Aplaudido debut de “Carmen” en el Teatro Municipal de Las Condes

visitas

Un aplaudido debut tuvo “Carmen”, la obra cumbre del flamenco en su nueva versión del clásico de Carlos Saura y Antonio Gades, en el Teatro Municipal de Las Condes, a cargo de la Compañía “Antonio Gades” de España, que encabeza su directora artística Stella Arauzo.

“Carmen” permanecerá en el escenario santiaguino hasta este domingo 25, para luego trasladarse a cumplir actuaciones el miércoles 28 en el Teatro Regional del Maule en Talca; el viernes 30 en el Teatro Regional de Rancagua y el sábado 31 en el Aula Magna de la Universidad Federico Santa María de Valparaíso.

Esta obra fruto del trabajo entre el cineasta Carlos Saura y el reconocido “bailaor” y coreógrafo desaparecido Antonio Gades, cuya fuerza escénica e intensidad emocional la convierten en una referencia de la danza española.

Con más de veinte artistas en escena,la producción muestra cómo el poder y la fuerza del flamenco tradicional pueden encarnar a la perfección las intensas emociones que laten en la obra literaria del francés Próspero Merimée.

“Carmen”, es un personaje de múltiples facetas, femenino, apasionado, luchador y libertario, inconstante en el amor y que flirtea sin reparos con los hombres, inspirando el deseo, la rivalidad y los celos tanto entre ellos como entre las mujeres. Su indómito carácter será su perdición cuando al elegir al Torero y rechazar el amor de Don José la desesperación de éste conduzca a un trágico final.

La obra llega a través del trabajo de la Fundación Antonio Gades, presidida por su hija, María Esteve, y creada por el mismo Gades meses antes de fallecer para garantizar la conservación y difusión de su inmenso legado.

Stella Arauzo, quien sustituyese a Cristina Hoyos en el rol de Carmen, se sitúa ahora al frente de la dirección artística de la Compañía Antonio Gades.

La trama de “Carmen”es conocida: esta mujer, apasionada y sensual, enamora al militar Don José –que por ella es degradado de su puesto–, pero luego lo abandona por el torero Escamillo. Con la muerte de Carmen a manos del atormentado Don José culmina la historia. En la versión de Saura-Gades el argumento se desenvuelve de un modo parecido pero con dos argumentos paralelos: en el principio hay una escena colectiva de demostración o presentación de los actores participantes, con una escena en que una compañía de danza ensaya una obra con la música de la ópera de Bizet y, a partir de allí, la supuesta “realidad” del ensayo, en que los participantes se van entretejiendo con la “ficción” de la historia.

El director de la compañía encarna a Don José y una de las bailarinas, a Carmen. Y aquí viene el sostén principal de la obra, lo que realmente muestran las escenas: una bella danza y una música que recorre climas muy variados. Es notable la fluidez con que están articuladas las sucesivas exposiciones sobre el escenario, las que pueden pasar de una atmósfera íntima e intensa a otra festiva y plena de bulerías y un entretenido desorden, muy típicos del flamenco.

La coreografía es adecuada y en el buen trabajo de la compañía sobresalen los magníficos solistas, en especial María José López como Carmen y Miguel Lara como Don José y excelente la “regie” de la directora Stella Arauzo, gran intérprete de esta misma “Carmen”, hasta hace pocos años.

    visitas

Un aplaudido debut tuvo “Carmen”, la obra cumbre del flamenco en su nueva versión del clásico de Carlos Saura y Antonio Gades, en el Teatro Municipal de Las Condes, a cargo de la Compañía “Antonio Gades” de España, que encabeza su directora artística Stella Arauzo.

“Carmen” permanecerá en el escenario santiaguino hasta este domingo 25, para luego trasladarse a cumplir actuaciones el miércoles 28 en el Teatro Regional del Maule en Talca; el viernes 30 en el Teatro Regional de Rancagua y el sábado 31 en el Aula Magna de la Universidad Federico Santa María de Valparaíso.

Esta obra fruto del trabajo entre el cineasta Carlos Saura y el reconocido “bailaor” y coreógrafo desaparecido Antonio Gades, cuya fuerza escénica e intensidad emocional la convierten en una referencia de la danza española.

Con más de veinte artistas en escena,la producción muestra cómo el poder y la fuerza del flamenco tradicional pueden encarnar a la perfección las intensas emociones que laten en la obra literaria del francés Próspero Merimée.

“Carmen”, es un personaje de múltiples facetas, femenino, apasionado, luchador y libertario, inconstante en el amor y que flirtea sin reparos con los hombres, inspirando el deseo, la rivalidad y los celos tanto entre ellos como entre las mujeres. Su indómito carácter será su perdición cuando al elegir al Torero y rechazar el amor de Don José la desesperación de éste conduzca a un trágico final.

La obra llega a través del trabajo de la Fundación Antonio Gades, presidida por su hija, María Esteve, y creada por el mismo Gades meses antes de fallecer para garantizar la conservación y difusión de su inmenso legado.

Stella Arauzo, quien sustituyese a Cristina Hoyos en el rol de Carmen, se sitúa ahora al frente de la dirección artística de la Compañía Antonio Gades.

La trama de “Carmen”es conocida: esta mujer, apasionada y sensual, enamora al militar Don José –que por ella es degradado de su puesto–, pero luego lo abandona por el torero Escamillo. Con la muerte de Carmen a manos del atormentado Don José culmina la historia. En la versión de Saura-Gades el argumento se desenvuelve de un modo parecido pero con dos argumentos paralelos: en el principio hay una escena colectiva de demostración o presentación de los actores participantes, con una escena en que una compañía de danza ensaya una obra con la música de la ópera de Bizet y, a partir de allí, la supuesta “realidad” del ensayo, en que los participantes se van entretejiendo con la “ficción” de la historia.

El director de la compañía encarna a Don José y una de las bailarinas, a Carmen. Y aquí viene el sostén principal de la obra, lo que realmente muestran las escenas: una bella danza y una música que recorre climas muy variados. Es notable la fluidez con que están articuladas las sucesivas exposiciones sobre el escenario, las que pueden pasar de una atmósfera íntima e intensa a otra festiva y plena de bulerías y un entretenido desorden, muy típicos del flamenco.

La coreografía es adecuada y en el buen trabajo de la compañía sobresalen los magníficos solistas, en especial María José López como Carmen y Miguel Lara como Don José y excelente la “regie” de la directora Stella Arauzo, gran intérprete de esta misma “Carmen”, hasta hace pocos años.

comentarios