Internacional
Buhari declara la guerra a Boko Haram tras ser elegido presidente de Nigeria
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Luego de resultar elegido en unos comicios saludados en todo el mundo, el nuevo presidente de Nigeria, el general retirado Muhammadu Buhari, se comprometi√≥ el mi√©rcoles a “librar a la naci√≥n del terror” del grupo islamista Boko Haram.

El presidente electo advirti√≥ al grupo islamista que los atacar√° hasta derrotarlos, despu√©s de seis a√Īos de influencia creciente del grupo en el noreste del pa√≠s.

“Os aseguro que Boko Haram pronto se dar√° cuenta de la fuerza de nuestra voluntad colectiva y nuestro compromiso para librar a esta naci√≥n del terror y traer de vuelta la paz”, dijo Buhari en la capital, Abuya.

“No escatimaremos esfuerzos hasta derrotar al terrorismo”, dijo en una ceremonia despu√©s de que se confirmara que era el vencedor de las √ļltimas elecciones presidenciales.

El general retirado Muhammadu Buhari ganó ampliamente las elecciones presidenciales de Nigeria frente al saliente Goodluck Jonathan, marcando la primera alternancia democrática en la agitada historia política de este país desde su independencia.

“Nuestro pa√≠s se sum√≥ a la comunidad de naciones que remplazan al presidente a trav√©s de una elecci√≥n libre y honesta”, declar√≥ Buhari en su primer discurso tras ser electo.

“Para m√≠ es algo realmente hist√≥rico”, agreg√≥ el ex general, que obtuvo 53,95% de los votos.

Buhari, candidato de la coalici√≥n opositora APC (Congreso Progresista), derrot√≥ por amplio margen al presidente saliente Goodluck Jonathan, candidato del Partido Democr√°tico Popular (PDP), que obtuvo 44,96% de los sufragios, seg√ļn los resultados difundidos por la Comisi√≥n Electoral Independiente.

El PDP estaba en el poder desde 1999, a√Īo de la restauraci√≥n de la democracia en Nigeria tras un largo per√≠odo de dictaduras militares.

Desde que accedió a la independencia en 1960, Nigeria registró seis golpes miliares.

Buhari, 72 a√Īos, un musulm√°n oriundo del norte de Nigeria, que dirigi√≥ una junta militar entre 1983 y 1985, dijo durante la campa√Īa electoral que se hab√≠a convertido a la democracia.

Era la cuarta vez que Buhari se presentaba a la elección presidencial desde 2003.

En su tercera tentativa, en 2011, había sido derrotado por Goodluck Jonathan, un cristiano del sur de Nigeria.

“Promet√≠ elecciones libres y justas. Cumpl√≠ con mi palabra”, declar√≥ Jonathan, en un comunicado difundido el mi√©rcoles. “Ninguna ambici√≥n personal justifica que se derrame la sangre de los nigerianos”, agreg√≥ para prevenir cualquier violencia.

En 2011, en los incidentes consecutivos al triunfo de Jonathan, habían muerto un millar de personas.

Buhari homenajeó la nobleza del actual presidente que el martes lo llamó para reconocer la derrota.

El martes miles de nigerianos salieron a la calle en Kano, la ciudad m√°s grande del norte musulm√°n, para festejar la victoria de Buhari, que en ese estado obtuvo m√°s de dos millones de votos contra 200.000 para su rival.

“Es uno de los momentos m√°s bellos de mi vida”, dijo Khalid Isa Musa, un estudiante que esgrim√≠a una escobita, s√≠mbolo del partido de Buhari, que prometi√≥ luchar contra la corrupci√≥n.

El nuevo mandatario prometi√≥ formar un gobierno de “todos los nigerianos”.

Estados Unidos, la Uni√≥n Europea, Francia y Gran Breta√Īa (ex potencia colonial) felicitaron al vencedor.

El presidente Barack Obama destac√≥ que Nigeria hab√≠a “respetado los principios democr√°ticos” durante los comicios.

Esta exitosa elección en el país más poblado de Africa -173 millones de habitantes- es un importante símbolo para todo el continente, donde la cuestión de la alternancia pacífica y democrática se plantea en forma recurrente, sobre todo en aquellos países gobernados por presidentes vitalicios o dinastías familiares.

En Burkina Faso el presidente Blaise Compaor√©, que llevaba 27 a√Īos en el poder, fue derribado por manifestaciones.

En varios pa√≠ses como Burundi, Ruanda, Ben√≠n, Congo y la Rep√ļblica Democr√°tica del Congo, los jefes de Estado han querido perpetuarse en el poder, recurriendo en algunos casos a modificaciones de la Constituci√≥n en funci√≥n de su inter√©s personal.

Hasta hace poco, en Nigeria las divisiones políticas habían fomentado las tensiones étnicas y religiosas, provocando sangrientos amotinamientos poselectorales.

Esta vez la elección se celebró con total tranquilidad y el grupo islamista Boko Haram, que había multiplicado los atentados suicidas en el norte del país, no logró perturbarla.

En Lagos, centro económico de Nigeria, y en Abuya, la capital, hubo festejos con bailes y fuegos artificiales.

La victoria de Buhari consagra la supremacía del electorado en un país en el cual antes la batalla estaba ganada de antemano por el presidente saliente, comentó el analista político Chris Ngwodo.

Tendencias Ahora