Artes y Cultura
La fiesta china que celebra con ni√Īos vestidos de mu√Īeca el fin de los sacrificios humanos
Publicado por: Emilio Contreras La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Vestidos como mu√Īecas, los ni√Īos de un pueblo chino desfilan en medio de un estruendo de petardos en conmemoraci√≥n del final de los sacrificios humanos que se realizaban en la localidad hace siglos.

Esta curiosa celebraci√≥n, muy colorida, se organiza cada a√Īo en la aldea de Tufang, en la provincia de Fujian (este), con motivo de la fiesta de los faroles, hacia mediados de febrero, dos semanas despu√©s del A√Īo Nuevo lunar.

Los ni√Īos lucen vestidos bordados de colores vivos y maquillajes sofisticados. En la cabeza llevan extravagantes adornos de seda, metal y plumas, lo que recuerda a los trajes de la √≥pera china.

Johannes Eisele | Agencia AFP
Johannes Eisele | Agencia AFP

Enfundados en estos atuendos estrambóticos desfilan por el pueblo, de pie en palanquines adornados con flores rosas y rojas. A los lados del cortejo estallan petardos, de los que se desprende humo blanco.

Johannes Eisele | Agencia AFP This picture taken on February 9, 2017 shows police monitoring the area where firecrackers are being set off during a festival, along a street in the village of Tufang in eastern China
Johannes Eisele | Agencia AFP 

Los hakkas, una poblaci√≥n china con una identidad cultural y tradiciones distintas al resto del pa√≠s, perpet√ļan as√≠ una costumbre de or√≠genes tr√°gicos.

Johannes Eisele | Agencia AFP
Johannes Eisele | Agencia AFP

Hace 700 a√Īos, la poblaci√≥n local ten√≠a por costumbre realizar sacrificios de ni√Īos para apaciguar a los demonios. Hasta que dos personalidades m√≠ticas, Tu Dalang y Lai Balang, independizaron el pueblo y prohibieron esta pr√°ctica b√°rbara.

Johannes Eisele | Agencia AFP This picture taken on February 9, 2017 shows locals carrying children in palanquins during a festival as they parade through the village of Tufang in eastern China
Johannes Eisele | Agencia AFP 
Johannes Eisele | Agencia AFP This picture taken on February 9, 2017 shows a table with incense where a parade is going to arrive during a festival in the village of Tufang in eastern China
Johannes Eisele | Agencia AFP 

Cuenta la leyenda que los dos cruzaron las monta√Īas del centro de China en busca de poderes m√°gicos con los que exorcizar los demonios de Tufang.

Incienso y velas

Actualmente la población venera a estas dos figuras como si de dioses se tratara. Creen que pueden influir en la meteorología y repartir bendiciones a los que les rinden homenaje. El desfile infantil es una fiesta destinada a honrarlos.

A su paso los habitantes queman incienso y encienden velas en mesas instaladas fuera de sus casas, entre un barullo incesante de petardos.

En el pueblo de Luofang, también en la provincia de Fujian, se celebra una fiesta similar.

Johannes Eisele | Agencia AFPThis picture taken on February 9, 2017 shows a table with an offering of incense ahead of the arriving of a parade during a festival in the village of Tufang in eastern China
Johannes Eisele | Agencia AFP
Johannes Eisele | Agencia AFP
Johannes Eisele | Agencia AFP

Catorce ni√Īos vestidos con trajes tradicionales representan a las siete familias aristocr√°ticas que otrora dominaban la regi√≥n.

Los transportan de dos en dos: en cada pareja un ni√Īo representa a un h√©roe local y el otro a su guardaespaldas. Todos los d√ļos participan en una carrera por ser el primero en llegar a la cabeza del cortejo.

Johannes Eisele | Agencia AFP This picture taken on February 9, 2017 shows locals carrying children in palanquins during a festival as they parade through the village of Tufang in eastern China
Johannes Eisele | Agencia AFP

La procesión, rica en símbolos, también representa los siete valores fundamentales de la cultura china, de entre los cuales los más importantes son la lealtad, la honradez, la compasión y la paz.

La ceremonia tiene una connotación religiosa, con el humo de los petardos, el perfume acre del incienso y las oraciones cantadas por los habitantes que claman al cielo que derrame sobre ellos cosechas abundantes.

Johannes Eisele | Agencia AFP
Johannes Eisele | Agencia AFP
Tendencias Ahora