Internacional
David Cameron enfrenta su primer gran obst√°culo para que Gran Breta√Īa siga en la UE
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El carism√°tico alcalde de Londres, Boris Johnson, anunci√≥ este domingo que har√° campa√Īa por un ‘Brexit’ (British exit o salida de la UE), complicando la tarea de David Cameron en su largo camino hacia el refer√©ndum del 23 de junio que decidir√° el mantenimiento o no de Gran Breta√Īa en la Uni√≥n Europea.

Cameron había superado los primeros obstáculos en la carrera para que su país siga en la UE, logrando en Bruselas casi todo lo que pedía a sus pares europeos y controlando los rangos de su gobierno, pero ahora queda enfrentado a la posición del alcalde de Londres.

“Pol√≠ticamente, (Cameron) ha dado lo mejor de lo que es capaz con los pa√≠ses miembros de la UE”, dijo a la AFP John Springford, investigador en think tank europeo CER.

El Primer ministro conservador logr√≥ el viernes de sus 27 pares europeos una serie de reformas que refuerzan el estatuto aparte de Gran Breta√Īa en la UE. Con base en esto anunci√≥ la celebraci√≥n, el pr√≥ximo 23 de junio, del refer√©ndum que decidir√° sobre si el Reino Unido sigue o sale (Brexit) de la UE.

De regreso a Londres el sábado para vender su acuerdo a sus ministros, Cameron recibió un apoyo fuerte, el de Theresa May, su ministra del Interior, euroescéptica notoria, quien adhirió al bando del Sí a continuar en la UE.

El primer golpe duro

Una mala sorpresa es que su amigo personal el ministro de Justicia Michael Gove lo abandonó como este domingo lo hizo Johnson. Otros cuatro ministros, de 22, se alinearon en el campo del Brexit, pero esto era previsible.

Finalmente los pesos pesados del gobierno dieron marcha atr√°s en su euroescepticismo, como el ministro de Relaciones exteriores Philip Hammond o el de Defensa, Michael Fallon.

Si bien es cierto que Cameron logr√≥ controlar a los euroesc√©pticos de su partido, el primer golpe duro le lleg√≥ de parte del fervoroso alcalde de la ‘City’, quien ambiciona a sucederlo en el 10 de Downing street.

Su popularidad dar√≠a gran apoyo a la campa√Īa pro-Brexit, animada hasta ahora por responsables pol√≠ticos m√°s o menos marginales, como Nigel Farage, jefe del partido antiinmigrantres Ukip, o George Galloway, ex diputado propalestino.

Incluso si no cambia el resultado del refer√©ndum, su entrada en campa√Īa a favor del Brexit puede complicar la tarea de Cameron, consideran los analistas.

Respecto al acuerdo negociado en Bruselas, fue recibido con escepticismo o sin entusiasmo, pero eso poco importa pues desempe√Īar√° un papel menor en la campa√Īa del refer√©ndum, seg√ļn los expertos.

“La renegociaci√≥n no condujo a gran cosa, y el acuerdo no contribuir√° a convencer a nadie”, considera Springford. “No cambiar√° las posiciones de quienes est√°n a favor o en contra de quedarse o no en la UE. Y los indecisos se decidir√°n en torno a grandes temas como la econom√≠a y la seguridad”, agreg√≥,

Evitar un Brexit azaroso

Anand Menon, profesor de pol√≠tica europea en el King’s College de Londres dice que “el 23 de junio nadie hablar√° de los detalles del acuerdo”. Seg√ļn √©l, sirvi√≥ a Cameron “para convencer un n√ļmero significativo de sus diputados para que sigan si√©ndole leales”.

El líder conservador, que quiere a toda costa evitar su paso a la posteridad como el jefe de gobierno que hundió al país en un Brexit azaroso, también tiene el apoyo de los medios de negocios de la City, e, ironías de la vida, la del partido de oposición laborista.

Su l√≠der Jeremy Corbyn, aunque critica el acuerdo logrado por Cameron (“puro espect√°culo”), se comprometi√≥ a hacer campa√Īa a favor del S√≠.

El camino pendiente de aquí al 23 de junio sigue siendo incierto.

Para el semanario The Economist, en el fondo Europa interesa poco a los electores y la consulta se decidir√° sobre todo en torno a “la personalidad y capacidades de Cameron (…) Si la votaci√≥n parecer tender al S√≠ es porque sigue siendo relativamente apreciado y respetado”, estima el diario y recalca el t√©rmino “relativamente”.

John Springford ve dos escollos posibles para Cameron: “una nueva crisis en la Uni√≥n Europea”, bien en forma de nueva ola de refugiados que lleguen la pr√≥xima primavera aprovechando un tiempo m√°s clemente, o bien una nueva tensi√≥n del euro con el pago esperado de un tramo de la deuda griega a principios de junio.

Tendencias Ahora