Internacional
Gobierno espa√Īol impugna simb√≥lica votaci√≥n independentista de Catalu√Īa
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El gobierno espa√Īol di√≥ un paso adicional en el conflicto que le opone al ejecutivo catal√°n al impugnar este viernes la simb√≥lica votaci√≥n sobre la independencia de Catalu√Īa del 9 de noviembre ante el Tribunal Constitucional, que ya suspendi√≥ el refer√©ndum convocado inicialmente.

Esta votaci√≥n, organizada por voluntarios y carente de censo electoral y √≥rgano supervisor, hab√≠a sido planteada por el presidente regional Artur Mas como la opci√≥n alternativa para que los catalanes pudieran opinar sobre su relaci√≥n pol√≠tica con Espa√Īa a pesar de la fuerte oposici√≥n de Madrid.

Aun as√≠, manten√≠a rasgos del refer√©ndum consultivo suspendido como la poblaci√≥n llamada a votar, los mayores de 16 a√Īos, y la doble pregunta: “¬ŅQuiere que Catalu√Īa sea un Estado? En caso afirmativo, ¬Ņquiere que este Estado sea independiente?”.

Aunque en un principio el ejecutivo conservador espa√Īol de Mariano Rajoy pareci√≥ menospreciar esta iniciativa, esta semana decidi√≥ iniciar los tr√°mites para impugnarla porque, seg√ļn un informe del Consejo de Estado, no se ajusta a la legalidad ni cumple con las garant√≠as democr√°ticas.

Tras el consejo de ministros del viernes, la vicepresidenta Soraya S√°enz de Santamar√≠a anunci√≥ el acuerdo de “plantear la impugnaci√≥n al Tribunal Constitucional, al que solicitamos la suspensi√≥n de las actuaciones de la Generalitat (gobierno catal√°n, ndlr) relativas a las actuaciones del 9 de noviembre”.

“El recurso se presentar√° inmediatamente”, a√Īadi√≥. La admisi√≥n a tr√°mite del recurso por parte del alto tribunal implicar√° la suspensi√≥n autom√°tica de esta votaci√≥n muy esperada en esta rica regi√≥n del noreste de Espa√Īa donde el independentismo ha ganado mucho terreno desde 2010.

Fue respondiendo a este clamor, reflejado en multitudinarias protestas secesionistas en esta rica regi√≥n de 7,5 millones de habitantes, que el anta√Īo moderado Artur Mas se comprometi√≥ a celebrar un refer√©ndum consultivo sobre la independencia.

Mas lo convoc√≥ el 27 de septiembre, pero solo dos d√≠as despu√©s el proyecto fue suspendido cautelarmente por el Tribunal Constitucional tras un recurso del gobierno espa√Īol. Tras dos semanas de tensi√≥n, Mas decidi√≥ dar marcha atr√°s en su proyecto para evitar entrar en la ilegalidad y poner en riesgo a los funcionarios p√ļblicos encargados de la organizaci√≥n.

Sin garantías constitucionales

Este retroceso indign√≥ a los sectores independentistas m√°s radicales, especialmente a sus hasta entonces aliados, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), partidarios de la “desobediencia civil” y con cada vez m√°s adeptos entre la ciudadan√≠a catalana seg√ļn apuntan los sondeos.

A cambio, Mas propuso esta votación simbólica sin apenas valor legal pero con un notable valor político si muchos de los 5,4 millones de catalanes llamados a votar, lo hacen.

“Esta es una oportunidad para dar un paso de gigante hacia la consulta definitiva” que deber√≠an ser unas elecciones con una lista unitaria de los partidos independentistas, dijo Mas. “Necesitamos a m√°s gente que nunca”, a√Īadi√≥.

Pero aunque el gobierno catal√°n jug√≥ al despiste al no convocar oficialmente la votaci√≥n ni aprobar ning√ļn documento relacionado para evitar una nueva impugnaci√≥n, la reacci√≥n del Estado lleg√≥ tras un informe el jueves del Consejo de Estado, la m√°xima instancia administrativa, muy cr√≠tico con los planes de Mas.

Dicho informe destaca que este proceso tiene “elementos id√©nticos” a los del refer√©ndum suspendido e, incluso, eleva “los vicios de inconstitucionalidad” de la primera votaci√≥n al omitirse “algunas de las m√°s elementales garant√≠as constitucionales” como el censo, una √≥rgano supervisor o la neutralidad de los promotores.

Esta nueva impugnaci√≥n agranda todav√≠a m√°s las distancias entre Barcelona y Madrid, sumidas desde hace dos a√Īos en la discusi√≥n sobre si Catalu√Īa tiene derecho a decidir sobre su independencia.

Lejos de solucionarlo, esta medida del gobierno espa√Īol puede incentivar todav√≠a m√°s a los nacionalistas catalanes, mucho de los cu√°les se muestran dispuestos a votar el pr√≥ximo domingo con o sin suspensi√≥n.

“Se puede parar la v√≠a gubernamental, pero la actuaci√≥n de la ciudadan√≠a es imposible porque es un ejercicio de libertad”, apunta el jurista Xavier Arb√≥s, de la Universidad de Barcelona.

“Adem√°s, eso propulsar√≠a el argumentario independentista. El independentismo busca la fotograf√≠a de un guardia civil arrebatando la urna o la papeleta a una jovencita inocente y encantadora”, explica.

Tendencias Ahora