Artes y Cultura
Viernes 05 octubre de 2018 | Publicado a las 09:26
"Corri√≥ solo y lleg√≥ segundo"... ¬ŅA t√≠tulo de plagio o de ingenio?
Publicado por: Ezio Mosciatti
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Aclaro que esta historia la supe tiempo despu√©s del plebiscito del 1988. Me la cont√≥ Sergio Guti√©rrez Patri, entonces editor nacional del Fort√≠n Mapocho. El mismo diario que para la ocasi√≥n hizo historia titulando ‚ÄúCorri√≥ solo y lleg√≥ segundo‚ÄĚ. Hasta el d√≠a de hoy considerado uno de los m√°s ingeniosos t√≠tulos del periodismo chileno. Y como todo acierto, atribuido sin derecho de autor‚Ķ

Por Marcel Socías Montofré

Portrada Fortín Mapocho, memoriachilena.cl I(c)
Portrada Fortín Mapocho, memoriachilena.cl I(c)

A menudo leo que fue idea del ‚ÄúGato‚ÄĚ Gamboa -director del Fort√≠n Mapocho por aquella √©poca y Premio Nacional de Periodismo 2017-, aunque la versi√≥n de Sergio Guti√©rrez Patri era otra. M√°s simple, veros√≠mil y ciudadana. No fue un t√≠tulo, sino un comentario de pichanga de barrio, en el club donde jugaba Sergio los fines de semana. Eso explica que el t√≠tulo saliera a circulaci√≥n el 11 de octubre de 1988 y no al d√≠a siguiente del plebiscito.

En esas pichangas o partidos de f√ļtbol tan comunes en los barrios de Santiago de Chile se juega en tierra, con destreza y sin tanto af√°n de √©pica. Se juega. Y juguet√≥n fue el comentario de un compa√Īero de equipo de Sergio, que a la pasada le coment√≥ la derrota de Pinochet en las urnas: ‚Äúese caballo corri√≥ solo y lleg√≥ segundo‚Ķ‚ÄĚ. Sin duda a Sergio le hizo gracias el comentario y se lo llev√≥ al diario.

-Mi amigo era fan√°tico de la h√≠pica-, me explic√≥ Sergio en una de nuestras escasas conversaciones en el Fort√≠n Mapocho, por entonces en la vieja casona de calle Agustinas con Almirante Barroso. Escasas porque yo no era m√°s que un alumno en pr√°ctica, todav√≠a estudiando primer a√Īo de Periodismo en la Universidad de Chile.

Todav√≠a era el tiempo de las m√°quinas de escribir en el diario, de ‚ÄúLa alegr√≠a ya viene‚ÄĚ, de las guitarras Tizona, de ‚ÄúVirginia‚ÄĚ, Maluenda y ‚ÄúSalsital‚ÄĚ, de otros t√≠tulos memorables -como ‚ÄúAdi√≥s general, adi√≥s carnaval‚ÄĚ, atribuido tambi√©n al ‚ÄúGato‚ÄĚ, aunque tambi√©n al grupo musical Sol y Lluvia y por √ļltimo a su autor, el uruguayo Jaime Roos, que en realidad quiso decir ‚ÄúAdi√≥s juventud‚ÄĚ en su buena murga. Pero en fin, ese fue el t√≠tulo de portada del Fort√≠n Mapocho del 6 de octubre de 1988. Como siempre, la historia la escriben no precisamente los que guardan humilde silencio‚Ķ

Tiempo despu√©s me encontr√© con el ‚ÄúGato‚ÄĚ Gamboa en La Naci√≥n, cuando todav√≠a se le√≠a en papel impreso y tuve que renunciar luego de tanta censura en democracia. Sonri√≥ cuando le cont√© la aclaraci√≥n de Sergio. S√≥lo sonr√≠o. No desminti√≥. Buen dar con el ‚ÄúGato‚ÄĚ. Un gran maestro. Como varios que hoy vemos atribuy√©ndose a diestra y siniestra el triunfo del ‚ÄúNo‚ÄĚ.

Con Sergio Guti√©rrez Patri me encontr√© una sola vez. Pocos a√Īos despu√©s de llegada la democracia. Trabajaba para un partido pol√≠tico de esos que se fueron escindiendo de todo lo vivido. Trabajaba mal. Poco y escaso aplauso por haber aportado con el ingenioso t√≠tulo -al menos como portador-, tan s√≥lo trabajaba en lo que se pod√≠a. No hubo repartija para todos en los ministerios y cargos p√ļblicos que comenzaron a repartirse entre el periodismo chileno s√≥lo como m√©rito concedido a los militantes de la Concertaci√≥n. Destreza de Eros y Thanatos en el arco√≠ris.

Por cierto que tuve la suerte de ver otros t√≠tulos muy buenos y otros acomodados y hasta silenciados. Como los de Abraham Santib√°√Īez -otro Premio Nacional de Periodismo- que dijo nada en los 90 cuando Isla de Pascua se declar√≥ independiente y el ministro del Interior y Seguridad de entonces, Enrique Krauss, gran amigo de Patricio Aylwin, estaba tan cercano, cruzando la plaza de la Constituci√≥n hasta La Moneda‚Ķ Era otros tiempos, los de la duda.
Tampoco recuerdo a buen t√≠tulo a M√≥nica Gonz√°lez, cuando me despidi√≥ por decirle la verdad aquella ma√Īana en La Naci√≥n de los ¬ī90:

Estudio y trabajo 20 horas al día, siempre he llegado a la hora, pero a veces soy humano. Como eso de los Derechos Humanos…-, fue mi tonta sinceridad cuando por quedarme dormido no alcancé a tomar el avión que tan gentilmente habían ofrecido los amigos de la Fuerza Aérea de Chile para viajar a la Antártida. Mónica indignada, poder en mano y a gritos en mitad de la Crónica, frente a La Moneda, me despidió…

Extra√Īo suceso, porque la que me defendi√≥ y anul√≥ el despido de M√≥nica Gonz√°lez fue Flor Ayala Pizarro, pr√≥diga periodista del c√≠rculo de Augusto Pinochet, que luego de la dictadura sigui√≥ trabajando como jefa de Cr√≥nica de La Naci√≥n a cargo del democristiano Abraham Santib√°√Īez y el socialista Alberto Luego. Todav√≠a no entiendo por qu√© M√≥nica Gonz√°lez le aguant√≥ a oficina cerrada el cambio de decisi√≥n a una periodista -como Flor Ayala- que hab√≠a estado en el Acto de Chacarillas en su juventud con Pinochet. Eran otros tiempos, sin duda, era la eterna transici√≥n‚Ķ

Tal vez por eso corrió solo y llegó segundo. Tal vez porque los títulos de El Boinazo, los cheques de Augusto Junior, las censuras en la democracia de la medida y sin posible por Temas Emergentes en La Nación, los cargos como agregado de prensa en las embajadas, los que siempre corren solos… precisamente para no llegar segundos, siempre se quedan solos.

Como en esa pel√≠cula Forrest Gump‚Ķ uno s√≥lo pasa por pelota de ping pong . Pasa por el Fort√≠n Mapocho y sus t√≠tulos, por La Naci√≥n y TVN de snifiada con Rafael Moreno en los ¬ī90 y tanta fiesta por Iorana, Revista Cosas cuando tuve que irme a Espa√Īa, y la Agencia Alemana de Prensa -donde como una suerte de ghostwriter a lo cuarto de pollo, sin saber de Colonia Dignidad y mal pagado escrib√≠ para el corresponsal estrella, ese don Walter Krohne-, tan celebrado por esos mismos t√≠tulos enviados sin verdadera firma de autor al P√°gina 12 de Buenos Aires, al Excelsior de M√©xico y otros en Espa√Īa.

La verdad es que a esta edad se corre solo‚Ķ da lo mismo quien se luce primero o llega segundo. Sinceramente me da lo mismo. Cuando tuve la oportunidad lo hice. Estando a cargo de La Hora, en Copesa, muchos a√Īos despu√©s, Pinochet fue arrestado en Londres y Eduardo Frei junior con Jos√© Miguel Insulsa tanto se afanaron por rescatarlo.

Lo hice con m√°s de cuarenta grados de fiebre por una neumon√≠a inoportuna que me ocurri√≥ y con fiebre me titul√≥ con la historia el 10 de diciembre de 2010. Lo hice sin censura y extra√Īamente para un medio del ‚Äúmonopolio‚ÄĚ informativo. A prop√≥sito, el mismo Sergio Guti√©rrez Patri me dijo en aquella lejana conversaci√≥n del ‚ÄúCorri√≥ solo y lleg√≥ segundo‚ÄĚ:

Últimas portada Fortín Mapocho, memoriachilena.cl I(c)
Últimas portada Fortín Mapocho, memoriachilena.cl I(c)

-Es extra√Īo. Yo soy de izquierda, pero debo reconocer que trabajando para medios de derecha nunca me dejaron de pagar el sueldo‚Ķ-, dijo y repito a prop√≥sito de los √ļltimos d√≠as del Fort√≠n Mapocho, cuando pasamos meses sin que nos pagaran el sueldo y mucho menos las imposiciones.

Como muchos de aquel entonces, corrimos solos…. Sin partido. Y llegamos a un segundo de decir la verdad en su momento. En realidad a sesenta. Porque est√°bamos distantes de pasar la cuenta. Eso no se cuenta. Hay que tener un minuto de nobleza. El que corresponde a un minuto de historia. El minuto de silencio. La verdad no es buena, tan s√≥lo se cuenta. Usted elige si lo hace por a√Īos, nobleza o reloj. Da lo mismo. Lo importante es que todav√≠a se puede correr.

¬ŅQui√©n sabe? No hay primero sin segundo‚Ķ Ese minuto de gloria tan escaso. Acaso decir la verdad por todo‚Ķ porque el tiempo pasa y la honestidad es un bien tan escaso. Porque todav√≠a seguimos jugando pichanga en el barrio. Todav√≠a‚Ķ

P.D. Se√Īor juez, le adjunto foto de la portada del Fort√≠n Mapocho del s√°bado 6 de julio de 1991. La √ļltima por verbigracia y sincero periodismo. Me declaro culpable y todav√≠a ubicable in memoriam aguachado y riendo agachado de la izquierda. De los de abajo como usted ver√° en la foto-y como bien escribi√≥ el mexicano Mariano Azuela- soy el primero de esa linda pichanga de barrio.

‚ÄúVamos a comerciales y volvemos: esp√©renos‚Ķ‚ÄĚ.

Tendencias Ahora