Vida
Bajo la misma estrella en la vida real: La dramática historia de amor de una pareja de jóvenes
Publicado por: Bernardita Villa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Como muchos jóvenes, Katie Donovan y Dalton Prager se conocieron a través de internet. La joven se enteró que Dalton sufría de fibrosis quística (FQ), al igual que ella, por lo que decidió mandarle un mensaje por Facebook.

‚ÄúSi alguna vez necesitas un amigo con quien hablar, puedes contar conmigo‚ÄĚ, escribi√≥ Katie, a lo cual el chico respondi√≥ ‚ÄúDisculpa, pero ¬Ņte conozco?‚ÄĚ. Desde ese momento comenzaron hablar y crearon una profunda amistad.

Ambos ten√≠an 18 a√Īos y pasaban gran parte de su tiempo entre m√©dicos, ex√°menes y hospitales. A los 3 d√≠as quisieron conocerse en persona, pero tuvieron que enfrentar un gran problema. Los pacientes con esa enfermedad no pueden encontrarse cara a cara ya que el riesgo de transmitirse alguna infecci√≥n es demasiado alto y podr√≠an terminar por afectar m√°s sus pulmones.

‚ÄúCuando decid√≠amos si conocernos o no, le dije a Dalton que yo estar√≠a contenta ‚ÄĒmuy, muy contenta‚ÄĒ por cinco a√Īos de mi vida y morir antes, que ser mediocremente feliz y vivir 20 a√Īos‚ÄĚ, explic√≥ Katie a CNN. ‚ÄúEso fue algo que definitivamente tuve que pensar, pero cuando tienes esos sentimientos, simplemente lo sabes‚ÄĚ.

Así que desobedeciendo las recomendaciones de todos, la chica visitó a Dalton en el hospital, pero un mes después Katie se contagió con Burkholderia cepacia, una infección que padecía su amigo y que puede resultar fatal para los pacientes con esta enfermedad.

Katie Donovan y Dalton Prager | Redes Sociales

Katie Donovan y Dalton Prager | Redes Sociales

Contra todo pronostico los j√≥venes se casaron dos a√Īos despu√©s de conocerse, sin embargo, la fibrosis hab√≠a deteriorado su salud a tal nivel que ambos tuvieron que renunciar a sus trabajos y debieron vivir conectados a una maquina de ox√≠geno.

En agosto de 2014, la pareja fue ingresada a Centro M√©dico de la Universidad de Pittsburgh, donde esperar√≠an por sus trasplante de pulmones. Prager fue el primero en recibirlo, sin embargo, su esposa no corri√≥ la misma suerte. Algunas semanas de la cirug√≠a, los doctores dieron de alta a Katie ya que que ser√≠a bueno para ella psicol√≥gicamente, seg√ļn le explicaron.

El problema fue que a los pocos d√≠as comenz√≥ a tener dificultades para respirar y cuando intent√≥ regresar al hospital se le inform√≥ que se hab√≠an agotado sus horas de Medicare, que seg√ļn explica CNN es un programa federal de seguros m√©dicos para los ancianos y cualquier persona con discapacidad. Por esta raz√≥n no pod√≠an volver a aceptarla ya que el estado no pagar√≠a otra hospitalizaci√≥n antes de 60 d√≠as.

La salud de la joven estaba tan mal que tuvo que recurrir a un seguro p√ļblico de su estado natal, Kentucky, siendo aceptada en el Hospital de la Universidad de Kentucky para esperar su trasplante.

Pero de nuevo la mala suerte atacó a Katie, ya que se enteró que la mayoría de los centros de salud no realizan trasplantes a pacientes con Burkholderia cepacia, los cuales son transferidos a otros hospitales más grandes que tienen más experiencia con casos complejos, pero que su nuevo seguro no costea.

Katie Donovan y Dalton Prager | Redes Sociales

Katie Donovan y Dalton Prager | Redes Sociales

A partir de entonces, Katie y Dalton, hoy de 24 y 23 a√Īos, comenzaron una lucha incansable para conseguir alguna salida al problema. La situaci√≥n se volvi√≥ mucho m√°s grave, cuando los doctores les aseguraron que ella no vivir√≠a un a√Īo m√°s sin nuevos pulmones.

‚ÄúSiento que le est√°n poniendo un signo de d√≥lar a mi vida‚ÄĚ, dice. ‚ÄúNo quiero morir por culpa del dinero. Eso es est√ļpido. Nadie deber√≠a tener que hacer eso‚ÄĚ.

La pareja se siente a√ļn peor, ya que no han podido estar frente a frente durante varios meses -s√≥lo se comunican por Skype-, debido a los riesgos que trae para el joven contagiarse nuevamente con otra infecci√≥n.

‚ÄúSolo quiero llegar a ver nuestro cuarto aniversario en julio, ser capaz de darnos la mano y abrazarnos. Eso es todo lo que realmente quiero ‚ÄĒser capaz de abrazar a mi esposo en nuestro cuarto aniversario‚ÄĚ, se√Īala.

Actualmente los jóvenes siguen batallando para poder encontrar financiamiento para la cirugía que podría devolverle la salud a Katie y darles una vida juntos como una pareja normal.

Katie Donovan y Dalton Prager | Redes Sociales

Katie Donovan y Dalton Prager | Redes Sociales

Tendencias Ahora