Sociedad
La tortuosa realidad homosexual en √Āfrica
Publicado por: Marcial Parraguez
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Algo tan com√ļn como caminar de la mano con tu pareja te podr√≠a costar el resto de la vida en la c√°rcel o morir en ciertos pa√≠ses de √Āfrica, donde algunos gobernantes tienen una especie de guerra pol√≠tica contra las personas que no se gu√≠an por el patr√≥n sexual com√ļn o masivo.

Mientras el resto del mundo avanza, existen pa√≠ses que presionan el tradicionalismo y lo ven como la √ļnica opci√≥n para sobrevivir ante las nuevas pol√≠ticas p√ļblicas que nacen desde la comprensi√≥n de los distintos tipos de parejas en el mundo. Hace algunas semanas BioBioChile dio a conocer el caso de los homosexuales de Rep√ļblica Isl√°mica, donde s√≥lo existen dos opciones: huir o cambiarse de sexo. Sin embargo, en √Āfrica la condena es peor.

El fondo de √Āfrica

usarmyafrica (CC)

usarmyafrica (CC)

Marc Serena es un escritor de viajes que se dedica a relatar la historia de cada pa√≠s y de cada ciudad que visita. En una traves√≠a que dur√≥ cerca de siete meses, Serena recorri√≥ Egipto, T√ļnez, Argelia, Marruecos, Mauritania, Senegal, Cabo Verde, Costa de Marfil, Ghana, Camer√ļn, Kenia, Uganda, Tanzania, Zambia y Sud√°frica para escribir lo que √©l llama “Un peque√Īo atlas de la sexualidad”, seg√ļn relata el sitio de noticias VICE.

A los homosexuales, seg√ļn dice el escritor, se les “considera la verg√ľenza nacional, terroristas que merecen sufrir la persecuci√≥n”. La pena de muerte seg√ļn el medio espa√Īol El Diario, existe en Mauritania, Sud√°n, el norte de Nigeria y el sur de Somalia, donde las personas que aman o mantienen relaciones pasionales con personas del mismo sexo son condenadas por la ley.

En marzo del 2011, Roger Jean Claude Mbede (31) estudiaba en Camer√ļn y fue condenado a tres a√Īos de c√°rcel por enviar un mensaje de texto a un amigo confesando su amor. ¬ŅLos cargos? Homosexualidad y tentativa de homosexualidad.

La ugandesa Kasha Jacqueline Nabagasera, fundadora de la organizaci√≥n Freedom and Roam Uganda (FARUG) y premio Martin Ennals 2011 por su trabajo en defensa de los derechos humanos, explica que la ‚Äúextorsi√≥n, suicidio, expulsi√≥n de las escuelas, chantaje, dificultades en el acceso a la salud, especialmente tratamiento y prevenci√≥n del VIH/SIDA, violaci√≥n, asaltos, repudio por parte de sus familias…‚ÄĚ son lo deben enfrentar los homosexuales en el continente.

‚ÄúNecesitamos que la gente quiera aprender, desaprender y reaprender sobre toda una serie de mitos, hechos, mentiras y verdades en torno a la homosexualidad, hay mucha ignorancia‚ÄĚ, dice la activista. ‚ÄúPero tambi√©n es una cuesti√≥n de poder combinada con ideas patriarcales. Muchos creen que los gays se han convertido en mujeres y son menos hombres, o que las lesbianas son mujeres que quieren ser hombres‚ÄĚ, agrega.

Mutilación genital y otras ilegalidades

gbaku (CC)

gbaku (CC)

Para la sociedad africana no es suficiente la pena de muerte o la c√°rcel para quienes no son heterosexuales.

Serena relata que uno de los casos que m√°s le impact√≥ de los cerca de 10.000 kil√≥metros recorridos en el continente, fue el caso de las lesbianas en el √Āfrica subsahariana donde la mutilaci√≥n genital femenina es habitual.

El escritor asisti√≥ a una boda clandestina entre dos hombres en Costa de Marfil. En este pa√≠s los gays y lesbianas han desarrollado un nivel m√°s marginal para comunicarse, con una jerga especial se salvan de salir del cl√≥set en p√ļblico con declaraciones que claramente les podr√≠an costar la vida.

El caso del SMS

djs1021 (CC)

djs1021 (CC)

Roger Jean Claude Mbede conoci√≥ a su amigo en 2010 mientras cursaba un m√°ster de filosof√≠a en la Universidad de Centro√°frica, en Yaund√©, capital de Camer√ļn y su enamorado trabajaba para el Gobierno, que desde hace ya m√°s de 30 a√Īos sigue siendo liderado por el presidente Paul Biya.

El trabajador p√ļblico llam√≥ a Mbede para que se reunieran, pero contest√≥ el buz√≥n de voz y dej√≥ un mensaje. Se iban a reunir y en el lugar esperaban dos polic√≠as para llevarse al que luego ser√≠a condenado.

Seg√ļn Mbede, todo se habr√≠a tratado de una emboscada organizada por el anfitri√≥n luego de que √©ste le declarara su amor v√≠a SMS. Poco tiempo despu√©s, el estudiante fue condenado a tres a√Īos de c√°rcel y a un estigma social que jam√°s podr√° retirar de su retina: ser homosexual. La peor condena que el continente puede otorgar.

‚ÄúAntes de que se revelase que era homosexual‚ÄĚ, explica Michel Togu√©, abogado de Mdebe, ‚ÄúRoger ten√≠a una vida normal con su entorno, pero tras su condena, esa armon√≠a se convirti√≥ en una discriminaci√≥n salvaje y una estigmatizaci√≥n total‚ÄĚ. Mdebe muri√≥ el pasado 10 de enero a los 34 a√Īos de edad a causa de una hernia no tratada, explica el diario espa√Īol El Pa√≠s.

gbaku (CC)

gbaku (CC)

Mientras siguen muriendo homosexuales, mientras se siga creyendo que 20 latigazos en la v√≠a p√ļblica es “lo mejor que le podr√≠a pasar a un homosexual en estos pa√≠ses”, ideas como el matrimonio entre personas del mismo sexo llegan a parecer ins√≥litas.

En el medio oriente hombres mayores de edad, casi cercanos a la tercera edad, contin√ļan cas√°ndose con grupos de ni√Īas menores de edad y condenan a piedrazos a homosexuales, pero hacen la vista gorda a la pedofilia.

Sin embargo y tal como relata el diario espa√Īol El Mundo, el informe Zeitgeist, que valora las b√ļsquedas anuales de Google, ha determinado que pa√≠ses como Uganda, Jamaica y Ghana son quienes registran m√°s visitas a p√°ginas relacionadas con pornograf√≠a homosexual. Las palabras que m√°s se buscan son: homosexualidad y porno gay.

De hecho, seg√ļn relata Serena “El presidente de Gambia, Yahya Jammeh, dijo el a√Īo pasado que esta es ‘una peste’ que se debe combatir como los mosquitos que causan la malaria ‘o incluso de un modo m√°s violento’. Robert Mugabe, presidente de Zimbabue, ha repetido varias veces que ‘los homosexuales son peores que los cerdos y los perros’. Dice que nunca le dir√≠a a su perro que es gay porque se ofender√≠a. En Liberia hay un premio Nobel presidiendo el pa√≠s, Ellen Johnson‚ÄďSirleaf y tambi√©n defiende las mismas ideas”.

Algunos pastores evang√©licos radicales y populistas de esos pa√≠ses alcanzan 150 millones de d√≥lares en activos. Con su “trabajo” e influencia dentro de una sociedad ignorante en cuanto a materias de sexualidad, estos religiosos logran recaudar millones y algunos hasta cuentan con jet privado, como el caso del pastor David Oyedepo, cuyo patrimonio se estima en m√°s de 140 millones de dolares.

URL CORTA: http://rbb.cl/bfef
Tendencias Ahora