Artes y Cultura
Martes 02 octubre de 2018 | Publicado a las 11:19 · Actualizado a las 11:32
La historia tras la portada de The New Yorker que conmueve a las víctimas de abuso sexual
Publicado por: Emilio Contreras
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Como ya es costumbre, la nueva portada de la revista The New Yorker se convirti√≥ en viral tras retratar como ninguna otra el √ļltimo esc√°ndalo de la contingencia estadounidense: la denuncia por abuso sexual de la profesora Christine Blasey Ford contra el juez Brett Kavanaugh, designado por Donald Trump para integrar el Tribunal Supremo de dicho pa√≠s.

La autor√≠a de la ilustraci√≥n (el sello art√≠stico de las portadas de The New Yorker) recay√≥ en la espa√Īola Ana Juan, c√©lebre en el mundo editorial por sus colaboraciones con la revista. Sin embargo, la historia tras el dibujo refleja c√≥mo las denuncias por abuso sexual se han convertido en una constante del √ļltimo a√Īo.

30 minutos

La idea original era que el dibujo fuese la portada de un n√ļmero especial de The New Yorker dedicado al movimiento #MeToo, lo que finalmente nunca ocurri√≥. En la tapa, se mostraba el retrato de una mujer cuya boca, en tonos de l√°piz labial rojo, se reduc√≠a a una mano que la silenciaba. Corr√≠a el a√Īo 2017.

‚ÄúM√°s tarde, S Moda me pidi√≥ una ilustraci√≥n para un reportaje sobre c√≥mo diferentes ilustradoras ve√≠amos a la mujer en 2018, y adapt√© uno de aquellos bocetos a la ilustraci√≥n que me pidieron‚ÄĚ, cont√≥ la artista al propio portal S Moda.

La portada de Ana Juan para S Moda.
La portada de Ana Juan para S Moda.

Ana Juan nunca pens√≥ que justo un a√Īo despu√©s, a ra√≠z del bullado caso Kavanaugh, la editora de arte de la revista recordar√≠a dicho bosquejo para ilustrar las presiones que recibi√≥ la profesora de Silicon Valley tras su denuncia al reputado juez. El √ļnico problema fue que cuando la contactaron, la ilustradora no pudo encontrar el dibujo original.

‚ÄúNo fui capaz de encontrar el dibujo ni el archivo. Eran las seis de la tarde y le dije a la editora que podr√≠a hacerlo de nuevo. Ella me respondi√≥ que cada minuto de retraso costaba una fortuna. As√≠ que le ped√≠ treinta, me los dio y con un l√°piz, color acr√≠lico y ceras, tuve la portada lista en media hora‚ÄĚ, recuerda la artista.

Tras su publicaci√≥n, la tapa no pas√≥ desapercibida y tuvo un considerable feedback del p√ļblico femenino. ‚ÄúUna voz para las mujeres que no la tienen‚ÄĚ, fue la descripci√≥n que escogi√≥ Ana Juan para describirla.

“Que Christine Blasey Ford se haya atrevido a denunciar es muy importante para que muchas personas se atrevan a hacer lo mismo o por lo menos se sientan reflejadas en ella y consoladas. Es importante que veamos que denunciar puede funcionar. Y, en este caso, intentar derribar a Trump”, coment√≥ Ana.

Sobre la popularidad que le ha tra√≠do la portada, la espa√Īola aclara: “Me impresiona pensar hasta d√≥nde est√° llegando la portada por la cantidad de mensajes que me est√°n llegando de much√≠simos lugares. Pero prefiero no pensarlo mucho. Solo si sirve de algo es con lo que me voy a quedar siempre”.

Para algunos, el √©xito de la ilustraci√≥n radica en las historias que ocultan las mujeres que la miran. “Gr√°ficamente es bastante rotunda, el mensaje queda claro y a la gente le llega. Muchas personas me dicen que en esta imagen dentro de la tristeza hay belleza”, dijo.

Tendencias Ahora