Nacional
Familia de Joannon acusa a la Iglesia de “herir de manera cruel e injusta la honra de un sacerdote”
Publicado por: Paulina Gatica
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Este jueves la familia de Gerardo Joannon, sacerdote acusado por adopciones irregulares, envi√≥ una carta al diario El Mercurio en la que acusa a la Iglesia Cat√≥lica de “herir de manera cruel e injusta la honra del sacerdote”.

Tras conocerse el documento en que la Congregaci√≥n de los Sagrados Corazones (SS.CC.) admite, seg√ļn su investigaci√≥n, la participaci√≥n del cura Joannon en “adopciones irregulares”, la familia dej√≥ el silencio acostumbrado y se decidi√≥ a enviar una carta al matutino.

En seis puntos intentan describir su malestar con la Iglesia, y el “desproporcionado despliegue medi√°tico” que ha obtenido el caso.

Adem√°s, aseguran que “nos duele como cristianos que acusaciones tan graves y tajantes, pasen por alto la exigencia de que toda investigaci√≥n can√≥nica preliminar sea siempre conducida con cautela, discreci√≥n y evitando exponer prematuramente la honra del investigado”.

Asimismo, insisten en “el desproporcionado despliegue medi√°tico empleado para exponer al padre Gerardo ante la opini√≥n p√ļblica, por imputaciones que exceden a los cargos por las adopciones irregulares”.

La familia considera que se estigmatiza a uno de los suyos como responsable de “graves faltas, sin haber tenido la posibilidad de conocer los cargos, las autor√≠as de quienes los sustentan y de plantear la defensa a que tiene derecho como persona y sacerdote, miembro de esta Congregaci√≥n por m√°s de 50 a√Īos”.

Uno de los puntos m√°s fuertes tratados en la misiva, es la cr√≠tica que se le realiza a la Iglesia Cat√≥lica, considerando que tras los constantes ataques que ha recibido por no saber manejar los casos de judiciales en los que se ve envuelta, aparecen “ahora mostrando el extremo celo y rigor, que se le reclama no haber tenido anta√Īo, frente a situaciones que, si bien bastante diferentes a las que motivan dichos reproches, afectan a uno de los suyos”.

Por lo anterior es que consideran que “lo lamentable es que para ello, haya debido herir de manera cruel e injusta la honra de un sacerdote y la de otras personas”.

La familia termina la carta con el deseo de reiterar que su √ļnico inter√©s, como familia y amigos del sacerdote, es que se esclarezca la verdad de lo ocurrido.

El sacerdote Gerardo Joannon se encuentra con arraigo nacional, seg√ļn determin√≥ el juez que lleva la causa un d√≠a despu√©s de conocerse el documento de la Congregaci√≥n de los Sagrados Corazones, el cual aconsejaba la “reflexi√≥n” en Espa√Īa para quien es investigado por casos de “adopciones irregulares”.

Tendencias Ahora