e investigadora como para nuestro pa√≠s.

Compa√Ī√≠a MalaMadre (c)
Compa√Ī√≠a MalaMadre (c)

Por lo mismo, la imagen del gavilán del título del montaje teatral adquiere mayor fuerza ya que no evoca sólo la composición de estructura moderna-culta de raíz folclórica para ballet de Violeta que quedó en proyecto.

El gavilán, de Violeta, se interpreta como sinónimo de amor, pero también de poder y machismo en oposición a la gallina-mujer, personaje sufrido que resiste las garras del ave rapaz.

La obra de MalaMadre tuvo dos temporadas en el Teatro La Capilla de Ciudad de México e integró la programación del Corredor Latinoamericano de Teatro.

Diversidad de la vida

La propuesta escénica utiliza recursos diversos y disímiles para desarrollar su relato, siempre con la sonoridad como columna vertebral.

Destaca desde el comienzo la figura construida en el piso del escenario con hilos, lanas y objetos en miniatura que parecen configurar el perfil de América Latina, ese mundo que palpita desde al sur del río Bravo hasta la Antártica.

Las manos de las actrices Javiera N√ļ√Īez y Carla Romero acarician ese relieve y valoran cada detalle, aunque tambi√©n desarman algo la figura.

De allí en adelante comentarán e interpretarán diversas situaciones vividas por Violeta o propias, amplificadas o susurradas.

Di√°logos, apelaciones directas, peque√Īas coreograf√≠as cotidianas, im√°genes testimoniales, cantos, silencios y voces moduladas sin estridencias llenan el escenario.

Así, la obra va destilando aromas a tierra seca y regada, aires callejeros, urbanos e íntimos, denuncias de injusticias y esperanzas, discriminaciones, qué significa ser migrante y el sentido de pertenencia.

Cada movimiento actoral refleja la musicalidad interna de los cuerpos en escena, mientras la guitarra y la impresionante voz de Jeannette Pualuan (ex integrante de Mamma Soul, grupo que grab√≥ en 2001 ‚ÄúDespu√©s de vivir un siglo. Tributo a Violeta Parra‚ÄĚ), como si fuera testigo de una ceremonia, acompa√Īa toda la obra e interpreta tres canciones sobre Violeta Parra.

Una propuesta que encaja en la lista de las mejores que llegaron en 2017 para conmemorar el centenario del nacimiento de la ‚Äúviola chilensis‚ÄĚ.

UN GAVIL√ĀN PARA VIOLETA
Matucana 100.
Jueves a s√°bado, 20.00 horas; domingo 19.00 horas.
Entrada general $5.000.
Estudiantes y tercera edad $4.000.
Jueves popular $ 3.000.
Hasta el 31 de marzo

Tendencias Ahora