Vida
Espeluznante argumento de un violador: “Una mujer decente no deambula por ah√≠ a las 9 de la noche”
Publicado por: Eduardo Woo
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Leesle Udwin, una realizadora de la BBC, viaj√≥ a la India a grabar un documental sobre el caso de una brutal violaci√≥n a una joven en un autob√ļs en Nueva Delhi.

El hecho provocó la indignación de la gente en 2012, en una cultura que tiene sumida a la mujer a hechos de baja categoría.

Como una forma de provocar un cambio en la sociedad india afirmó Udwin, el documental parece haber logrado un gran impacto. Ello reflejado en que un tribunal de ese país decidiera bloquear -momentáneamente- su emisión. A pesar de ello, el tema se ha puesto en la palestra.

Entre los elementos que han causado la molestia de los televidentes, ha sido el testimonio de uno de los autores de la violación. Se trata de Mukesh Singh, chofer del vehículo donde se cometió la violación, y que le significó la muerte a la joven días después.

Seg√ļn detalla BBC Mundo, Singh afirm√≥ no haber sido parte de los violadores y s√≥lo haber conducido en el trayecto, pero la justicia lo acus√≥ y conden√≥ por turnarse el manejo del veh√≠culo con el resto de los hombres, para as√≠ abusar de la mujer.

En estas 16 horas de conversaci√≥n con la realizadora, el sujeto en ning√ļn momento demostr√≥ arrepentimiento, y s√≥lo una sonrisa de convicci√≥n de que lo que hab√≠a hecho, era lo correcto y esperable dentro de su sociedad.

Una mujer decente no deambula por ah√≠ a las 9 de la noche. Una chica es mucho m√°s responsable de una violaci√≥n que un chico (…). El trabajo dom√©stico es para las mujeres, no andar circulando por discos o bares de noche haciendo cosas equivocadas, usando la ropa inadecuada. S√≥lo el 20% de las mujeres son buenas”, narr√≥ en la entrevista.

El condenado a la pena de muerte, junto a otros tres hombres, apeló a la decisión de la justicia.

El mismo explica que en su cultura, la gente “tiene derecho a darles una lecci√≥n” a las mujeres que se comportan mal, tal como lo hac√≠a la v√≠ctima, quien sal√≠a de ver una pel√≠cula junto a su pareja, cerca de las 20.30 horas, para luego abordar el bus.

“Las matar√°n”

“Cuando la violaban no tendr√≠a que haber luchado en su defensa. Tendr√≠a que haber permanecido en silencio y permitir la violaci√≥n. Si lo hubiera hecho entonces la habr√≠an dejado ir despu√©s de ‚Äėhac√©rselo‚Äô y s√≥lo hubieran golpeado al var√≥n”, coment√≥ fr√≠amente.

A su juicio, su condena agravará la situación de abusos a mujeres.

“Har√° que las cosas sean a√ļn m√°s peligrosas para las chicas. Ahora cuando las violen no las dejar√°n ir como hicimos nosotros. Las matar√°n. Antes dec√≠an: ‚Äėdej√©mosla ir, no le dir√° a nadie‚Äô”, estim√≥.

Un problema de mentalidad

El gran drama que observó Udwin, en su viaje a India, no fue la falta de leyes, sino el hecho que nadie las cumple.

La inequidad de g√©neros es el principal tumor, y la violaci√≥n, el tr√°fico de mujeres, el matrimonio de ni√Īas, la matanza de fetos femeninos y los asesinatos por honor son la met√°stasis. El problema en India no es la falta de leyes. Es que no se cumplen las que hay. El art√≠culo 14 de la Constituci√≥n le da igualdad absoluta de derechos a hombres y mujeres”, explic√≥.

En raz√≥n a lo anterior, es que la reflexi√≥n que le dej√≥ su experiencia fue que “hasta que -y a menos que- cambie la mentalidad, el c√°ncer seguir√° expandi√©ndose”.

Tendencias Ahora