Artes y Cultura
La vez en que Jos√© Pi√Īera fue “el cartero” de Pablo Neruda
Publicado por: Emilio Contreras
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Por estos d√≠as, Jos√© Pi√Īera aboga en¬†redes sociales por su obra como ministro de estado. A trav√©s de una¬†“cuenta internacional”, titulada @josepineraWorld,¬†el economista¬†publica contenido referido a la defensa de las AFP, mientras que en @josepinera, su¬†perfil personal, se dedica a responder comentarios, plantear temas inter√©s y recordar pasajes de su vida.

El 21 de agosto, en @josepinera, el hermano mayor del clan public√≥ el link de un texto¬†que el propio economista escribi√≥ en su p√°gina web. Este se refiere a la vez en que fue “cartero de Pablo Neruda”.

No fue en Capri sino en Isla Negra donde tuve, hace ya muchos a√Īos, el honor de ser ‘cartero’ de Neruda. Record√© el hecho, con nostalgia, al ver Il Postino, la notable versi√≥n cinematogr√°fica de la novela de Antonio Sk√°rmeta -Ardiente paciencia- sobre la relaci√≥n entre el poeta en exilio y el joven cartero enamorado“, narra Pi√Īera.

Este fue el contexto. A principios de 1970, su padre, Jos√© Pi√Īera¬†Carvallo, viv√≠a en Nueva York como embajador de Chile en Naciones Unidas. Jos√© hijo viajaba en¬†las fechas festivas. En uno de los¬†encuentros, como recuerda en el texto, su padre le pidi√≥ entregarle a Pablo Neruda una edici√≥n de lujo de Canto General, editada en Norteam√©rica¬†en ingl√©s y con ilustraciones originales del artista mexicano David Alfaro¬†Siqueiros. Un libro que por su tama√Īo (casi un metro cuadrado) requer√≠a un env√≠o especial.

Jos√© Pi√Īera hijo cuenta: “Cuando vi el libro qued√© maravillado. Ellos siempre me han fascinado y √©ste era una verdadera obra de arte. Adem√°s, compart√≠a lo que dijera Garc√≠a Lorca: ‘la poes√≠a de Pablo Neruda se levanta con un tono nunca igualado en Am√©rica, de pasi√≥n, de ternura y de sinceridad’“.

Viaje a Isla Negra

Luego que Neruda publicara una columna en revista Ercilla anhelando el libro, Pi√Īera hijo opt√≥ por transformarse en su “cartero”. “Tras leer estas l√≠neas sent√≠ el llamado a convertirme en un “cartero internacional”. Decid√≠ que llevar√≠a el libro conmigo a mi regreso. Como no pod√≠a enviarlo en la carga del avi√≥n, viaj√© toda la noche aferrado a √©l. Todav√≠a recuerdo las catorce horas de vuelo con este pesado libro sobre mis rodillas”, escribe.

Pi√Īera llam√≥ a la casa de Neruda. “Me contest√≥ Matilde Urrutia, quien se alegr√≥ mucho y me invit√≥ a entregarlo en su casa frente al Pac√≠fico. Pablo Neruda me recibi√≥, agradecido, como si tuviera todo el tiempo del mundo para este j√≥ven estudiante. Habl√≥ larga y ensimismadamente. De su memoria prodigiosa y corpulenta fue sacando numerosos cuentos de sus andanzas por el mundo. Como un capit√°n sobre la proa de su barco enfilado al rumoroso Pac√≠fico, me cont√≥ una historia tras otra“.

Seg√ļn Pi√Īera, la historia no termina ah√≠. Termina con √©l y Neruda en el bar personal del poeta: “Nos quedamos all√≠ hasta bien entrada la noche, rodeado de un arco iris de botellas y perdido en los cuentos, cuyo color y abundancia superaba incluso a aquella de las botellas”.

Luego Pi√Īera escribe:¬†“En ese entonces, yo estaba bastante orgulloso de mi papel de ‘cartero de Neruda’. Pero con el tiempo llegue a la conclusi√≥n de que el verdadero ‘cartero’ fue Pablo Neruda. Nuestro gran poeta tomaba ‘paquetes’ de los esp√≠ritus elementales de nuestro querido Chile y los repart√≠a por el mundo”. Para cerrar el texto, el economista cita Los Versos del Capit√°n, libro insigne del escritor y militante comunista.

Tendencias Ahora