Nacional
6 ping√ľinos regresan a su h√°bitat tras quedar atrapados por redes de pesca en costas del B√≠o B√≠o
Publicado por: Cristi√°n Valdebenito
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Tras estar por semanas en recuperaci√≥n, seis ping√ľinos, cuatro hembras y dos machos, fueron liberados en alta mar. Poco a poco fueron reconociendo las olas y las corrientes, que reci√©n hab√≠an comenzado a descubrir cuando resultaron heridos en las costas de la zona en Concepci√≥n.

Las redes, la contaminaci√≥n o el ataque de otros animales, y a veces humanos, son la principal raz√≥n por la que estas aves deben ser intervenidas en centros especializados, seg√ļn coment√≥ la Jefa de Gesti√≥n Ambiental de Sernapesca, Astrid Guerra.

Los animales ingresaron al HCV de la USS en diferentes fechas, sin embargo, todos presentaron lesiones similares atribuibles a una misma causa: quedaron atrapados en redes de pesca.

Dos de estos ping√ľinos estuvieron en recuperaci√≥n en el Zool√≥gico de Concepci√≥n y cuatro en la Universidad San Sebasti√°n. Seg√ļn explican los expertos por lo general estos animales presentan politraumatismos, erosi√≥n en las aletas, problemas respiratorios y muy habitualmente nutricionales.

Cerca del mediod√≠a, personal de Sernapesca retir√≥ a los ping√ľinos desde el Campus Las Tres Pascualas de la USS para dirigirse luego a Talcahuano junto a m√©dicos veterinarios. Una patrullera de la Armada fue la encargada de internarse mar adentro por la Bah√≠a de Concepci√≥n, para finalmente depositar a los ejemplares directamente en el oc√©ano.

‚ÄúLo positivo es que los ping√ľinos son animales sociables. Comparten su h√°bitat sin problemas, incluso con ping√ľinos de otros tipos (Humboldt, magall√°nicos) y nadan juntos en busca del alimento. Lo m√°s grave que puede ocurrir es la impronta, que es el apego al ser humano, situaci√≥n que en este caso creemos que no se dio por el breve tiempo que permanecieron bajo nuestros cuidados‚ÄĚ, manifest√≥ el doctor Miguel √Āngel Mansilla Campos, m√©dico veterinario del Hospital Cl√≠nico Veterinario de la USS.

Las historias de los ping√ľinos son diferentes. Sus lugares de origen fueron esta vez Lenga, Tom√©, bah√≠a de San Vicente y Cobquecura. Seg√ļn explic√≥ el doctor √Ālvaro Berr√≠os Salas, decano de Medicina Veterinaria de la USS, ‚Äúcuando los barcos pescan los ping√ľinos se acercan a comer, pero quedan atrapados en las redes y no pueden salir a respirar.

Asimismo, el doctor Miguel √Āngel Mansilla Campos clarific√≥ que los animales recibieron antibi√≥ticos, anti inflamatorios, cremas cicatrizantes en las heridas y dieta en base a papillas de sardinas, enriquecidas con amino√°cidos.

‚ÄúTodos ellos llegaron con la zona tor√°cica inflamada debido a la presi√≥n que generan las redes en sus cuerpos. El alta la determinamos a trav√©s de evaluaciones generales de su capacidad de nado, de sumergirse y de acuerdo a la impermeabilizaci√≥n de sus plumas, ya que sin esto no logran el flote y pueden ahogarse‚ÄĚ, cont√≥. Para apoyar la rehabilitaci√≥n se les efectu√≥ tambi√©n fisioterapia en piscina con recambio permanente de agua (para evitar infecciones).

USS

USS

USS

USS

Tendencias Ahora