Sociedad
Especialista explica cómo afrontar el primer día como universitario
Publicado por: Daniela Dorrego
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Llega marzo y muchos jóvenes inician su etapa universitaria, que es una época de grandes cambios y novedades. Por ello, no es raro que junto con las grandes expectativas se presenten además síntomas de ansiedad, que no siempre son fáciles de percibir y manejar.

Y es que tal como lo indica la docente de la escuela de Psicolog√≠a de la Universidad del Pac√≠fico, Carmen Guti√©rrez, ‚Äúeste paso representa en alg√ļn sentido el inicio de una nueva etapa y la aproximaci√≥n a la vida adulta joven. Entrar a la universidad implica que el joven ha elegido una carrera, y a esta elecci√≥n est√° asociado un proyecto de vida. Est√° pensando en su futuro y en qui√©n y c√≥mo quiere llegar a ser, por lo que claramente trae consigo un peso‚ÄĚ.

Dada la complejidad y cantidad de variables que influyen en la decisi√≥n universitaria, la ansiedad afecta tanto a aquellos j√≥venes que est√°n claros respecto de su elecci√≥n, como a aquellos que no se sienten del todo seguros o satisfechos. ‚ÄúIndependientemente del nivel de seguridad que sienta el joven con su elecci√≥n, perfectamente puede ocurrir que la carrera seleccionada no coincida con sus expectativas, o que no se sienta integrado o formando parte de la carrera, escuela, facultad o universidad en la que est√° inserto‚ÄĚ, advierte.

Lee también: Las 20 carreras universitarias que los chilenos demoran más en terminar

Adicionalmente, Guti√©rrez recuerda que ‚Äúel joven no solo viene con su historia escolar; tambi√©n trae consigo sus expectativas personales, familiares y econ√≥micas. Desde ah√≠ se entiende que el primer d√≠a de universidad resulta ansi√≥geno y estresante. Es el encuentro y choque de las expectativas con la realidad universitaria que se le presenta‚ÄĚ.

En ese sentido, dice que es esperable que exista ansiedad, temor, dudas, as√≠ como alegr√≠a, felicidad y satisfacci√≥n con la vida universitaria. ‚ÄúSolo podemos hablar de problema cuando la adaptaci√≥n a la vida universitaria se hace compleja, dif√≠cil, dolorosa e insatisfactoria, o cuando ello interfiere negativamente en el desempe√Īo acad√©mico‚ÄĚ, aclara.

Archivo | Agencia UNO

Archivo | Agencia UNO

El joven que entra a la universidad enfrenta un proceso de cambio y transformación personal en distintos planos y, como todos, asumen de maneras diferentes los procesos de cambio. Hay algunos que son abiertos y confiados, mientras que otros son temerosos, arrojados, temerarios o más recelosos.

En esta etapa, tendr√° mayor libertad e independencia, conocer√° una realidad distinta, se podr√° abrir a nuevas experiencias y se le va a mostrar una nueva forma de entender el mundo. Esto influir√° en su autoimagen, en su autoestima, en el plano intelectual, social e interpersonal, por nombrar algunos.

En otras palabras, la demanda universitaria no es solo en el plano acad√©mico y ello explica que el porcentaje de deserci√≥n de la universidad sea m√°s alto el primer a√Īo de la carrera, pues las causas no solo tienen que ver con el √©xito acad√©mico logrado. ‚ÄúLas investigaciones demuestran que el nivel de integraci√≥n que logre un joven con su carrera y universidad es important√≠simo, al igual que la satisfacci√≥n que experimente respecto de su universidad. El joven de hoy requiere sentirse parte, integrado e identificado con su carrera, con sus pares y docentes, y reconocido en su individualidad por la carrera y universidad que lo acoge para persistir en sus estudios‚ÄĚ, comenta.

Carmen Guti√©rrez se√Īala que es importante considerar que hay algunos j√≥venes que piensan que una vez que est√©n la universidad, estudiando lo que ellos han elegido, tendr√°n un desempe√Īo y un comportamiento distinto. ‚ÄúEs algo as√≠ como un pensamiento m√°gico, creer que porque se cumplen ciertas condiciones externas, ahora la persona ser√° diferente. Esto no es as√≠; el cambio no es m√°gico, ni de un d√≠a para otro‚ÄĚ, aclara.

Mineduc.cl

Mineduc.cl

Como consejo, Carmen Guti√©rrez, indica que es importante que el joven asuma un rol activo en su formaci√≥n, que busque ayuda, se apoye y aproveche esta oportunidad de crecimiento personal. ‚ÄúTodas las personas tenemos la posibilidad de cambiar, de desarrollarnos, particularmente en la etapa universitaria. Este proceso intencionado es acompa√Īado por los pares, docentes, directivos y por la instituci√≥n de educaci√≥n superior a trav√©s de sus departamentos y servicios‚ÄĚ, dice.

Pero el cambio que enfrenta el joven tambi√©n supone un cambio para la familia en sus ritmos, horarios, permisos, tiempos compartidos, asignaci√≥n y distribuci√≥n de roles, tareas y responsabilidades. ‚ÄúEs importante que tanto el nuevo estudiante universitario, como su familia, sepan que enfrentan un importante periodo de cambios y ajustes, que les va a demandar en su capacidad de adaptaci√≥n, que van a tener que movilizar recursos psicol√≥gicos para asumirlos de la mejor manera posible. En otras palabras, no solo el joven crece, la familia tambi√©n y los padres deben adecuarse a estos cambios‚ÄĚ, agrega Guti√©rrez, quien dice que esto explica el hecho de que muchas veces algunos conflictos familiares no resueltos se expresen en esta etapa.

Asimismo, uno de los aspectos dif√≠ciles de asumir para los padres es el no estar al tanto de la asistencia y rendimiento acad√©mico de sus hijos, ya que muchas universidades asumen a los estudiantes como mayores de edad y, por lo tanto, de ellos depende qu√© informaci√≥n compartir y con qui√©n. ‚ÄúSi un padre o madre tiene dudas respecto de la asistencia a clases de sus hijos o de su rendimiento acad√©mico y no se lo pregunta directamente, uno podr√≠a suponer que hay una dificultad en la relaci√≥n padre‚Äďhijo, que si bien se expresa en este plano, su ra√≠z es otra, y es ella la que habr√≠a que abordar para resolver‚ÄĚ, concluye la docente de la Universidad del Pac√≠fico.

Tendencias Ahora