Internacional
Refugiados yazid√≠es “sin pan y con poca agua” piden m√°s “ayuda” en Kurdist√°n
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Una multitud de refugiados yazid√≠es “sin pan y con muy poca agua” pide m√°s “ayuda” en un campo del Kurdist√°n iraqu√≠ donde se encuentran miles de miembros de esta minor√≠a que huyeron de los yihadistas del Estado Isl√°mico (EI).

“Estuvimos cercados durante 10 d√≠as en las monta√Īas. El mundo entero habla de nosotros, pero no recibimos ninguna ayuda real”, dice Jodhr Husein, de 44 a√Īos.

Los yazidíes, una minoría kurdohablante, fueron desplazados de sus hogares la semana pasada cuando los insurgentes yihadistas ocuparon la ciudad de Sinjar, en el norte de Irak.

Atrapados en las √°ridas monta√Īas de sus alrededores, miles de yazid√≠es lograron sobrevivir, amenazados por el hambre y los yihadistas y con temperaturas que pod√≠an superar los 50 grados, antes de llegar al campo de Bajid Kandala, en el Kurdist√°n iraqu√≠. Entre 20.000 y 30.000 m√°s, seg√ļn el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), siguen atrapados en las monta√Īas.

“No tenemos pan y tenemos muy poca agua. Necesitamos ayuda. Queremos salir de aqu√≠. Estamos tan desesperados que queremos irnos de Irak”, explica Naser, otro manifestante, de 30 a√Īos de edad.

“Pasamos del hambre de Sinjar al hambre de los campos”, resume Husein.

“Mucha gente duerme al sol. El campo es demasiado peque√Īo para todos”, agrega.

Un alto funcionario del campo dijo a la AFP que las autoridades locales trabajan junto con ACNUR.

“El gobierno aut√≥nomo kurdo est√° administrando el campo y estamos haciendo todo lo que podemos. Pero, obviamente, toda la ayuda que se nos pueda brindar para alimentar a los desplazados ser√° la bienvenida. No podemos, de la noche a la ma√Īana, enfrentar una crisis tan reciente”, declara Saadulah Abdulah Hamid.

Bajid Kandala es un campo de tránsito, agrega. Así, todos los días se trasladan familias a otros campos en otras zonas de Irak.

El portavoz de ACNUR Ned Cole explica a la AFP que es muy difícil brindarle a los desplazados todo lo que necesitan.

“Uno de los problemas es que la emergencia va cambiando muy r√°pido. La ONU est√° trasladando material de emergencia para tener lo que se necesita, pero la gente est√° dispersa en una √°rea muy extensa”, a√Īade.

Para Haidar, un padre de familia de 33 a√Īos, que huy√≥ de Sinjar hace tres d√≠as, “las organizaciones internacionales tienen que trabajar aqu√≠”.

“Todo el mundo tiene hambre”, agrega, refugi√°ndose con su familia del sol abrasador del desierto bajo la sombra de un tractor.

Sinjar es el hogar hist√≥rico de los yazid√≠es, adeptos a una religi√≥n preisl√°mica proveniente en parte del zoroastrismo. Los yihadistas los consideran como “adoradores del diablo”.

Tendencias Ahora