Cultura
‚ÄúRemanente”: todos hemos tenido que renunciar a lugares que nos identifican
Publicado por: Juan Pablo Witto
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Entrevista a Daniela Palma Villalobos, bailarina. Por Alejandra Villarroel del Centro Cultural Estación Mapocho.

Hasta el 09 de agosto la Sala Tennyson Ferrada del Centro Cultural Estaci√≥n Mapocho acoge una org√°nica propuesta de danza y multimedia creada por la bailarina chilena Daniela Palma Villalobos, a partir de su propia biograf√≠a. Bajo el nombre de ‚ÄúRemanente‚ÄĚ la obra se plantea como un viaje de regreso a ver lo que fue y lo que hay, desde la experiencia personal de Daniela al volver a su antiguo hogar en Potrerillos, una peque√Īa ciudad minera en la regi√≥n de Atacama, donde vivi√≥ hasta los 18 a√Īos y que hoy se encuentra abandonada, a punto de ser demolida y desaparecer, tras el cierre de la mina. En la siguiente entrevista, la bailarina se refiere a las met√°foras que desarrolla en la obra, su inter√©s por dinamizar los conceptos de memoria, desarraigo, regreso, olvido y su propuesta art√≠stica.

¬ŅC√≥mo surge el viaje al norte, porqu√© decides volver?

EL norte de chile particularmente la tercera regi√≥n, es el lugar que considero mi territorio. Si bien he hecho mi vida en Santiago desde que vine a estudiar danza, no me considero de ciudad. Por esto es que hay una necesidad de volver, por un tema de pertenencia, el norte representa eso para m√≠, pertenezco a este lugar. La sequedad del clima, la est√©tica, los paisajes, la forma de ser del nortino, todo esto me define, sobre todo la relaci√≥n que siento con el entorno natural, una especie de soledad que se refleja en el paisaje que tambi√©n es parte de mi. El regreso entonces es un ejercicio vital, de re-conocimiento. Refiri√©ndome puntualmente al regreso a Potrerillos, visitar las ruinas del pueblo donde nac√≠ y crec√≠, se convirti√≥ en una especie de ritual que ven√≠a realizando hace varios a√Īos en verano, con amigos y familia. Es inquietante, desolador ver la evidencia patente en cada rinc√≥n de las historias de las personas que aqu√≠ vivimos, el cruce de emociones y sensaciones al ver la situaci√≥n actual de potrerillos es la que me lleva a pensar en realizar este trabajo, si bien, surge la nostalgia, es el abandono lo primero que aparece, pero tambi√©n hay belleza en este estado de la materia, es como si el tiempo estuviera congelado, la sugerencia impl√≠cita del movimiento, es impactante, sent√≠ la necesidad de compartir con otros estas emociones.

Regreso y desarraigo ¬ŅCu√°les fueron los hitos de ese retorno?
Cuando la permanencia en Santiago comenz√≥ a surgir de manera org√°nica me di cuenta que probablemente no iba a vivir nuevamente en el norte. Si bien lo a√Īoraba, volv√≠a en calidad de visita y eso me hizo valorar m√°s la particularidad de mis or√≠genes. Vi que en los sucesos que rodearon el nacimiento y la extinci√≥n de potrerillos, hab√≠a aspectos potentes, imposible de abarcarlos todos en un solo trabajo claramente. (El aspecto de la etnia coya por ejemplo, Juan Radrig√°n vio el valor de una de estas historias retrat√°ndola en ‚ÄúLas Brutas‚ÄĚ. Hoy se habla de una etnia casi extinta pero para nosotros era normal, estas personas eran parte de nuestra lejana cultura, hab√≠a ni√Īos coyas que sub√≠an la cuesta o eran trasportados por los trabajadores para acercarlos a la escuela. La Huanaca era una mujer coya conocida por todos y temida por los ni√Īos, en nuestro imaginario ella nos llevar√≠a si no nos port√°bamos bien. Las leyendas, son una caracter√≠stica muy especial y espec√≠fica de la cultura de pueblo). Tomar conciencia del valor, m√°s all√° de ir a visitar el pueblo por nostalgia o necesidad, fue darme cuenta del potencial art√≠stico de √©ste, en relaci√≥n a la est√©tica, los espacios, la historia, la emotividad, etc. Fui tomando nota en cada viaje que realizaba sobre lo que me remov√≠a esta experiencia, y me visualic√© en un solo tratando de mantener algo vivo dentro de ese abandono. Ya luego fue materializarlo, primero en un proyecto para conseguir el financiamiento y luego construir la obra. Esto √ļltimo ha sido una tarea bella y extenuante, hacer el ejercicio de rememorar para construir es agotador. De pronto arremetieron sensaciones tan v√≠vidas, los sentidos sumamente involucrados en esa reconstrucci√≥n, ten√≠a mucho m√°s significado jugar con piedras que recordar donde estaba mi cama, o era m√°s intenso percibir el viento seco entrar por la nariz, que ver las casas deterioradas, y la verdad, despu√©s el abandono se me present√≥ hermoso, me hizo pensar que esas paredes s√≠ nos recordaban, que no importaba que no estuvi√©ramos ah√≠, el murmullo es persistente y escalofriante.

Met√°fora y pa√≠s ¬ŅPropones una lectura pol√≠tica o social al hablar de ‘remanente’ y abandono?
S√≠ claro que s√≠. El caso de Potrerillos est√° ligado a la explotaci√≥n y al proceso de fundici√≥n del cobre, parecido a lo ocurrido en Chuquicamata. Las razones del desalojo aqu√≠ se producen por un tema econ√≥mico y de contaminaci√≥n ambiental. Ahora, este acontecimiento es mucho m√°s reciente comparado con las salitreras, por tanto a√ļn se siente muy sensible esta p√©rdida. La gente luch√≥ por que Potrerillos no se cerrara, fue complejo para las personas de all√°, ¬Ņporqu√© de un d√≠a para otro te tienes ir, abandonar tu casa y dejar la tumba de tus abuelos olvidada?, es dif√≠cil de aceptar. Potrerillos es un lugar inh√≥spito, no es que puedas ir todos los d√≠as, a la gente le ha costado conformarse. Ser√≠a muy ambicioso de mi parte pensar en que puedo abarcar el sentir de todas las personas que aqu√≠ vivieron, REMANENTE es apenas la mirada de un momento de mi vida, que tiene en com√ļn con los que vivieron en Potrerillos la renuncia obligada, y creo que esto puede ser comprendido por todos puesto que sin bien la particularidad de este trabajo es que su motivaci√≥n nace del abandono de un pueblo perdido en la pre-cordillera, a todos nos toca el desarraigo, todos hemos tenido que renunciar a lugares que nos identifican, la casa de los abuelos por ejemplo, las canchas o parques en los que jugamos de ni√Īos que han ido cambiando con la transformaci√≥n de las ciudades, el mudarse de ciudad. Por eso creo que a trav√©s de esta coreograf√≠a se puede producir di√°logo y reflexi√≥n.

M√°s all√° de la obra ¬ŅQu√© opini√≥n tienes de la din√°mica memoria/olvido que experimenta Chile?
Chile y sobre todo en el norte est√° plagado de pueblos abandonados, es como si fuera algo com√ļn, pintoresco, naturalizado, ¬Ņpero porque es tan normal? Todos estos pueblos han estado ligados a la explotaci√≥n de alg√ļn recurso natural. Las salitreras‚Ķ cuanta actividad se desarroll√≥ en torno al salitre, econ√≥mica, cultural, familiar, sindical, de explotaci√≥n, de abuso, de muerte. Personas como Hern√°n Rivera Letelier se han encargado de mantener viva la historia, la memoria de la gente ligada al salitre. Lo que pas√≥ en Lota o en Sewell, parecen ser historias tan viejas, olvidadas. Cuando los recursos se terminan parece ineludible acabar con todo los que se ha construido, aunque haya resistencia, el camino natural es la renuncia. La naturalidad con que esto pasa me parece sorprendente. Por otra parte el olvido ha sido un recurso que se ha querido utilizar para encontrar una espacie de reconciliaci√≥n forzada, como pa√≠s no podr√° haber reencuentro mientas se intente ocultar, acallar, simplificar o minimizar (no mencionar). Cuando un suceso nos marca, luego nos define. No somos los mismos despu√©s de una experiencia impactante, entonces el olvido perece imposible, los hechos se instalan en el cuerpo, te ves obligado a cargar con la memoria, acarrear un c√ļmulo de recuerdos, repasarlos y reconstruirlos.

¬ŅQu√© encuentras en la danza que no hallas en otras disciplinas?
Precisamente los elementos que hay en otras disciplinas que no se encuentran en la danza. En la danza no hay texto, no hay personajes, no pretende hacer una representaci√≥n, y esto para mi le da un valor que la hace √ļnica, nativa. Al no estar capturada dentro de un texto, no va haciendo una descripci√≥n de hechos, es un hecho en s√≠ misma. Se tiende a manifestar la necesidad de entender la danza, pero este entender es una necesidad de encontrar en las coreograf√≠as sentidos relacionados con nuestras asociaciones conocidas, aprendidas y consensuadas. La danza es anterior al sentido, se√Īala justamente lo que a√ļn no ha sido nombrado, aquello que no ha sido definido por la palabra. Entonces va construyendo sus propias significaciones, y aparecen m√ļltiples sentidos. Por esta raz√≥n el di√°logo entre el int√©rprete y el p√ļblico es √≠ntimo, ya que las lecturas que √©ste va haciendo no lo llevan a entender ‚Äúel mensaje de la obra‚ÄĚ, si no que vivencia junto al bailar√≠n un sin n√ļmero de momentos, de instantes, que lo llevan a construir su propio relato.

¬ŅC√≥mo te planteas la incorporaci√≥n de multimedia en la obra?
Con Alejandro Castillo venimos trabajando hace alg√ļn tiempo, y en √©l aparece la inquietud de trabajar con esta herramienta. La verdad, se me hizo extra√Īo en un primer momento pero luego vi las ventajas que ten√≠a trabajar con la proyecci√≥n de video, no solo por los efectos visuales que se pueden generar, sino tambi√©n porque ten√≠amos que mostrar un lugar espec√≠fico, un lugar abandonado en un cerro y contrastar lo que fue con lo que es ahora, y ah√≠ la utilizaci√≥n de la imagen se hizo un recurso muy importante.

Espacio esc√©nico ¬ŅPor qu√© escogiste el CCEM para iniciar la temporada de estreno de tu obra? Seguir√°s intinerando, presentar√°s funciones en alguna ciudad del norte?
CCEM nos dio la posibilidad de trabajar en el espacio desde marzo de este a√Īo. Poder hacer uso del espacio por tanto tiempo, ensayar y montar la obra en el mismo lugar es un privilegio. Actualmente la mayor√≠a de los lugares (salas de teatro) lamentablemente solo permiten entrar a la sala la misma semana del estreno. La posibilidad que nos dio el CCEM nos permiti√≥ conocer bien el espacio y apropiarnos de √©l. Ha sido una muy buena experiencia, adem√°s de lo c√≥modos que hemos estado, la disposici√≥n, ayuda e inter√©s constante del equipo del CCEM, ha sido un apoyo fundamental para nuestro trabajo. Lo siguiente que viene para REMANENTE aparece muy claro, llevar la obra a varias ciudades del norte, esperamos ir a Copiap√≥, Caldera, ojal√° Salvador, Taltal, no se‚Ķ son solo planes por ahora, pero ya estamos trabajando para materializar estas ideas.

Pol√≠tica Cultural ¬ŅC√≥mo ves el desarrollo de la danza en el pa√≠s y los apoyos que brinda el estado.
El desarrollo de la Danza en Chile, al igual que el del resto de las actividades art√≠sticas, es bastante dif√≠cil, cuesta mucho conseguir espacios para crear y tambi√©n donde mostrar el trabajo creado. Dif√≠cil tambi√©n ‚Äúcautivar‚ÄĚ al p√ļblico para que vaya a ver los espect√°culos de danza. No hemos tenido la formaci√≥n como espectadores desde la infancia, muy dif√≠cil entonces, aunque no imposible, crear nuevas audiencias. Por su parte el estado en los √ļltimos a√Īos no ha dado buenos ‚Äúmensajes‚ÄĚ en torno a la danza y el arte en general: quitar clases de artes de los programas de educaci√≥n es una p√©sima se√Īal. As√≠ mismo el insistir en que la cultura y el arte debe transformarse en ‚Äúindustria cultural‚ÄĚ es claramente una idea completamente equivocada e inviable. En lo personal espero que las pol√≠ticas culturales recuperen su rumbo, y se enfoquen en el acceso de las personas a la cultura y el arte, fomentando la investigaci√≥n, creaci√≥n y difusi√≥n de las actividades art√≠sticas y culturales en TODO el pa√≠s.

Tendencias Ahora