Sociedad
Las im√°genes que marcan el antes y despu√©s de Berl√≠n a 25 a√Īos de la ca√≠da del muro
Publicado por: Catalina Díaz
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La noche del 12 de agosto de 1961, Walter Ulbricht, l√≠der de la Rep√ļblica Democr√°tica Alemana (RDA) dio luz verde para llevar a cabo la ‚Äúoperaci√≥n Rosa‚ÄĚ, ejercicio que moviliz√≥ a m√°s de diez mil soldados del r√©gimen comunista con la orden cortar el transporte y v√≠as de acceso, para lo cual utilizaron alambre de p√ļas con la idea de demarcar Alemania del Este y Oeste.

La decisión de la RDA, apoyada por la Unión Soviética, tenía como principal motivación poner fin al éxodo de habitantes de la RDA hacia las zonas ocupadas por los aliados. Fue así como la noche del 12 y madrugada del 13 de agosto los soldados bloquearon calles y líneas de tren situadas alrededor de la parte occidental de Berlín.

Al despertar, los habitantes de Berl√≠n se encontraron con una ciudad dividida por alambres de p√ļas y vallas asomando en sus calles, adem√°s de una fuerte custodia militar, separando as√≠ a cientos de familias y amigos, convirti√©ndose en el s√≠mbolo de la divisi√≥n de Europa durante la Guerra Fr√≠a.

Días más tarde comenzó la construcción del muro de Berlín, cambiando los alambres por bloques de hormigón de 155 kilómetros de extensión, los cuales en algunos sectores alcanzaron los 4 metros de altura. De esta forma, los habitantes de la RDA podían pasar a Oeste, sólo si poseían una autorización expresa de las autoridades.

JOEL ROBINE / AFP

JOEL ROBINE / AFP

Para contener a los ciudadanos, que incluso tras la construcci√≥n del muro continuaban intentando escapar hacia occidente, construyendo t√ļneles, escondi√©ndose en autom√≥viles, cruzando el r√≠o Spree, entre muchas otras t√©cnicas, la RDA debi√≥ implementar duras medidas, como penas de c√°rcel de una media de 5 a√Īos para quienes intentaran hu√≠r. Se estima que m√°s de 75.000 personas fueron encarceladas por tratar de burlar el denominado “muro de protecci√≥n antifascista” tal como se√Īala el diario espa√Īol El Mundo.

El muro acompa√Ī√≥ a los berlineses por veintiocho a√Īos, dos meses y 27 d√≠as, hasta que el 9 de noviembre de 1989 sus ciudadanos, salieron a las calles, sedientos de libertad y llegaron hasta la construcci√≥n, con palas y picotas para hacer lo impensable: derribar el muro de Berl√≠n.

Gerard Malie | AFP

Gerard Malie | AFP

Fue as√≠ como en una revoluci√≥n pac√≠fica, sin ej√©rcitos, combates ni muertos, hace 25 a√Īos, los mismos ciudadanos eliminaron la barrera que separ√≥ un pa√≠s. Las potentes im√°genes de esa noche, donde los habitantes de las Alemanias de Este y Oeste, subidos en aquel muro celebrando, abrazados unos a otros emocionados y perplejos, se transform√≥ a ojos del mundo entero en un s√≠mbolo del fin de la Guerra Fr√≠a entre Estados Unidos y la URSS.

http://youtu.be/ogsY1JGYCmM

“De inmediato”

‚ÄúAb sofort‚ÄĚ, en espa√Īol ‚Äúde inmediato‚ÄĚ, debe ser una de las frases m√°s potentes en la historia de Alemania, ya que inesperadamente llevaron a fin del muro de Berl√≠n.

Los ciudadanos de la RDA habían comenzado a manifestarse frecuentemente con mas fuerza en contra del régimen totalitario y la prohibición de poder abandonar su país.

Dado que el gobierno de la RDA buscaba descomprimir la creciente presión, debido a que sus ciudadanos habían comenzado a manifestarse cada vez de forma más frecuente y con mayor fuerza contra el régimen y su prohibición de abandonar el país, las autoridades resolvieron implementar una nueva normativa que permitía otorgar la salida del país.

Para comunicar esa decisión, casi llegando la noche del 9 de noviembre de 1989, se llevó a cabo una conferencia de prensa con cerca de 200 periodistas extranjeros, la cual tuvo un sorpresivo giro.

En dicha conferencia, Gunter Schabowski, encargado de las relaciones RDA, con los medios se refirió a la nueva normativa que concedía permisos para viajar al extranjero, sin la necesidad de una justificación de por medio. En ese momento entró en escena el periodista italiano Riccardo Ehrman , quien le preguntó a Schabowski cuándo entraría en vigencia tal norma.

Al o√≠r la pregunta, Gunter Schabowski comenz√≥ a rebuscar la fecha entre sus papeles -prevista para las 4:00 horas del 10 de noviembre- sin √©xito, tras lo cual decidi√≥ improvisar diciendo “Ab sofort” (de inmediato) y sin saberlo, en ese preciso instante firm√≥ la sentencia del muro de Berl√≠n.

Los titulares de los noticieros aludiendo a la apertura de las fronteras de la RDA no se hicieron esperar, y pasado un rato cientos de personas agolparon ante los pasos fronterizos esperando cruzar hacia el oeste. Por su parte, los guardias del muro se encontraban desconcertados y sin instrucciones directas sobre esta situación a eso de las 21:14 horas de aquel 9 de noviembre abrieron las puertas, diciéndole a los habitantes de la RDA que podían pasar.

Berlín después de la caída del muro

Luego de la ca√≠da del muro de Berl√≠n, el pa√≠s se reunific√≥ y en menos de un a√Īo Alemania del Este o RDA desapareci√≥, al igual que parte del muro que acompa√Ī√≥ a la ciudad por 28 a√Īos, el cual fue demolido en ciertos lugares para as√≠ dar mayor fluidez a la capital, lo que sin dudas transform√≥ completamente la apariencia de Alemania.

Sin embargo, algunas secciones del muro permanecen en sus sitios originales y se han convertido en memoriales. Tal como Marie Elisabeth L√ľders Haus, que recuerda a quienes murieron cada a√Īo tratando de cruzar hacia Alemania Federal.

JOHN MACDOUGALL / AFP

JOHN MACDOUGALL / AFP

En el río Spree también existe un memorial en honor a quienes murieron tratando de escapar de la RDA cruzando el río.

TOBIAS SCHWARZ / AFP

TOBIAS SCHWARZ / AFP

El centro comercial Potsdamer Platz Arkaden en Berlín posee una réplica de una de las torres de vigilancia del muro.

ODD ANDERSEN / AFP

ODD ANDERSEN / AFP

RALPH GATTI / ODD ANDERSEN / AFP

RALPH GATTI / ODD ANDERSEN / AFP

GERARD MALIE / ODD ANDERSEN / AFP

GERARD MALIE / ODD ANDERSEN / AFP

GUNTHER KERN / ODD ANDERSEN / AFP

GUNTHER KERN / ODD ANDERSEN / AFP

Tendencias Ahora