Sociedad
Estudiante de dise√Īo cre√≥ sus propios frenillos usando una impresora 3D
Publicado por: Camilo Suazo
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Amos Dudley es un joven de 24 a√Īos que vive en Nueva Jersey, ciudad en la que estudia dise√Īo. Acomplejado por sus problemas dentales, un d√≠a decidi√≥ hacer algo al respecto.

La soluci√≥n m√°s obvia era el uso de frenillos, sin embargo no ten√≠a los 8 mil d√≥lares (5 millones 300 mil pesos aproximadamente) que costaba someterse al tratamiento de ortodoncia tradicional, por lo que opt√≥ por aplicar sus conocimientos en moldes 3D para crear un dise√Īo propio que le permitiera corregir su alineaci√≥n dental.

Utilizando la impresora del New Jersey Institute of Technology (en donde estudia), logró obtener su propio molde, el que después de usar por 16 semanas notó que tuvo positivos efectos.

Amos Dudley | Facebook

Amos Dudley | Facebook

A trav√©s de su blog personal, el joven se√Īala que fabric√≥ el molde en base a “Permastone”, un compuesto que al entrar en contacto con el agua se transforma en un material similar al yeso, de gran consistencia.

Gracias a su manejo en el dise√Īo, y buscando informaci√≥n a trav√©s de diversos sitios de internet, descubri√≥ que con la ayuda de una impresora 3D, un programa computacional y una m√°quina de moldeo podr√≠a crear un accesorio alternativo a los frenillos.

Adem√°s, se√Īala que se bas√≥ principalmente en dos libros: “Contemporary Orthodontics” de William Proffit y “Orthodontics at a Glance” de Gill Daljit.

“No quer√≠a ser odont√≥logo, pero ten√≠a que estar al tanto de los riesgos y las directrices”,
aseveró.

Decidido en su arriesgada apuesta, Amos procedió a tomar un molde de su dentadura superior. En la imagen, se puede ver la posición adelantada de uno de sus dientes, lo que acomplejaba al joven en su estado de ánimo.

amosdudley.com

amosdudley.com

Luego de obtener la imagen tridimensional, venía el próximo paso: obtener el molde definitivo.

A pesar de tenia una impresora 3D en su casa, no era lo suficientemente precisa por lo que recurrió a la de su instituto.

Con el producto terminado, procedi√≥ a usarlo por 16 semanas, durante todo el d√≠a e incluso para dormir. Agrega que los √ļnicos momentos en que se los sacaba, era para comer.

amosdudley.com

amosdudley.com

Luego de transcurrido el tiempo, el joven notó como sus moldes ayudaron a corregir su alineación, lo que llamó la atención de diversos medios, como el periódico británico The Daily Mail.

Sin embargo, profesionales advierten que se hace necesaria una evaluaci√≥n adecuada para verificar el √©xito de su propio tratamiento. En tanto, DUdley asegur√≥ que no vender√° este producto debido a que es dise√Īador, no odont√≥logo.

No obstante, el debate se ha instalado en Estados Unidos debido al alto precio que deben desembolsar las personas para conseguir unos frenillos.

Antes

amosdudley.com

amosdudley.com

Después

amosdudley.com

amosdudley.com

Advertencia de odontólogos

Al respecto, Paulo Villacura, odont√≥logo de la Universidad de San Sebasti√°n, se√Īala que lo que hizo el joven estadounidense no es para nada recomendable, ya que a su juicio conlleva m√ļltiples riesgos para la dentadura.

“Aplicar fuerzas de manera err√≥nea, por muy leves que sean, terminan literalmente sac√°ndote los dientes de ra√≠z”, asevera el profesional.

Similar opinión tiene Braulio Retamal, odontólogo de la Universidad del Desarrollo.

“Los principales riesgos de lo que hizo (Amos Dudley) est√°n relacionados a la p√©rdida de dientes por necrosis pulpar o rizalisis. Hay que tener en cuenta que un tratamiento promedio dura entre 2 a 3 a√Īos”, sostiene.

Tendencias Ahora