Nacional
Experto asegura que nunca ha habido muertes por toxina de la ‘fragata portuguesa’ en oc√©ano Pac√≠fico
Publicado por: Agencia UPI
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Un llamado a la calma hizo este lunes la Sociedad Chilena de Dermatolog√≠a a trav√©s del m√©dico Juan Pedro Lonza, quien durante m√°s de 20 a√Īos ha investigado el efecto de las toxinas de especies marinas en el ser humano.

El dermat√≥logo explic√≥ que la presencia de la “Medusa Azul” es recurrente en las playas chilenas y no tiene registro de muertes por el contacto con su toxina.

“En la literatura m√©dica mundial s√≥lo existen 3 casos de muerte por contacto con la toxina de estos espec√≠menes y son en la costa del Atl√°ntico, donde tienen un desarrollo y toxicidad mayor. No se ha descrito nunca un caso fatal para los accidentes ocasionados por fragatas del Pacifico debido a la gran diferencia de tama√Īo que hace diferente su peligrosidad y toxicidad” explic√≥ Lonza.

“La llegada de las fragatas en esta temporada, en un n√ļmero mayor que otros a√Īos, -casi todos los a√Īos aparece una que otra-, ha causado alarma p√ļblica siendo a√ļn una cantidad muy peque√Īa en comparaci√≥n con otras zonas del mundo, teniendo una peligrosidad mucho menor que las medusas del Atl√°ntico”, agreg√≥ el miembro de la Sociedad Chilena de Dermatolog√≠a.

Respecto qué hacer en caso de recibir una agresión de esta medusa, Lonza recomendó concurrir inmediatamente a un centro asistencial o dermatológico para su pronto tratamiento. Sin embargo, entregó algunos consejos para enfrentar primeramente una agresión de este tipo.

“Lo m√°s seguro es que el contacto con la medusa se produzca en el agua, en ese caso la persona debe salirse inmediatamente puesto que el intenso dolor puede causar p√°nico, rigidez o espasmos. Ya estando cerca de la orilla, la persona afectada debe intentar removerse los restos de tent√°culos que hayan quedado adheridos a la piel con la misma agua de mar, nunca agua dulce, ni alcohol, ni frotando arena porque puede aumentar la toxicidad y el dolor. Si es posible, obtener hielo (envuelto en pl√°stico) para aliviar el dolor mientras se concurre al centro asistencial”, se√Īal√≥.

Seg√ļn Lonza, que ha hecho una serie de investigaciones y publicaciones sobre el tema, los casos m√°s severos descritos han cursado con distress respiratorio transitorio, espasmos musculares y estado de agitaci√≥n y angustia por el dolor, causado adem√°s necrosis (destrucci√≥n cut√°nea) de grado variable de la piel donde adhirieron los tent√°culos, dejando cicatrices e h√≠per pigmentaci√≥n, m√°s la rara ocurrencia de condiciones dermatol√≥gicas especificas de fen√≥menos de hipersensibilidad retardada.

“Estos cuadros est√°n lejos de provocar la muerte, a no ser que la persona sea al√©rgica a la toxina”, concluy√≥.

Tendencias Ahora