Tecnología
Sigue el misterio en torno al superb√≥lido que impact√≥ a Cheli√°binsk hace 3 a√Īos
Publicado por: Agencia SINC
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El 15 de febrero de 2013 el mundo estaba pendiente de la aproximaci√≥n a la Tierra del asteroide Duende (367943), pero de repente un superb√≥lido cruz√≥ la atm√≥sfera y cay√≥ cerca de la ciudad rusa de Cheli√°binsk. Desde entonces se han escrito m√°s de 200 estudios cient√≠ficos para tratar de explicar la procedencia de este inesperado visitante, que caus√≥ da√Īos en edificios y heridas leves a casi 1.500 personas. Conocer de forma precisa su velocidad de entrada en la atm√≥sfera parece la clave para determinar su √≥rbita.

‚ÄúHan pasado ya tres a√Īos desde el susto de Cheli√°binsk (Rusia) y en este tiempo se han publicado m√°s de doscientos art√≠culos cient√≠ficos ‚Äďunos 50 en el √ļltimo a√Īo‚Äď relacionados directa o indirectamente con ese superb√≥lido, de unos 19 metros de di√°metro‚ÄĚ, explica a Sinc Carlos de la Fuente Marcos, coautor de uno de los trabajos.

Entre todos esos estudios figura un cat√°logo de grabaciones de 960 videos, publicado en Astronomy & Astrophysics, que recoge multitud de escenas captadas por las c√°maras de seguridad, de tr√°fico, las instaladas en veh√≠culos ‚Äďmuy populares en aquel pa√≠s‚Äď y las de los numerosos testigos del fen√≥meno que compartieron su experiencia por internet.

Las im√°genes y diversos datos cient√≠ficos han permitido determinar la trayectoria de entrada del meteoroide, que explot√≥ a unos 20 kil√≥metros de altura liberando una energ√≠a de 500 kilotones, unas 30 veces m√°s potente que la bomba at√≥mica de Hiroshima. La onda expansiva provoc√≥ da√Īos en edificios, especialmente en ventanas y cristales, as√≠ como heridas leves a 1.491 personas. Unos 5.000 kilogramos de fragmentos de meteoritos alcanzaron el suelo, incluido el de 650 kg que se recuper√≥ en el lago Chebarkul.

Diferencia entre las órbitas (en azul) del bólido de Cheliábinsk y el asteroide (367943) Duende, también llamado 2012DA14. / NASA / MSFC / Meteroid Environment Office

Diferencia entre las órbitas (en azul) del bólido de Cheliábinsk y el asteroide (367943) Duende, también llamado 2012DA14. / NASA / MSFC / Meteroid Environment Office

La entrada del b√≥lido coincidi√≥ el mismo d√≠a, 15 de febrero de 2013, en que se aproxim√≥ a la Tierra el asteroide (367943) Duende. Este pas√≥ a 27.700 km de nuestro planeta ‚Äďcomo estaba previsto‚Äď, unas 16 horas despu√©s de la explosi√≥n y la ca√≠da del meteoroide de Rusia.

En un principio se pens√≥ que ambos eventos podr√≠an estar relacionados, y que el b√≥lido podr√≠a proceder del asteroide Duende o de alg√ļn compa√Īero, pero cuando se compararon las √≥rbitas y las caracter√≠sticas de los dos objetos enseguida se comprob√≥ que no ten√≠an nada que ver. Actualmente se considera que fue una mera coincidencia en el tiempo.

¬ŅDe d√≥nde proced√≠a entonces el superb√≥lido de Cheli√°binsk? ‚ÄúDurante un tiempo se pens√≥ que el asteroide (86039) 1999 NC43 podr√≠a ser un buen candidato, pero tras un estudio internacional que se public√≥ el a√Īo pasado en Icarus ha quedado claro que tampoco puede ser, ya que no hay relaci√≥n f√≠sica ni qu√≠mica alguna entre ellos‚ÄĚ, responde De la Fuente Marcos.

En los √ļltimos meses se han presentado diferentes propuestas sobre la posible √≥rbita del asteroide que dio lugar al superb√≥lido, entre ellas la que publicaron en The Astrophysical Journal los hermanos Carlos y Ra√ļl de la Fuente Marcos, actualmente astr√≥nomos espa√Īoles independientes, junto al investigador Sverre. J. Aarseth de la Universidad de Cambridge (Reino Unido).

Los autores han usado los par√°metros registrados durante el impacto del b√≥lido para buscar sus condiciones de partida, de acuerdo con un modelo matem√°tico validado con los datos conocidos del asteroide Duende. ‚ÄúEs como si te dan un color concreto y tienes que hacer todas las mezclas posibles hasta lograr reproducirlo‚ÄĚ, compara el astr√≥nomo espa√Īol.

Un eslabón débil en los datos del superbólido

Los resultados presentan al asteroide 2011 EO40 como un buen ‚Äúpariente din√°mico‚ÄĚ del superb√≥lido de Cheli√°binsk. Es una posibilidad que no se puede descartar hasta que no se efect√ļen observaciones espectrosc√≥picas de este asteroide.

A la vista de los datos, tambi√©n se considera probable que se produjera un encuentro entre el meteoroide ruso y nuestro planeta el 15 de febrero de 1982. Debido a lo que se llama ‚Äėpasar por un ojo de cerradura gravitacional‚Äô, eso cambi√≥ la √≥rbita del objeto y lo puso en una trayectoria de colisi√≥n con la Tierra que se consum√≥ con el impacto tres d√©cadas despu√©s.

Pero lo que concluye el estudio, tras las simulaciones y un exhaustivo an√°lisis estad√≠stico, es que hay un eslab√≥n d√©bil a la hora de obtener la √≥rbita del superb√≥lido: el valor de su velocidad de entrada en la atm√≥sfera. Ese par√°metro var√≠a seg√ļn los diversos grupos que lo han estudiado, lo que conduce a orbitas ligeramente diferentes.

De hecho, los investigadores reconocen que es improbable que se llegue a saber alg√ļn d√≠a de qu√© asteroide se desprendi√≥ realmente el fragmento que finalmente dio lugar al superb√≥lido de Cheli√°binsk, ya que en la vecindad de nuestro planeta se solapan m√ļltiples resonancias gravitacionales que confinan asteroides con or√≠genes heterog√©neos en √≥rbitas muy similares.

‚ÄúEstas resonancias son como las grandes ciudades, capaces de atraer muchos habitantes procedentes de sitios diversos‚ÄĚ, compara De la Fuente Marcos, que aclara: ‚ÄúQue dos √≥rbitas sean similares hoy no implica que lo hayan sido en el pasado remoto‚ÄĚ.

Este escenario es el que los mismos autores exploran en su √ļltimo trabajo, que se publicar√° en marzo en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society pero que ya est√° disponible on line. ‚ÄúAqu√≠ demostramos de forma estad√≠sticamente rigurosa que entre los objetos cercanos a la Tierra (NEO, por sus siglas en ingl√©s) existen grupos de origen din√°mico, es decir, objetos con √≥rbitas parecidas pero que pueden no tener composici√≥n qu√≠mica o relaci√≥n f√≠sica alguna‚ÄĚ, explica el astr√≥nomo.

Varios de los asteroides que en los √ļltimos a√Īos han colisionado ‚Äďafortunadamente sin consecuencias‚Äď con nuestro planeta, como 2008 TC3 en Sud√°n o 2014 AA sobre el oc√©ano Atl√°ntico, parecen provenir de esos grupos y los investigadores anuncian que esto va a seguir pasando en el futuro. Respecto al b√≥lido de Cheli√°binsk, podr√≠a pertenecer al grupo de Ptah, llamado as√≠ por el nombre del mayor asteroide del grupo.

El caso es que a d√≠a de hoy se sigue sin saber el origen del objeto que hace tres a√Īos puso en alerta a las agencias espaciales y dej√≥ im√°genes que asombraron a todo el planeta, produciendo la explosi√≥n m√°s potente desde el suceso de Tunguska en 1908.

En lo que s√≠ coinciden todos los expertos es que se trat√≥ de un evento muy raro. Impactos de meteoroides con una energ√≠a similar a la del de Cheli√°binsk se producen en la Tierra solo unas pocas veces por siglo, y cerca de un √°rea urbana tan grande, solo una vez cada 10.000 a√Īos. Lo que nadie puede asegurar es d√≥nde y cu√°ndo caer√° el siguiente.

Tendencias Ahora