Tecnología
El so√Īado 2015 de ‘Volver al Futuro’ que lleg√≥ a medias
Publicado por: Agencia SINC
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Recién llegado de su anterior periplo temporal, Marty McFly debe embarcarse en una nueva aventura cuando su amigo Doc aparece de improviso con una versión modernizada del coche DeLorean. Le pide que tanto el joven como su novia viajen al futuro para solucionar un problema con la ley que tendrá entonces uno de sus hijos.

As√≠ comienza la segunda entrega de la pel√≠cula Volver al Futuro. En ella, los tres viajeros emprenden una traves√≠a algo ca√≥tica que les lleva al 21 de octubre de 2015, justo 26 a√Īos despu√©s de su estreno en los cines de todo el mundo. Con esa fecha en ciernes, aficionados y expertos llevan meses hablando de robocordones, patines voladores y dem√°s gui√Īos que la ficci√≥n present√≥ en un futuro que ahora es nuestro presente.

Originariamente Volver al Futuro, dirigida por Robert Zemeckis, no estaba concebida como una trilogía. La segunda (1989) y la tercera (1990) parte se crearon por el éxito de la primera (1985). Ambas secuelas, siendo películas muy distintas, se grabaron a la vez y desarrollan dos perspectivas de viajes en el tiempo, una hacia el futuro (II) y otra hacia el pasado (III).

‚ÄúEn la segunda parte el concepto de paradoja temporal se ampl√≠a y ya podemos hablar de ‚Äėefecto mariposa‚Äô, es decir, c√≥mo un peque√Īo cambio puede modificar toda la realidad. En la primera pel√≠cula esos cambios solamente se ven en fotograf√≠as; ya en la segunda se presenta una alternativa del futuro‚ÄĚ, afirma Jos√© Rovira Collado, experto en ciencia ficci√≥n del departamento de Innovaci√≥n y Formaci√≥n Did√°ctica de la Universidad de Alicante.

“En este sentido es muy interesante ‚Äďy divertida‚Äď la reflexi√≥n que se hace en la octava temporada de la serie Big Bang Theory sobre las l√≠neas en el tiempo en Volver al Futuro II‚ÄĚ, contin√ļa Rovira.

Las líneas de tiempo de Volver al Futuro

¬ŅConcuerdas con la teor√≠a?

Posted by Radio Bio Bio on miércoles, 21 de octubre de 2015

Pero, ¬Ņtan diferente era el Hill Valley de 2015 de lo que ser√≠a en la actualidad? Obviando el hecho de que hoy en d√≠a no existen m√°quinas del tiempo como tal, en la pel√≠cula aparecen gadgets inalcanzables todav√≠a, otros totalmente superados y muchas curiosidades sobre una √©poca muy lejana y prometedora desde una visi√≥n ochentera.

2015 real versus 2015 imaginado

Como explica Luis Mart√≠, investigador espa√Īol que en la actualidad trabaja en el laboratorio de Inteligencia Computacional Aplicada de la Universidad Pontificia Cat√≥lica de R√≠o de Janeiro (Brasil), ‚Äúnuestro 2015 es bastante parecido al 2015 de la pel√≠cula‚ÄĚ.

‚ÄúEl equipo de producci√≥n de la pel√≠cula hizo un trabajo muy interesante pensando c√≥mo la tecnolog√≠a afectar√≠a a la vida de las personas normales. Otras pel√≠culas antol√≥gicas, como 2001: Una odisea del espacio, se ubican en un contexto de alta tecnolog√≠a y, por tanto, hasta cierto punto m√°s f√°cil de concebir, imaginar y predecir‚ÄĚ, contin√ļa Mart√≠.

Sin embargo, en la opini√≥n de Jos√© Manuel Molina L√≥pez, cient√≠fico del departamento de Ciencia Computacional de la Universidad Carlos III de Madrid, ‚Äúlos verdaderos cambios que produce la tecnolog√≠a son imprevisibles porque no son mejoras o adaptaciones de cosas que conocemos, son rupturistas‚ÄĚ.

Para Molina, estas mejoras son dif√≠ciles de predecir: ‚ÄúUn auto que vuela es un avance sobre el auto que tenemos actualmente, pero en todas las pel√≠culas donde aparece ese concepto se ven calles (aunque sean a√©reas), atascos, etc. Es decir, que aunque nos imaginemos que la m√°quina hace su funci√≥n ‚Äėmejor‚Äô, no somos capaces de suponer la interacci√≥n‚ÄĚ.

Un caso paradigm√°tico son las redes inal√°mbricas. De hecho, en la ficci√≥n no aparecen los tel√©fonos m√≥viles. ‚ÄúCon la cantidad de pel√≠culas que han visitado el futuro con m√°s de 15 a√Īos, ninguna imagin√≥ el tel√©fono m√≥vil que hoy todos llevamos en el bolsillo‚ÄĚ, a√Īade.

En cambio, salen cabinas de tel√©fono ‚Äďhoy en d√≠a de uso casi simb√≥lico‚Äď y m√°quinas de fax por todos lados. ‚ÄúAhora mismo yo no s√© d√≥nde est√° el fax de mi departamento. S√© que hay uno porque tengo el n√ļmero en mi firma de correo electr√≥nico, pero nada m√°s‚ÄĚ, bromea Mart√≠.

Hitos conseguidos

De todas las ideas que se imaginan en la pel√≠cula, algunas se han hecho realidad. As√≠, en la cinta se producen varias comunicaciones entre personas mediante videoconferencias, habituales en la actualidad. Tambi√©n aparecen drones. ‚ÄúRealmente son c√°maras que filman de forma aut√≥noma o remota, pero la idea es similar a la de los drones que se utilizan hoy en d√≠a para tomar im√°genes de conflictos armados‚ÄĚ, apunta Molina.

Hay otras tecnologías que aparecen en la ficción y en nuestro 2015 de forma parecida, aunque no exactamente igual. Por ejemplo, en la película queda implícito que los ordenadores están interconectados entre sí, pero nosotros usamos internet de una manera más directa.

Por otro lado, aparecen gafas de realidad aumentada, o al menos eso parece, con las que los actores pueden ver pel√≠culas o interaccionar mediante instrucciones vocales. ‚ÄúEsta idea es actualmente una realidad, aunque a lo mejor no con tantas funcionalidades‚ÄĚ, contin√ļa el experto.

Con respecto a la lectura de huellas dactilares, est√° a la orden del d√≠a. Por ejemplo en los cajeros autom√°ticos de Brasil en vez de teclear el c√≥digo PIN, para acceder a la cuenta se pone el dedo y se lee la huella dactilar. ‚ÄúClaramente en eso acertaron de pleno; tambi√©n es cierto que en su √©poca esa tecnolog√≠a estaba en la mente de los cient√≠ficos‚ÄĚ, subraya.

Adem√°s, los ni√Īos en la sala de videojuegos juegan como si se tratara de la Kinect, de la consola Xbox 360, ya que no tienen mandos cl√°sicos en las m√°quinas. ‚ÄúAunque la idea de ‚Äėsala de videojuegos‚Äô est√° obsoleta hoy, los ni√Īos juegan sin tocar nada y es la propia m√°quina la que interpreta sus gestos‚ÄĚ, confirma Molina. ‚ÄúLo que desde luego no tenemos son autos voladores ecol√≥gicos‚ÄĚ, bromea.

Autos voladores y robocordones

Para Mart√≠, el fallo principal est√° en las fuentes de energ√≠as y los medios de transporte. ‚ÄúEn la pel√≠cula aparece un mundo ecol√≥gicamente correcto, donde el dep√≥sito de un auto se puede llenar con una c√°scara de pl√°tano. En este caso podr√≠amos decir que el fallo ha sido nuestro por no haber solucionado nuestra dependencia de los combustibles f√≥siles. Creo que la industria automovil√≠stica ya ha decidido que tiene que innovar de forma radical‚ÄĚ.

Otro aspecto destacado es la supresi√≥n de los abogados en los juicios. De hecho, Doc le comenta a Marty como, desde entonces, ‚Äėel sistema judicial va como la seda‚Äô. ‚ÄúEs interesante la idea de los juicios automatizados en los que cada parte presenta su caso y el ordenador analiza todas las leyes y toma una decisi√≥n. Conozco a unos inform√°ticos en Madrid que est√°n desarrollando esta idea como parte de los procesos de mediaci√≥n‚ÄĚ, sostiene.

Eso s√≠, los zapatos ‚Äėrob√≥ticos‚Äô (propiamente tal) no existen por ahora. Tal vez porque en realidad no hay una necesidad real de usarlos. En cambio, s√≠ que existen zapatillas inteligentes que recopilan informaci√≥n sobre el uso o incluso se adaptan a la actividad que se est√° realizando.

Lee tambi√©n: Las zapatillas de ‘Volver al Futuro’ existen y Michael J. Fox las prob√≥ con √©xito

‚ÄúHay que diferenciar entre tecnolog√≠as trascendentes y gui√Īos tecnol√≥gicos‚ÄĚ, sostiene Mart√≠. ‚ÄúPor ejemplo, no es lo mismo acertar en el uso ubicuo en casa de los computadores, lo que ahora se llama internet de las cosas o la inteligencia ambiental, con predecir zapatos que se acordonan solos‚ÄĚ.

Universal Pictures

Universal Pictures

¬ŅTenemos m√°s capacidad prof√©tica hoy en d√≠a?

Las predicciones siempre son arriesgadas, pero quiz√° en un futuro no muy lejano esa tecnolog√≠a so√Īada y la realidad puedan fundirse. ‚ÄúEmpezamos a tener sensores o dispositivos en las personas, y son ellas las que vuelcan esa informaci√≥n en la red. Tras su an√°lisis vamos a tener mucho conocimiento y mucho poder. Viviremos en un gigantesco gran hermano donde todo va a estar controlado, pero el problema del control es qui√©n controla a los controladores‚ÄĚ, subraya Molina.

El experto interpreta que la tecnología estará inmersa en la realidad y veremos la realidad a través de los aparatos tecnológicos. Un ambiente inteligente y una realidad virtual, sensores y actuadores para facilitarnos la vida y el acceso a la información, junto a dispositivos que nos permitan ver la realidad y toda la información asociada.

Por su parte, Mart√≠ indica que, en el campo de la inform√°tica, se resolver√° cada vez mejor el problema de la interfaz entre la tecnolog√≠a y las personas. ‚ÄúLas interfaces t√°ctiles, gestuales y por voz pueden revolucionar nuestra interacci√≥n con la tecnolog√≠a. Seguramente la haremos cada vez m√°s adaptada a nosotros, llegando al punto de eliminar la separaci√≥n entre m√°quina y persona‚ÄĚ.

Otro punto que es ya una realidad es el uso de computadores de alto desempe√Īo y t√©cnicas de inteligencia artificial para extraer conocimiento de grandes cantidades de datos. Esta √°rea, conocida como ‚ÄėBig Data‚Äô permitir√° predecir tendencias, clima, tr√°fico y muchas otras aplicaciones.

‚ÄúEsto se combina con lo que se llama la singularidad tecnol√≥gica. Hay varios ‚Äėpensadores’ que creen que va a emerger una inteligencia artificial superior m√°s all√° del control humano‚ÄĚ, apunta. ‚ÄúPor otro lado, espero que veamos al fin la llegada de la rob√≥tica a la vida diaria. Un punto muy interesante, y que ya est√° muy desarrollado, son los autos que se conducen solos. Si no recuerdo mal, ya el estado de Arizona permite que los autom√≥viles rob√≥ticos circulen por sus calles‚ÄĚ.

Tanto si alg√ļn d√≠a conseguimos alcanzar ese futuro so√Īado en tantas pel√≠culas de ciencia ficci√≥n, como si no, las personas seguimos viviendo con los mismos problemas, intereses, alegr√≠as y tristezas. El mensaje de Zemeckis en toda la saga se mantiene fresco a√Īos despu√©s: las diferentes condiciones hist√≥ricas y tecnol√≥gicas no cambian lo que somos, simples seres humanos.

Otras trilogías que imaginaron el futuro
Al cine le encanta elucubrar sobre el futuro. Ejemplos de ellos son los clásicos Metrópolis o Soylent Green, que representan el futuro de forma muy elaborada, o las distintas versiones de La Máquina del Tiempo, otro de los referentes ineludibles.

Entre las pel√≠culas m√°s recientes est√° Looper, en la que confluyen diversas l√≠neas temporales. ‚ÄúTambi√©n la nueva X-Men: D√≠as de futuro pasado, que habla de cambios en el futuro por viajes en el tiempo, aunque el c√≥mic es muy superior a la pel√≠cula‚ÄĚ, explica Jos√© Rovira Collado.

‚ÄúComo distop√≠a postapocal√≠pitica, adem√°s de la adaptaci√≥n de 1984, es fundamental la trilog√≠a Mad Max, cuya cuarta entrega est√° a punto de estrenarse en mayo de este a√Īo‚ÄĚ, contin√ļa Rovira. ‚ÄúY tampoco debemos olvidar todo el universo Star Trek, como representaci√≥n de los viajes en el espacio y en el tiempo‚ÄĚ.

Por supuesto, si hablamos de esta temática a todos nos viene a la cabeza la saga postapocalíptica Terminator, especialmente la primera película. Y 2001: Una odisea en el espacio y su secuela 2010: Odisea Dos, ya superadas temporalmente, aunque sobrepasaron las gestas espaciales alcanzadas en la actualidad.

‚ÄúUna representaci√≥n del futuro, a pesar de no viajar en el tiempo, es la triolog√≠a Matrix. Aqu√≠ la segunda y la tercera parte son muy inferiores, pero la original es un futuro apocal√≠ptico dominado por las m√°quinas y una realidad virtual, como met√°fora de internet, que nos mantiene a todos encadenados‚ÄĚ, afirma el experto.

Y no podemos olvidarnos de Blade Runner, estrenada en 1982 y que se desarrolla en 2019. ‚ÄúHay muchos elementos que ya se han superado, pero otros, como los replicantes o los viajes en el tiempo, est√°n todav√≠a muy lejanos. Las megal√≥polis, la mezcla de cultura y el poder de las megacorporaciones son una realidad. Es uno de los pocos ejemplos donde la pel√≠cula supera el relato de P. K. Dick y es fundamental en el imaginario del futuro dist√≥pico‚ÄĚ, concluye Rovira.

Por √ļltimo, la televisi√≥n tambi√©n ha simulado el futuro. Distintas series han trabajado mucho el viaje temporal, como Stark Trek: Enterprise o Doctor Who, cuya etapa m√°s moderna, iniciada en 2005, contin√ļa emiti√©ndose en la actualidad con legiones de aficionados en todo el mundo.

Tendencias Ahora