Artes y Cultura
Cr√≠tica de Teatro: ‚ÄúEl embajador‚ÄĚ, visa a la vida y a la libertad
Publicado por: Leopoldo Pulgar
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Algo así explica el texto coescrito por Andrea Gutiérrez y Rodrigo Malbrán: que es toda una sorpresa que un hombre de una nación de vida tranquila y placentera, en el extremo nórdico de Europa, asumiera como misión propia salvar vidas en un territorio infestado de dictadura, a una distancia sideral, en el extremo sur del planeta.

M√°s a√ļn, si en esta proeza hab√≠a que sortear idioma, costumbres y represi√≥n, lo que el representante de Noruega en Chile, Frode Nilsen (1923), asumi√≥ como una tarea prioritaria y esperanzadora, dando refugio en el edificio diplom√°tico a cientos de chilenos.

A esa lejana experiencia alude ‚ÄúEl embajador‚ÄĚ, un montaje candente y lleno de vida sin estridencias, en cuyo interior se mueve una llama que rompe la formalidad de su t√≠tulo.

De este modo, con la direcci√≥n del chileno Rodrigo Malbr√°n, lo extra√Īo e intrincado del idioma extranjero se vuelve un murmullo fluido, transportado por el gesto corporal del elenco de j√≥venes actores y actrices noruegos.

Rostros y m√°scaras

Entre 1973 y 1992, Frode Nilsen galvanizó su relación con Chile y sus derechos humanos. La obra alude a la etapa 1975-1982, cuando convirtió el segundo piso de la embajada en un recinto de asilo.

Por all√≠ pas√≥ una rotativa de cientos de personas que esperaban ser sacadas de pa√≠s, luego de conmutarse la c√°rcel por extra√Īamiento.

En el centro del relato est√° la historia real de una chilena, detenida desde 1972, que Nilsen consigui√≥ liberar ocho a√Īos despu√©s.

La propuesta esc√©nica adopta una perfecta estructura coral, con amplios desplazamientos coreogr√°ficos, vestuario de colores neutros y algunas m√°scaras de media cara, un elemento distintivo del trabajo de Malbr√°n en su destacada compa√Ī√≠a La Mancha, especializada en el gesto y la imagen.

Texto (Rodrigo Malbr√°n y Andrea Guti√©rrez), m√ļsica y universo sonoro (Asgeir Skrove) y escenograf√≠a (Eduardo Jim√©nez) se confabulan para darle un sentido ritual al montaje, en el que predominan las miradas hacia el p√ļblico y al rinc√≥n profundo del alma.

Es cierto que el dolor es una corriente que recorre el escenario en todo su ancho ‚Äďno podr√≠a ser de otro modo-, pero tambi√©n ocupa un gran espacio de privilegio la esperanza, la solidaridad y los sentimientos c√°lidos.

En ning√ļn caso, en su arista dulzona y facilista, ya que la obra parece querer hacer consciente, a trav√©s del texto y el gesto, de los peligros que siguen acechando a los derechos humanos en el mundo de hoy.

Los j√≥venes actores y actrices noruegos se comprometen formal y espiritualmente con la obra, asumiendo con gran disciplina corporal la apretada s√≠ntesis que implica construir un relato que busca descifrar la huella de esos innumerables rostros desconocidos que acogi√≥ el embajador de Noruega, en los a√Īos oscuros de Chile.

Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM). Alameda 227. Jueves a s√°bado, 21.00 horas; domingo, 20.00 horas. Entrada general $ 8.000, estudiantes y tercera edad $ 4.000. Hasta el 29 de Mayo.

Tendencias Ahora