Sociedad
Las razones tras la fascinación por las películas de terror
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El ruidoso estreno de “Annabelle” y de la versi√≥n remasterizada de “La masacre de Texas” demuestran que las pel√≠culas de terror siguen teniendo su p√ļblico, sobre todo entre los m√°s j√≥venes.

Cuarenta a√Īos despu√©s de su creaci√≥n -y de su inmediato retiro de las pantallas en varios pa√≠ses-, la motosierra de Texas vuelve a aterrorizar y deleitar a los fans de este filme de culto dirigido en 1974 por Tobe Hooper.

“Los adolescentes adoran todo lo que es tab√ļ, prohibido o aterrador, porque eso les recuerda la angustia de lo desconocido y el misterio de la edad que atraviesan”, destaca Tom Nunan, profesor de la UCLA School of Theatre Film and Televisi√≥n de Los √Āngeles. “Es un desahogo perfecto para los terrores que genera la adolescencia”.

“El tema es asustarse para dejar de tener miedo”, explica Alex Lefebvre, profesor de psicolog√≠a cl√≠nica de la facultad de Bruselas. “Es como si les permitiese prepararse a ver situaciones horribles”.

“La mayor√≠a de la gente sabe diferenciar entre ficci√≥n y realidad”, agrega el profesor. “Esa frontera puede ser m√°s porosa en la adolescencia pero los j√≥venes fr√°giles rara vez van a ver pel√≠culas de terror”, un pasatiempo practicado a menudo en grupo “en el que cada cual act√ļa de apoyo para el otro”.

Los incondicionales de las pel√≠culas de terror interrogados por AFP evocan por su parte el placer de tener miedo “en total seguridad” y la diversi√≥n que les aportan ese tipo de filmes.

Alexandre Prot, de 32 a√Īos, creador de un sitio especializado en internet, menciona por su parte “un sentimiento de miedo que no se puede experimentar en ninguna otra parte en nuestras vidas -al menos eso esperamos- sensaciones extraordinarias, un poco como las monta√Īas rusas, un pico de adrenalina”.

Todo sin correr riesgos, en el confort de las salas de cine o de su sof√° frente a un DVD.

Momento de comunión

Jack Parker, seud√≥nimo de la animadora de 27 a√Īos de un blog sobre filmes de terror, dice que siempre va en grupo al cine y que le encanta juntarse con la comunidad del g√©nero (directores, actores, admiradores) en los festivales.

Durante la proyecci√≥n de REC, una de las pel√≠culas de terror m√°s famosas de la √ļltima d√©cada realizada por los espa√Īoles Paco Plaza y Jaume Balaguero (2007), “todo el mundo dejaba de respirar o gritaba al mismo tiempo en la sala”, recuerda Alexandre Prot, que evoca un momento de “comuni√≥n”.

“Annabelle”, de calidad muy mediocre seg√ļn los fans, tuvo que ser retirada de las salas en Francia porque los adolescentes llegados en bandas al cine perturbaban las proyecciones gritando, arrojando palomitas de ma√≠z y provocando otros disturbios.

Las pel√≠culas de terror “nos ponen frente a nuestros miedos y nuestras pesadillas y es por eso que a veces desencadenan risas. Es un desahogo”, dice Laurent Aknin, autor de un libro sobre el g√©nero.

Seg√ļn √©l, las pel√≠culas de terror o el heavy metal no traumatizan a los adolescentes y menos a√ļn los convierte en potenciales asesinos. “Es un per√≠odo en el que se necesitan experiencias fuertes y entonces mejor verlas en el cine, en total seguridad”.

Alex Lefebvre no alienta a ver películas de terror, pero tampoco preconiza prohibirlas.

Los videos o im√°genes en internet sacados de la realidad, ya sean fotos de chicas adolescentes desnudas distribuidas sin su consentimiento o escenas de violencia real, “son mucho m√°s impactantes”, advierte. “All√≠ ya no est√° el parachoque de la ficci√≥n” y son mucho m√°s destructivas para el psiquismo de un individuo.

“La realidad nos reserva cosas mucho m√°s terribles”, remata Alexandre Prot.

URL CORTA: http://rbb.cl/b0on
Tendencias Ahora