Sociedad
Estudio pone en duda que el consumo habitual de yogur mejore la salud
Publicado por: Agencia SINC
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Desde hace a√Īos numerosas investigaciones apuntan los efectos beneficiosos de tomar yogur con frecuencia aunque su eficacia no est√° probada. De hecho, hasta el momento pocos estudios hab√≠an examinado espec√≠ficamente el efecto del consumo de este producto en la salud.

Ahora, un nuevo trabajo eval√ļa si es cierta la asociaci√≥n entre el consumo regular de yogur y la mejora f√≠sica y mental de la calidad de vida relacionada con la salud (CVRS), medida a partir del cuestionario SF-12, en la poblaci√≥n adulta.

El estudio, liderado por investigadores de la Universidad Aut√≥noma de Madrid, analiz√≥ la relaci√≥n entre el consumo de yogur y el cambio en la puntuaci√≥n obtenida en el test en un periodo de 3,5 a√Īos en una muestra de 4.445 personas de la poblaci√≥n espa√Īola mayor de 18 a√Īos.

“El consumo habitual de yogur no se asoci√≥ con la mejora de la calidad de vida relacionada con la salud”, explic√≥ Esther L√≥pez-Garc√≠a, primera autora de la investigaci√≥n. “Para investigaciones futuras se deben utilizar instrumentos m√°s espec√≠ficos que puedan aumentar la probabilidad de encontrar un beneficio potencial de este alimento”, agreg√≥.

Los resultados, publicados en el Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics, fueron también nulos cuando se estudió esta asociación en individuos sin enfermedades diagnosticadas, que nunca habían fumado y que seguían más la dieta mediterránea, es decir sin factores de riesgo que pudieran enmascarar la relación estudiada.

“En comparaci√≥n con las personas que no com√≠an yogur, los que consumieron de forma habitual este producto l√°cteo no tuvieron una mejora significativa en su puntuaci√≥n en el componente f√≠sico de la calidad de vida, y aunque se apreci√≥ una peque√Īa mejora en el componente mental, no fue estad√≠sticamente significativa”, a√Īade L√≥pez-Garc√≠a.

En la actualidad, las declaraciones de propiedades saludables en los alimentos en Europa, deben evaluarse científicamente de acuerdo con la Autoridad de Seguridad Alimentaria (n. 1924/2006).

Adem√°s, el departamento de Agricultura de EE UU revisa dichas declaraciones propuestas por la industria alimentaria, para permitir o rechazar el uso de esas afirmaciones con fines comerciales. Este trabajo a√Īade nueva informaci√≥n para evaluar las declaraciones de la industria l√°ctea.

El yogur en la dieta

Las principales directrices diet√©ticas de los pa√≠ses europeos, es apoyar el consumo de productos l√°cteos como parte de una dieta saludable. “Esto es as√≠ porque la mayor√≠a de los estudios se han centrado en el efecto en conjunto, pero ser√≠a interesante evaluar la asociaci√≥n independiente entre cada tipo de producto y los indicadores globales de salud”, apunta la investigadora.

Hasta el momento, varias investigaciones sugerían que el consumo de yogur podría influir, directa o indirectamente, en la CVRS. Para los expertos, uno de los motivos podría estar detrás de su riqueza en calcio, que protege los huesos, por lo que podría ser bueno para combatir las enfermedades osteomusculares, uno de los trastornos de mayor impacto negativo sobre la calidad de vida.

De forma más específica, la ingesta se yogur se ha asociado con un menor aumento de peso (Wang et al., 2014), una presión arterial más baja (Ralston et al., 2012 y Soedamah-Muthu et al., 2012) y menor tasa de enfermedades cardiovasculares (Soedamah-Muthu et al., 2011).

Tendencias Ahora