Artes y Cultura
Viernes 07 diciembre de 2018 | Publicado a las 08:39
Tijera le gana a papel: censura e intervencionismo político en cultura
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

En pleno Siglo XXI, parece extra√Īo pensar que existe censura o intervencionismo en Chile, m√°s a√ļn en el mundo de la cultura. Sin embargo, si hacemos un peque√Īo ejercicio a trav√©s de un buscador, aparecen algunos resultados bastante sorprendentes.

Por Dr. Pablo Andrade Blanco

Docente
Departamento Historia РMención Gestión Sociocultural
Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales
Universidad de Santiago de Chile.

‚ÄúSerie televisi√≥n chilena no transmitida en televisi√≥n abierta / muestra de arte en Argentina es intervenida en sus contenidos‚ÄĚ, la lista contin√ļa y se extiende a otros pa√≠ses de habla hispana.

¬ŅQu√© sentido tiene todo esto? ¬Ņqu√© se considera peligroso? ¬Ņa qu√© se le teme?
No se trata ya de las salas l√ļgubres, tan presentes en nuestro imaginario, donde los funcionarios de la dictadura (muchos de ellos reconvertidos en dem√≥cratas) defin√≠an qu√© y c√≥mo contar nuestra historia. Sabemos que hoy, por lo contrario, esto ocurre a plena luz, a vista y paciencia de todos, mientras muchos medios y gremios ni siquiera reparan en la complicidad de su silencio en estos procesos de censura o intervencionismo.

Fotografía de Catálogo Fraternidad
Fotografía de Catálogo Fraternidad

Contin√ļo este breve texto en primera persona porque en mi experiencia reciente, no puedo dejar de pensar en lo ocurrido en el Museo Hist√≥rico Nacional. No me refiero s√≥lo al controversial cierre de la muestra ‚ÄúHijos de la Libertad‚ÄĚ (donde una imagen del dictador Pinochet motiv√≥ m√°s aspavientos que reflexi√≥n), sino a las otras dos exhibiciones que la continuaban: ‚ÄúFraternidad‚ÄĚ e ‚ÄúIgualdad‚ÄĚ. Estas muestras estaban programadas para julio y noviembre este a√Īo, respectivamente. Sin embargo, a pesar de que la muestra ‚ÄúFraternidad‚ÄĚ fue publicitada en un reportaje donde se mostraban algunos de los objetos que ser√≠an exhibidos, poco o nada supimos de ella y de su compa√Īera ‚ÄúIgualdad.

El avance del trabajo lo conozco bien, pues particip√© en parte de su investigaci√≥n, y hace algunos meses tuve acceso al cat√°logo de la muestra que, si bien fue impreso, no vio la luz. Una figura revestida de validez institucional, quiz√° un comit√© asesor de museos o sencillamente alguien que se arroga as√≠ mismo el t√≠tulo de gran Prabhu del Patrimonio, decidi√≥ que la muestra no deb√≠a realizarse. ¬ŅQu√© incomodidad gener√≥ esta muestra cuyos conceptos centrales eran beneficencia, solidaridad, hermandad, sororidad? Conceptos que se materializaban a trav√©s de objetos de la iglesia, pinturas, uniformes scout, un afiche de solidaridad con Cuba y una arpillera de una agrupaci√≥n de mujeres en apoyo al aborto en tres causales. Al parecer estos dos √ļltimos objetos generaron cierto escozor en las autoridades e impidieron el montaje.

Me parece prudente indicarles a quienes hayan tomado estas decisiones, que hace ya varios a√Īos se habla de patrimonio inc√≥modo o negativo. En este sentido, les recomiendo revisar los trabajos de L. Prats y F. Vilches, que hacen referencia justamente a las consideraciones de incomodidad que debemos tomar en cuenta en la configuraci√≥n del patrimonio contempor√°neo, para no reproducir √ļnicamente el paradigma moderno de selecci√≥n positiva, sin conflictos y homog√©neo de un pasado idealizado.

Finalmente, la muestra ‚ÄúIgualdad‚ÄĚ solo alcanz√≥ su proceso de investigaci√≥n y definici√≥n de ejes tem√°ticos vinculados a g√©nero, clase y etnia. Frente a todo lo ocurrido en distintas instancias y en el Museo Hist√≥rico Nacional en particular, y a la reacci√≥n que se ha tenido, no puedo dejar de pensar en el poema de Carlos Pezoa ‚ÄúNada‚ÄĚ: ‚ÄúUna paletada le ech√≥ el panteonero; luego lio un cigarro, se cal√≥ el sombrero y emprendi√≥ la vuelta… Tras la paletada, nadie dijo nada, nadie dijo nada‚ÄĚ

Tendencias Ahora