El documental Lemebel, dirigido por Joanna Reposi y producido por Paula Sáenz-Laguna, se estrenó ayer en la sección “Panorama de Berlinale” del prestigioso Festival Internacional del Cine de Berlín.

El registro recoge la trayectoria de Pedro Lemebel como artista visual desde los años ochenta, cuando fundó el colectivo Las Yeguas del Apocalipsis junto a Francisco Casas, hasta los días previos a su muerte producto de un cáncer.

Con archivos inéditos y entrevistas a amigos y cercanos, el filme se propuso reconstruir al hombre detrás del personaje. Para ello, cabe destacar el estrecho vínculo entre la directora y el escritor: Joanna se convirtió en su amiga y fue testigo de sus últimos años de vida, la cual se extinguió el 23 de enero de 2015.

“Hay una deuda con él, porque aún no se le ha reconocido del todo, y fue una de las grandes figuras del arte, de la cultura y la política chilena, pues movió los límites y generó debate”, reflexionó la directora.

“Fue increíble, la sala llena, mucha emoción de parte del público, muchos chilenos entre ellos, y gente que se quedó sin entrada, luego del conversatorio se me acercó gente emocionada a preguntarme más de Pedro”, agregó.

El equipo detrás de "Lemebel".
El equipo detrás de “Lemebel”.

“Berlinale es un festival de primer nivel, pero también entrega el Teddy Award (reconocimiento para películas con protagonistas lesbianas, gays o trans), que para nosotros es muy importante porque tiene todo que ver con Pedro y su lucha en la reivindicación de los derechos de la comunicad LGBT+”, apunta la cineasta.

Según Diego Pino, director de la marca sectorial Chiledoc que promueve el cine documental local en el mundo, la selección de Lemebel no hay que verla como un caso aislado, sino más bien como parte de un camino del género en los últimos años.

“Para la marca sectorial esto es relevante porque da cuenta de un resultado respecto de cómo presentamos al documental fuera de Chile. Lemebel es una punta de lanza para dar a conocer el trabajo que hoy, tanto Joanna como otros directores y productores de películas documentales, estamos realizando, y esperamos que más producciones en otros festivales tengan ese impacto a nivel de productores, programadores y agentes de industria”, contó Pino.

La presencia chilena en la Berlinale ha sido constante en los últimos años. En 2015 El botón de nácar, dirigido por Patricio Guzmán, recibió el Oso de Plata al Mejor guión; y en 2017, El pacto de Adriana, dirigido por Lissette Orozco, se estrenó en la sección “Panorama” del certamen.

Lemebel se estrenará en Chile el segundo semestre de este año en el marco del programa Miradoc.