Internacional
El Papa pide a mil confesores que devuelvan al redil a las ovejas descarriadas
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El Papa Francisco pidió a mil confesores de todo el mundo que devuelvan al redil a las ovejas descarriadas de la Iglesia Católica, los creyentes que se han alejado de la institución por sus mensajes de condena demasiado severos.

A partir de este mi√©rcoles y durante todo el A√Īo Santo que termina en noviembre, estos “misioneros de la misericordia”, un total de 1.142 sacerdotes y religiosos en todo el mundo, tendr√°n que compaginar sus tareas habituales con la de predicar el perd√≥n y confesar a los creyentes.

Para ello tienen la autorización de absolver pecados como la apostasía, la profanación de la Eucaristía o los ataques contra el Papa, algo que normalmente sólo puede hacer el Vaticano. También podrán absolver el pecado del aborto, algo que algunos sacerdotes ya estaban habilitados a hacer.

“Es un s√≠mbolo muy potente”, asegura Marcello Ghirlando, un franciscano malt√©s de 53 a√Īos de amplia sonrisa. “Dios siempre nos perdona si vamos hacia √©l con el coraz√≥n limpio y arrepentido” asegura.

“No es que digamos ‘el aborto es genial, todo el mundo tiene que hacerlo’. Matar a una persona humana sigue siendo pecado pero intentamos ser misericordiosos y compasivos y tendemos una mano a los que se han alejado a causa del aborto”, explica por su parte Thembalethu Mana, un sacerdote sudafricano de 39 a√Īos.

El objetivo del Papa es acabar con los confesores demasiado severos que condenan a los creyentes con una mirada o hacen preguntas a veces indiscretas.

“Est√°is llamados a expresar la maternidad de la Iglesia”, explico Francisco el martes al recibir a unos 700 confesores, que empezar√°n oficialmente su misi√≥n este Mi√©rcoles de Cenizas, el d√≠a que marca el inicio del periodo de cuaresma.

“No lo olvid√©is, no tenemos ante nosotros un pecado sino un pecador arrepentido que quiere dejar de serlo pero que no lo consigue”, dijo el Papa invitando a los misioneros “a cubrir al pecador con una manta de misericordia para que deje de sentir verg√ľenza y pueda volver a encontrar la dicha”.

“Es una oportunidad para regresar para las personas que pensaban que estaban alejadas del perd√≥n de Dios por una raz√≥n u otra, para ser cercanos y comprensivos”, dice Joseph Hlubik, un sacerdote estadounidense de 62 a√Īos.

Algunos de los confesores han tomado iniciativas originales, como viajar a Canadá para confesar a los esquimales, recorrer Australia en autocaravana o viajar a países como China, Líbano o Burundi.

Sin embargo la mayoría trabajarán en sus países y en su diócesis, aunque pueden desplazarse si se lo piden sus obispos.

Es el caso de Xavier Lefebvre, de 49 a√Īos, que se quedar√° en su parroquia de Saint Louis d’Antin, en Par√≠s, y que no se considera como un “superconfesor”, aunque reconoce que “siempre es una alegr√≠a ser un confesor y tener la confianza del Papa para este ministerio”.

El Papa recordó también que no se puede otorgar el perdón a todo el mundo y pidió que sólo confiesen los que se sientan realmente capacitados para ello.

“Los que no se sientan capaces de hacerlo deben tener la humildad de decirse: ‘No, yo celebro la misa, limpio, lo hago todo pero no confieso porque no s√© hacerlo bien”, afirm√≥.

Tendencias Ahora