Artes y Cultura
Lunes 12 noviembre de 2018 | Publicado a las 09:03 · Actualizado a las 10:07
"Dry Martina" de Che Sandoval: mujeres vivas y complejas, hombres para olvidar
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El nuevo largometraje de Che Sandoval (José Manuel Sandoval, Santiago, 1985), que se estrena en salas este jueves 15 de noviembre, se suma a Te creís la más linda (pero erís la más puta), de 2009, y Soy mucho mejor que voh, de 2013.

Dry Martina tiene una potente y compleja construcci√≥n de los dos personajes femeninos centrales (¬Ņinfluencia de Mar√≠a Jos√© Viera-Gallo en el gui√≥n?).

Por un lado, Martina (Antonella Costa), una cantante argentina que tuvo cierto √©xito hace unos a√Īos y que ya est√° bien entrada en los 30, tiene a su padre en coma hace un a√Īo y su madre ya falleci√≥. Est√° tratando de volver a los escenarios. Luego de un prematuro despertar sexual y de tener muchas relaciones, la ruptura con su √ļltima pareja (relaci√≥n de dos a√Īos), la dej√≥ ‚Äúseca‚ÄĚ. Sin deseos sexuales.

Por el otro lado, Fran (Geraldine Neary) es una chilena obsesionada con la idea de ser hermana, por parte de su padre escritor, de Martina. Para ello se basa en una fotograf√≠a -de su padre (Patricio Contreras) con Martina ni√Īa y su madre a fines de los 80- y un libro de √©ste, donde muchas situaciones y fechas calzar√≠an. Para ello viaja a Buenos Aires con su ‚Äúpololo‚ÄĚ, que quiere ver un partido de f√ļtbol de la selecci√≥n chilena, para encontrar a Martina (de qui√©n es fans) y hacer una prueba de ADN.

En el fracasado encuentro inicial, Martina se enamora -o se ‚Äúcalienta‚ÄĚ- de C√©sar (Pedro Campos), el pololo de Fran. Su frigidez termina, va a buscar a C√©sar a la salida del estadio…

C√©sar regresa a Chile, Martina lo viene a buscar y la historia contin√ļa y se complejiza mostrando a mujeres (Martina y Fran) aproblemadas (Fran con varios intentos de suicidio) pero con ganas, deseos, desenfrenos. Vemos mujeres que se ‚Äújuegan‚ÄĚ, arriesgan, buscan.

En la otra acera, los personajes masculinos parecen simples, simplones m√°s bien, b√°sicos, planos, elementales. Buenos (buena persona, buen amante, buen cocinero, buen ‚Äúmanager‚ÄĚ), pero poco m√°s.

Dry Martina es una pel√≠cula que pareciera ser ‚Äúfemenina‚ÄĚ (prefiero que lo digan, o lo ratifiquen mujeres) que muestra, sin prejuicios, sin juzgar, pasiones, contradicciones, miedos, frustraciones.

Una cinta que muestra los cambios potentes que est√°n sucediendo en nuestras sociedades como algunas diferencias culturales a ambos lados de la cordillera. Por otro lado, vale destacar la m√ļsica del filme, a cargo de Gabriel Chwojnik.

Dry Martina es uno de los buenos estrenos chilenos de un a√Īo que ha sido prol√≠fico en largometrajes de ficci√≥n chilenos de muy buena calidad (por mencionar algunos: Rey, de Niles Atallah; Los perros, de MArcela Said; Y de pronto el amanecer, de Silvio Caiozzi; La telenovela errante, cinta p√≥stuma de Ra√ļl Ruiz; y Trastornos del sue√Īo, de Sof√≠a PAloma G√≥mez y Camilo Becerra).

Dry Martina
Afiche de “Dry Martina”.
Tendencias Ahora