Artes y Cultura
Michael Silva debuta en obra ‚ÄúQuiz√° sea esta la √ļltima vez que tenga que decirte algo‚ÄĚ
Publicado por: Max Duhalde
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Con una escritura, actuaci√≥n y puesta en escena que se instala desde el minimalismo, se estrena en el teatro Sidarte ‚ÄúQuiz√° sea esta la √ļltima vez que tenga que decirte algo‚ÄĚ, trabajo en conjunto del actor revelaci√≥n (premio Caleuche, 2016) Michael Silva y J√©ssica Huerta.

Compa√Īeros de curso en la escuela de teatro de la ARCIS, ambos han encontrado tem√°ticas de inter√©s similares, por lo que decidieron emprender este trabajo colectivo que consta de dos mon√≥logos.

La obra relata historia de Dina y Yegua, hijas de madres pobres y maltratadas. Ambas hacen frente a las consecuencias de tomar la justicia por sus propias manos. Yegua anda por las calles, vendiéndose y queriendo encontrar el amor. Yegua es una sidosa. Un travesti. Un marica. La peste. Dina, por su parte, es una mujer que recibió una revelación por parte de Dios después de cometer una aberración ante los ojos de la divinidad.

La puesta en escena cuenta sobre de dos mujeres marginadas, dentro de la propia marginalidad.

En el mon√≥logo de Yegua (personificada por Michael Silva), la encontraremos junto a su cliente, un militar en retiro, en la soledad de una mansi√≥n en Farellones. Una reuni√≥n que quiz√° sea la √ļltima. Ya no hay buenos deseos en Noche Buena, s√≥lo una voz que quiere hablar sin miedo, en medio de la nada, antes de morir.

En el relato de Dina, la veremos como hija, madre y esposa. Tiene una vida que proteger, ¬Ņpero a cambio de qu√©? Dina nos invita a preguntarnos: ¬ŅCu√°ndo es permitido ir en contra de lo establecido?

La dramaturgia estuvo basada en determinar las temáticas que a ambos actores-directores les interesaban: marginalidad, pobreza, discriminación y violencia de género los llevaron a escribir el monólogo de Dina y la condición de ser mujer en una sociedad con un orden hegemónico masculino construido desde las estructuras de poder.

La historia de Yegua, por su parte, est√° basada en cr√≥nicas de Pedro Lemebel. Aborda la figura de ‚Äúla loca‚ÄĚ un personaje doblemente marginal (homosexual y travesti). ‚ÄúEs un autor con una pluma √ļnica, inconfundible y de alta estima en los lectores chilenos. Lemebel, en ese sentido, es un cronista por excelencia‚ÄĚ, se√Īala Silva, qui√©n, adem√°s comenta que ‚Äúel proceso ha sido complejo. Son muchas capas de trabajo que se han ido develando y siempre se va descubriendo m√°s. Trabajar travestido ha sido una experiencia √ļnica‚ÄĚ.

La actriz J√©ssica Huerta, establece que ‚Äúen la est√©tica de la obra se opt√≥ por una escritura donde el texto es prioridad al momento de narrar y el cuerpo y los objetos en la escena aportan a este texto y lo potencian con la finalidad de que se transmita por medio de la palabra, una visi√≥n de mundo particular. No existe para nosotros otra forma m√°s concreta (dentro de la interpretaci√≥n que sufre cada texto) que la palabra‚ÄĚ.

‚ÄúQuiz√° sea esta la √ļltima vez que tenga que decirte algo‚ÄĚ es un drama con tintes de humor negro, cruel y un poco subversivo.

obre actuar en las tablas, Silva concluye: ‚Äútrabajar en series y cine me permite comprender la actuaci√≥n de una forma distinta en el teatro y viceversa. El teatro permite el acto irrevocable, un espacio donde comienzas una carrera y no te detienes, es vertiginoso. En cambio, cuando est√°s frente a una c√°mara, repites una y otra vez y no tienes mucha capacidad de elecci√≥n. En el teatro, tomas muchas decisiones y como creador eso es satisfactorio‚ÄĚ.

Desde el 14 al 29 de octubre, Teatro SIDARTE (Ernesto Pinto Lagarrigue 131, Bellavista), 20:30 hrs, 5.500 p√ļblico general y 3.500 estudiantes y tercera edad.

URL CORTA: http://rbb.cl/ey8s
Tendencias Ahora