Cultura
Tenor José Azócar al fin debutó como Otello
Publicado por: Paula Almarza
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Desde que este destacado cantante chileno actu√≥ por primera vez como solista en una obra l√≠rica hace ya 26 a√Īos, muchos oper√°ticos opinaban que por sus caracter√≠sticas vocales, alg√ļn d√≠a podr√≠a llegar a interpretar este personaje, uno de los m√°s exigentes del repertorio para tenor, y en el cual en el pasado brillaran internacionalmente compatriotas como Renato Zanelli y el legendario Ram√≥n Vinay. Y la oportunidad lleg√≥ este mi√©rcoles, en el estreno del elenco estelar en el elogiado montaje de la √≥pera de Verdi que est√° presentando el Teatro Municipal de Santiago.

Por Joel Poblete

Sin temor a exagerar, se puede decir que quienes tuvimos la suerte y el gusto de escuchar al tenor chileno Jos√© Az√≥car en sus primeras actuaciones oper√≠sticas en el Teatro Municipal de Santiago a fines de los a√Īos 80, y desde entonces hemos seguido su carrera. Siempre pensamos que en alg√ļn momento podr√≠a llegar a abordar uno de los roles m√°s codiciados en el repertorio de tenor, y a la vez uno de los m√°s arduos, por sus complejidades tanto vocales como psicol√≥gicas: el protagonista de “Otello”, de Verdi, patrimonio de s√≥lo algunos grandes int√©rpretes en los m√°s de 120 a√Īos de esta obra maestra, como Mario del Monaco, Jon Vickers y Pl√°cido Domingo, en un listado muy selecto que incluye a dos chilenos, Renato Zanelli y el que para muchos ha sido quien mejor ha encarnado al “moro de Venecia” en la historia, el chillanejo Ram√≥n Vinay.

Aunque Az√≥car ha desarrollado una destacada trayectoria nacional e internacional, abordando algunos de los papeles m√°s exigentes para tenor -pese a nunca dejar de vivir en Chile, ha cantado en escenarios de pa√≠ses como Argentina, Uruguay, Brasil, Espa√Īa, Estados Unidos, Inglaterra y Alemania-, a√ļn no hab√≠a abordado este personaje.

Hasta que, un cuarto de siglo despu√©s de su debut en √≥pera en 1988, lleg√≥ el momento, y Az√≥car protagoniza el elenco estelar de “Otello” en el aplaudido y elogiado montaje del director de escena argentino Pablo Maritano -con escenograf√≠a e iluminaci√≥n de Enrique Bordolini y vestuario de Luca Dall’Alpi- que desde el s√°bado 02 se est√° presentando con dos repartos en la temporada l√≠rica del Teatro Municipal de Santiago.

Encabezando este segundo elenco, Azócar tuvo al fin su debut como Otello la noche de este miércoles 06, y en más de un sentido se podría calificar esta actuación como un hito no sólo en su carrera, sino además en la escena operística local: desde el legendario Vinay que un tenor chileno no se atrevía a abordar al moro, y si había alguien que siempre pareció el indicado para hacerlo alguna vez en nuestro país, era Azócar.

Por supuesto que no era aconsejable que lo hubiera hecho en sus primeros a√Īos de carrera, pero el color oscuro de su robusta voz y la potencia y seguridad de sus notas agudas parec√≠an predestinarlo a al menos intentarlo alguna vez en su carrera, sobre todo con el oficio y experiencia acumulados durante m√°s de 20 a√Īos en los escenarios.

Y aunque el resultado no puede calificarse por completo de extraordinario, no deja de ser meritorio y digno de los entusiastas aplausos recibidos al final de la funci√≥n, porque a sus 53 a√Īos y a pesar de que al igual que su colega en el elenco internacional (el lituano Kristian Benedikt), Az√≥car exhibi√≥ notorios signos de estar lidiando con algunas dificultades de salud -tosi√≥ en varias oportunidades a lo largo de la funci√≥n-, su desempe√Īo igual fue contundente.

Siempre apoyado por la eficaz, pero no demasiado incisiva direcci√≥n orquestal de Jos√© Luis Dom√≠nguez al frente de la Filarm√≥nica de Santiago, y sin dejar de lado ciertas “ma√Īas” habituales en √©l -como estar demasiado pendiente de mirar al director, algo entendible pero que siempre se puede tratar de disimular un poco m√°s-, su encarnaci√≥n del moro fue muy esforzada y comprometida; la voz sigue siendo poderosa y consigui√≥ superar casi todos los agudos de manera muy lucida, y aunque su actuaci√≥n suele ser convencional y esquem√°tica y se queda m√°s en lo externo de un rol tan complejo como Otello, de todos modos se not√≥ un mayor despliegue y voluntad teatral que en otros papeles que ha interpretado.

Ya lo dijimos al comentar el elenco internacional, y en este caso tambi√©n es v√°lido: en cualquier teatro del mundo es siempre un desaf√≠o inmenso encontrar un buen Otello… y Az√≥car lo fue. Considerando que este era en rigor su debut en el rol, su logro es enorme, y con m√°s rodaje y funciones en el cuerpo a futuro, es probable que su interpretaci√≥n de Otello pudiera ir creciendo a√ļn m√°s. Pero desde ya este puede ser considerado un momento consagratorio en su vida art√≠stica, si se piensa que para muchos tenores el personaje es la c√ļspide de sus carreras.

Por su parte, Desd√©mona en estas funciones es la soprano Paulina Gonz√°lez, sin duda uno de los talentos l√≠ricos con mayor potencial surgidos en los √ļltimos a√Īos en Chile, como lo demostr√≥ el a√Īo pasado en dos roles tan diversos como Julieta en “Romeo y Julieta” de Gounod y la Fiordiligi de “Cos√¨ fan tutte” de Mozart, por los que fue distinguida como lo mejor en √ďpera Nacional 2013 por el C√≠rculo de Cr√≠ticos de Arte de Chile.

En un principio, considerando sus condiciones vocales y la acertada trayectoria que ha estado desarrollando en estos √ļltimos a√Īos, al elegir su repertorio, quiz√°s a√ļn era temprano para abordar este personaje de Verdi, que si bien ha sido cantado por j√≥venes sopranos l√≠ricas, de todos modos tambi√©n tiene momentos que exigen un mayor peso y color vocal; afortunadamente, Gonz√°lez supo superar las dificultades, utilizando con inteligencia y cuidado su voz, y fue una cre√≠ble Desd√©mona, que como era de esperar destac√≥, particularmente, en su bella y melanc√≥lica escena solista en el √ļltimo acto, de manera especial en un hermoso y sentido “Ave Mar√≠a”.

Al igual que en el elenco internacional, en esta funci√≥n se cont√≥ con un Yago muy convincente, el bar√≠tono argentino Fabi√°n Veloz, de voz atractiva y bien matizado canto verdiano -a√ļn m√°s que en sus momentos m√°s conocidos, como el Brindis y el “Credo”, estuvo muy bien especialmente en “Era la notte”-, tal vez m√°s sutil y contenido que su colega en el otro reparto, de todos modos implacable como villano y funcionando como buen apoyo vocal y teatral para el Otello de Az√≥car.

El tenor Leonardo Navarro fue un desenvuelto y juvenil Casio, de agradable voz, mientras Emilia, un rol habitualmente cantado por mezzosopranos, fue abordado por la soprano Paola Rodr√≠guez con seguridad vocal e importante presencia esc√©nica, en especial en el √ļltimo acto.

En otros personajes, estuvieron bien en sus respectivos cometidos otros dos cantantes nacionales: el tenor Nicolás Fontecilla como Rodrigo, y el bajo Augusto de la Maza como un heraldo. Del elenco internacional, en este reparto repiten sus roles el ruso Alexey Thikhomirov (Lodovico) y el chileno Sergio Gallardo (Montano), y nuevamente el Coro del Teatro Municipal se mostró sólido y efectivo, como ya es costumbre.

La segunda y √ļltima funci√≥n del elenco estelar de “Otello” ser√° este s√°bado 09, y las tres restantes del elenco internacional se realizar√°n los d√≠as viernes 08, lunes 11 y jueves 14 de agosto.

[Gallery 2665 not found]
Tendencias Ahora