Vida
Estudio reveló que la pornografía online es una peligrosa arma para los hipersexuales
Publicado por: José Luis Vargas
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Debido a la fuerte irrupción de internet en los aparatos móviles, la pornografía online se ha posicionado como la mayor fuente de material erótico de esta década, y ello se debe a que a diario está entregando una serie de imágenes inagotables que cambian de forma cotidiana.

Seg√ļn el √ļltimo estudio llevado a cabo por la Universidad de Cambridge en Reino Unido, este tipo de comportamiento (ver pornograf√≠a online) provoca que las personas que sufren de adicci√≥n al sexo sean m√°s susceptibles a las ‚Äúse√Īales‚ÄĚ de internet vinculadas a im√°genes sexuales que a las fotograf√≠as de tem√°ticas neutras.

Es que aquella dificultad de controlar los pensamientos sexuales y su respectiva conducta forma parte de una enfermedad que en la actualidad afecta a 1 de 25 adultos j√≥venes. Tal adicci√≥n que repercute directamente en el entorno familiar y vida social del individuo, est√° √≠ntimamente relacionada a una hiperactividad de tres zonas concretas del cerebro: el n√ļcleo accumbens, la dorsal cingulada anterior y la am√≠gdala, todas ellas asociadas a los est√≠mulos producidos por las drogas.

En la investigación a cargo del científico Valerie Voon, los expertos estudiaron el comportamiento de 22 adictos al sexo y 40 hombres sanos, sin adicciones. En el primer análisis ambos grupos tuvieron que observar una serie de imágenes por parejas, retratos que incluían mujeres desnudas, muebles (objetos neutros) y mujeres vestidas.

Tras proyectar aquellas imágenes, se les pidió a los participantes que eligieran una fotografía para ganar 1 libra por cada par de retratos (la posibilidad de ganar eran de un 50%). En aquella instancia los adictos al sexo sucumbieron ante la foto con tintes sexuales, mientras que el grupo de control eligió las fotos de mujeres vestidas por sobre las del mueble (neutro).

Frente a este estudio el l√≠der de tal exploraci√≥n revela que ‚Äútodos podemos llegar a buscar nuevos est√≠mulos en la red, los cuales podr√≠an surgir revoloteando ciertas p√°ginas o redes sociales. Sin embargo, para quienes tienen una conducta sexual compulsiva, esto se convierte en un patr√≥n de comportamiento fuera de su control que hace que se centren √ļnica y especialmente en im√°genes pornogr√°ficas, donde romper ese vinculo puede ser extremadamente dif√≠cil.

La segunda parte de la investigación se basó en un nuevo ensayo, donde 20 adictos al sexo y 20 voluntarios sanos fueron emparejados y sometidos a escáneres cerebrales mientras observaban varias imágenes repetidas: una mujer desnuda, una moneda y una caja gris.

Tal experimento cerebral arrojó que cuando los adictos al sexo veían la misma imagen sexual de una manera repetitiva, experimentaban una disminución de la actividad en la región del cerebro conocida como la corteza cingulada, ello ya que el adicto al sexo encuentra menos estimulante una imagen repetida, lo cual se conoce como: el efecto de habituación, donde lo conocido ya no produce excitación alguna.

‚ÄúNuestros hallazgos son particularmente relevantes en el contexto de la pornograf√≠a online. No est√° claro lo que desencadena la adicci√≥n al sexo en primer lugar y es probable que algunas personas est√©n m√°s predispuestas que otras a este tipo de cuadros, pero el consumo interminable de nuevas im√°genes sexuales disponibles en la web alimenta de forma considerable la adicci√≥n al sexo, por lo que es todo un desafi√≥ escapar‚ÄĚ sentencia Voon a la revista cient√≠fica Muy Interesante.

Tendencias Ahora