Opinión
La ingenuidad de Evo Morales sobre el socialismo “racista” de Salvador Allende
Publicado por: Tu Voz
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Una gran verdad dijo el pintoresco mandatario boliviano Evo Morales, al afirmar que en el Chile de hoy ‚Äúno hay socialistas consecuentes‚ÄĚ. Al menos alguno que, por lo menos, ‚Äúno haya pactado con el enemigo de clase‚ÄĚ.

Pero resultar√° para √©l ‚ÄĒy para muchos chilenos‚ÄĒ muy sorprendente leer dos documentos relativos a las convicciones hist√≥rico-ideol√≥gicas de los mayores pr√≥ceres de la Unidad Popular y su gobierno, a quienes Evo Morales atribuye ‚Äúlealtad y coherencia‚ÄĚ.

Uno es el Discurso de Salvador Allende ante la Asamblea Nacional de la Unidad Popular del 8 de enero de 1971. All√≠, el ‚Äúcompa√Īero Presidente‚ÄĚ denuncia las ocupaciones ilegales y violentas de tierra hechas por los mapuches como una traici√≥n al Programa de la UP sobre Reforma Agraria, ‚Äúfavoreciendo al enemigo‚ÄĚ. Pide comprensi√≥n para los ind√≠genas, pero las razones que da para hacerlo son absolutamente ins√≥litas.

‚ÄúYo he vivido la inquietud de Caut√≠n, en donde hay factores naturales y factores artificiales. En donde hay, adem√°s factores inclusive raciales y antropol√≥gicos que complican m√°s el problema, porque el araucano nuestro no se ha incorporado jam√°s a su condici√≥n de ciudadano y no puede percibir, como lo perciben ustedes, la proyecci√≥n que tiene la victoria popular ni puede a veces detener sus ansias de rebeld√≠a.‚ÄĚ (Izquierda Chilena, tomo 1, pp.552-553).

Evo se asombrar√≠a m√°s a√ļn, si cabe, de la explicaci√≥n y justificaci√≥n de la Pacificaci√≥n de la Araucan√≠a.

Es la ‚Äúraza‚ÄĚ de los ‚Äúaraucanos lo que ‚Äúhace dif√≠cil la cosa‚ÄĚ y es su predisposici√≥n biol√≥gica y antropol√≥gica lo que ellos no pueden controlar. Y son los mapuches mismos quienes ‚Äúno se han incorporado a ser ciudadanos chilenos (‚Ķ) Antropol√≥gica y racialmente predeterminados a no tener la categor√≠a de los compa√Īeros de la UP‚ÄĚ.

Evo Morales, jefe de un gobierno y una sociedad ‚Äúpluri√©tnica‚ÄĚ, no podr√≠a, por tanto, siquiera imaginar lo que el socialista Allende habr√≠a pensado de los ind√≠genas bolivianos de hoy, de sus ‚Äúhermanos‚ÄĚ y los de entonces.

Evo se asombrar√≠a m√°s a√ļn, si cabe, de la explicaci√≥n y justificaci√≥n tanto de la Pacificaci√≥n de la Araucan√≠a como de la legitimidad de la Guerra del Pac√≠fico hecha por el General Carlos Prats, la segunda figura emblem√°tica del gobierno marxista.

‚ÄúLas FFAA tienen una misi√≥n civilizadora de las zonas v√≠rgenes. ¬ŅPor qu√© las FFAA no pueden hacer, con una org√°nica extraoperativa, lo que hizo el Ej√©rcito en el siglo pasado, de B√≠o B√≠o al sur? Si ganamos la Guerra del Pac√≠fico, sin haber existido √≥rganos de mando para mandar a gran n√ļmero de hombres, ello se debi√≥ a la fortaleza de este Ej√©rcito profesional de 3.000 hombres que fue capaz de movilizar 70.000 porque se hab√≠a entrenado en la Guerra de la Araucan√≠a‚Ķ‚ÄĚ (Ercilla 29.11.1972, en Izquierda Chilena, tomo 5, p.3577).

Evo est√° ‚ÄĒcomo tantas veces‚ÄĒ totalmente desorientado y desinformado; pero no mucho m√°s que los chilenos que siguen venerando √≠conos h√≠bridos.

Víctor Farías
Graduado de Filosof√≠a y German√≠stica en la PUC. Autor de los libros “Salvador Allende: Antisemitismo y eutanasia” y “Salvador Allende: El fin del mito“.
Profesor en la Universidad Andrés Bello.
Columna originalmente publicada en PanamPost

Tendencias Ahora