Artes y Cultura
Filósofo y la obsesión social por la velocidad: "La democracia requiere tiempo libre"
Publicado por: Emilio Contreras La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La obsesi√≥n de la sociedad contempor√°nea por la velocidad es una amenaza para la democracia, sostiene Christophe Bouton, profesor de Filosof√≠a en la Universidad Montaigne de Burdeos y autor del ensayo “El tiempo de la urgencia”.

Bouton respondió algunas preguntas de la AFP sobre su teoría:

El tiempo como sucesión

PREGUNTA: ¬ŅQu√© es el tiempo? ¬ŅDar√≠an una misma definici√≥n un cient√≠fico, un fil√≥sofo, un estudiante o un pensionista?

RESPUESTA: Los distintos enfoques filosóficos y científicos sobre el concepto del tiempo coinciden todos en al menos un punto: quien habla del tiempo, habla de sucesión.

La experiencia subjetiva del tiempo -que var√≠a de una persona a otra seg√ļn su humor, su edad, su generaci√≥n, la sociedad, la era en la que vive, etc.- no desaf√≠a esa idea de sucesi√≥n. Como dec√≠a el escritor de ciencia ficci√≥n Ray Cummings, el tiempo “es lo que impide que todo ocurra a la vez”.

El problema de la aceleración

P: La tiran√≠a de la velocidad tal y como existe hoy, ¬Ņafectaba tambi√©n al mundo antiguo?

A: Incluso si encontramos descripciones de estilos de vida acelerados en la Antig√ľedad, por ejemplo con (el fil√≥sofo romano) S√©neca hablando de ciertos miembros de las √©lites abrumados por la responsabilidad (comerciantes, abogados…), este fen√≥meno adquiri√≥ una magnitud sin precedentes en el mundo occidental a partir del siglo XVIII y sobre todo en el siglo XIX, cuando aparece la noci√≥n de que la propia Historia se est√° acelerando.

Esta sensación se debe en parte a una aceleración de los medios de transporte, seguida también por unos medios de comunicación más rápidos.

Problema económico

P: ¬ŅA partir de qu√© momento es criticable la velocidad?

A: El problema, a mi juicio, no es tanto la velocidad como el capitalismo desenfrenado, que adopta cada vez métodos más eficientes de producción y organización del trabajo.

En la actualidad, esto ha llevado a una ideología predominante sobre las ventajas de la velocidad, la aceleración y la hiperactividad, lo que ha resultado en fenómenos de hiperconexión y agotamiento. Otra consecuencia es que la falta de tiempo puede traducirse en ciudadanos cada vez menos capaces, física y psicológicamente, de lidiar con la política, que requiere más y más tiempo para ser comprendida.

En este sentido, la democracia, que requiere tiempo libre o lo que los antiguos llamaban Skholè, se ve amenazado por la urgencia.

Encontrando el tiempo perdido

P: ¬ŅQui√©n puede escapar a ese peligro?

R: No creo demasiado en soluciones individuales de retirada: son un lujo que no todo el mundo puede permitirse. El problema es sistémico, por lo que la solución debe ser colectiva y política. Concretamente se trata de una cuestión de restablecer el control político sobre la economía.

Por hablar solo de un caso concreto, recientemente en Francia se han hecho t√≠midos avances en el derecho a “desconectar” (el derecho a no responder a mensajes, emails o llamadas profesionales fuera del horario laboral). Esto muestra que es posible hacer leyes que limiten la urgencia en el trabajo.

URL CORTA: http://rbb.cl/ggsu
Tendencias Ahora