Artes y Cultura
Conoce Olmué por su gente: El zapatero remendón que se alegra recibir extranjeros
Publicado por: Max Duhalde
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Los paisajes, ubicación, los encantos naturales y la belleza idónea, son los factores que hacen que Olmué sea un panorama increíble para descansar y disfrutar del verano, pero lo más determinante que la comuna posee y que le permita ser considerada un encanto por parte de los turistas es: La gente.

Alegres, cercanos y preocupados, son algunos de los adjetivos con los que podemos encasillar a los olmueínos. Muy arraigados a sus costumbres y a revivir las tradiciones más populares de nuestro país.

“Aunque nosotros no podemos llevarnos todos los cr√©ditos. Los huasos de la zona est√°n en los alrededores de Olmu√© y hace a√Īos se reun√≠an todos para participar del festival”, precis√≥ CarloS Erazo (71) , vi√Īamiro residente en la comuna hace m√°s de 40 a√Īos.

MD | BBCL
MD | BBCL

Carlos, se ha dedicado toda su vida al rubro de la zapater√≠a. Cuando joven decidi√≥ ganarse la vida haciendo y arreglando zapatos cuando un amigo de La Calera le ense√Ī√≥ las t√©cnicas. “No hab√≠a mucho m√°s que hacer, nos dimos cuenta con mis hermanos que dejaba dinero y que los clientes consum√≠an mucho este servicio”.

Con la compra de m√°quinas, cuero y “mucho pino” (esfuerzo), inaugur√≥ su local de elaboraci√≥n y arreglos de zapatos en Olmu√©.

MD | BBCL
MD | BBCL

“El negocio era bueno, la gente valoraba el trabajo y pagaba lo que realmente val√≠a hacer un par de calzados. El precio no era muy barato, as√≠ que los vecinos los cuidaban m√°s y si algo les pasaba, aqu√≠ estaba yo para repararlos”, coment√≥ Erazo.

¬ŅNegocio redondo? Podr√≠amos decir que s√≠, pero la √ļnica y gran diferencia que es que don Carlos asegura que sus creaciones duraban por lo menos 4 a√Īos, “era un periodo de garant√≠a amplio, y luego de un buen arreglo, duraba otro par de a√Īos m√°s”

Olmué y su juventud

El fiel hincha de Everton de Vi√Īa del Mar, hace una pausa reflexiva cuando le preguntamos por el principal cambio que ha visto en su comuna. Mirando al suelo y poniendo la mano encima del mes√≥n en el que recibe a sus cliente nos responde: Los j√≥venes.

Carlos no buscaba sorprendernos mediante esta respuesta, pero a él es un cambio que le llama bastante la atención y lo hace reflexionar a diario.

“Recuerdo cuando mi padre me llevaba a ver al Everton junto a mis hermanos. Mi viejo siempre aseguraba un vinito para llevar a la cancha y compartirlo con sus amigos, incluso echaba vasos al bolso. Jam√°s vi una pelea, ni esc√°ndalos ni gente ebria. Incluso los j√≥venes siendo de equipos rivales compart√≠an y disfrutaban del deporte”

En la actualidad eso cambi√≥ radicalmente. “No llevar√≠a a un ni√Īo chico al estadio”

¬ŅPero en que otros aspectos han cambiado los j√≥venes aparte de la manera de disfrutar del f√ļtbol?

En la paciencia y en la calma, nos asegura Carlos. “Los j√≥venes quieren todo altiro; Auto, casa, buenos sueldo, viajes y buena vida, etc. Si todo esto no se presenta al corto tiempo, se ofuscan y se desesperan”.

El reparador de zapatos nos cuenta que su negocio y estabilidad lleg√≥ cuando ten√≠a un poco m√°s 30 a√Īos. Uno quer√≠a trabajar por los pesos que fueran y en el camino se iba viendo el cuento. Los j√≥venes de hoy no se ensucian las manos si no es por un monto elevado o por la cifras que ellos consideran aceptable”.

Inmigración en Chile

Debido a lo anterior, Carlos Erazo coment√≥ la gran presencia de extranjeros en Chile y en Olmu√©, sobre todo de haitianos. “Estos compadres llegan con la √ļnica idea de trabajar y surgir, mediante esfuerzo y por un sueldo que es el adecuado, sin menospreciar”

Lo anterior hace que Erazo vea con buenos ojos la llegada de extrajeros a su ciudad. Me parece s√ļper bien que vengan hacer el trabajo que los j√≥venes chilenos no quieren hacer. Lo que me parece ins√≥lito es que luego estos chiquillos se est√©n quejando de que los inmigrantes le quitan la pega, cuando ven que ya no la tienen”.

El zapatero de Olmu√© ve con bueno ojos la llegada de inmigrantes. En sus m√°s de 70 a√Īos de vida le queda claro una de tantas cosas: “Cuando un pa√≠s recibe olas masivas de inmigrantes, ese pa√≠s crece y crece mucho”, sostuvo.

Con esto cree que Chile se verá muy enriquecido por la llegada de todos los latinos que han hecho del país su nuevo hogar, y espera estar presente para ver corroborada su teoría.

La competencia extranjera

Quiz√°s don Carlos pudo haber tenido una mirada muy distinta hacia todo lo que sea extranjero, ya que hace m√°s de 20 a√Īos un gigante competidor le sepult√≥ su principal negocio, nos referimos a: Los chinos.

El hincha del Oro y Cielo, nos cuenta que antes de la llegada de las zapatillas de marca y todas aquellas elaborada en el gigante asiático, todos los vecinos de la comuna vestían sus creaciones.

“Incluso yo era el principal proveedor de zapatos de Deportes Olmu√©. Todos los jugadores chuteaban la pelota con mis zapatos. Quedaban bonitos, 100% cueros, pero sin mayores dise√Īos, ni colores llamativos”, nos explic√≥ con nostalgia.

Cuando llegaba el verano, Carlos ya ten√≠a todo preparado para lanzar su principal producto en √©poca estival: Las chalas de cuero. “Eran muy f√°cil de hacer, se ocupaba poco material, no quitaba tiempo, se vend√≠an r√°pidas y a la gente les encantaba”, record√≥.

Sin embargo, sus productos y la oferta de los olmueínos se fue debilitando rapidamente con la avasalladora llegada de las oferta chinas.

“Usted mismo resp√≥ndame ¬ŅQu√© usa en el verano? Condoritos (sandalias), ¬Ņverdad? ¬ŅCu√°nto pag√≥ por sus condoros? Exacto, no m√°s de 3 mil pesos por un producto chino y quiz√°s unos pesos m√°s por unas de marca. Mis chalas de cuero val√≠an mucho m√°s que eso”.

Lo mismo ocurri√≥ con la elaboraci√≥n de zapatos de f√ļtbol, y otros calzados. Pero el √ļnico que perdur√≥ en el tiempo y que los chinos no son capaces ni de imitar: Los zapatos de huaso.

Es as√≠ como en la actualidad este viejo y querido zapatero de la zona sigue ofreciendo sus servicios de arreglo de calzados junto a una amplia gama de productos y vestimentas para huasos. Desde las tradicionales chupallas, mantas, espuelas, polainas, cinturones y zapatos de huasos, estos √ļltimos elaborados por √©l.

MD | BBCL
MD | BBCL

Si bien todos sus hijos est√°n en otros rubros, gracias a sus profesiones, √©l no cree que el oficio de zapatero se acabar√°, es un convencido que habr√°n m√°s personas que seguir√°n reparando calzados. “Nadie va querer andar a pata pel√°. Cuando se les rompa un zapato, buscar√°n a un colega para que se los arregle”.

Si va estar de paso en Olmu√© o se queda algunos d√≠as por el Festival del Huaso de Olmu√©, ya sabe donde puede ir a arreglar un zapato o comprar un buen y elegante sobrero, s√≥lo tiene que preguntar a cualquier vecino por: “Don Carlos, √©l que arregla zapatos”.

Bío Bío es La Radio oficial del Festival del Huaso de Olmué

URL CORTA: http://rbb.cl/j26j
Tendencias Ahora