Internacional
Presidentes francés y alemán se reunirán en Alsacia para conmemoración inédita
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

No es al uso conmemorar las declaraciones de guerra, sin embargo, es lo que harán este domingo los presidentes de Francia y Alemania, François Hollande y Joachim Gauck, respectivamente, en uno de los lugares más simbólicos de la Primera Guerra Mundial.

Cien a√Īos despu√©s de la declaraci√≥n de guerra de Alemania a Francia, ambos presidentes se encontrar√°n en el sitio del “Hartmannswillerkopf” (Alto Rhin, este), rebautizado el “Vieil Armand” (Viejo Armando) por los “poilus” (“corajudos”, en argot los soldados franceses en aquella guerra), para rendir un homenaje com√ļn e in√©dito a los combatientes de ambos pa√≠ses en aquella Gran Guerra.

Unos 30.000 de ellos murieron en los sangrientos combates que tuvieron lugar en aquella cima rocosa, la monta√Īa “devoradora de hombres”, que desde sus 956 metros domina la llanura de Alsacia.

La √ļnica cripta del Monumento nacional inaugurado en 1932 en el Hartmannswillerkopf acoge las cenizas de 12.000 soldados desconocidos, enemigos en vida y unidos en la muerte en la tierra alsaciana, otrora tan disputada.

En sus discursos, Hollande y Gauck, una autoridad moral del otro lado del Rhin, celebrarán el sacrificio de estos hombres. Pero, celebrarán tanto o más la amistad franco-alemana y la construcción de una Europa de paz tras la Segunda Guerra Mundial.

Ya antes, el 4 de setiembre de 2013, ambos se recogieron tomados de la mano y recorrieron las ruinas de Oradour-sur-Glane, una comuna del Limousin (centro), escenario de la m√°s abominable matanza nazi perpetrada en la Francia ocupada. En total, 642 de sus habitantes fueron masacrados por la divisi√≥n SS “Das Reich” el 10 de junio de 1944. Ning√ļn dirigente alem√°n hab√≠a estado all√≠ desde entonces.

El historial, símbolo de reconciliación

En el Hartmannswillerkopf, Hollande y Gauck observarán el ritual clásico de las conmemoraciones: desfile militar, depósito de ofrendas florales, encuentro con un centenar de jóvenes franceses y alemanes reunidos por la Oficina franco-alemana para la Juventud.

Adem√°s, entre ambos colocar√°n la piedra fundamental de un “historial”, √©ste tambi√©n muy simb√≥lico de la reconciliaci√≥n franco-alemana puesto que fue concebido por un equipo binacional de historiadores, una primicia. Este museo abrir√° sus puertas al p√ļblico en 2017.

Todo esto “testimonia la fuerza de la amistad entre dos pa√≠ses que les permite mirar juntos su historia com√ļn, inclusive los aspectos m√°s dram√°ticos”, subraya el palacio del El√≠seo.

El simbolismo es a√ļn mayor considerando que aquel 3 de agosto de 1914 “abri√≥ un periodo de 30 a√Īos de conflictos, rencores, masacres y barbarie entre Francia y Alemania”.

Con visos m√°s ligeros, despu√©s Fran√ßois Hollande y Joachim Gauck almorzar√°n en la granja-posada del Molkenrain, que pas√≥ a la posteridad en la pel√≠cula “Jules et Jim” de Fran√ßois Truffaut.

Pero, ambos presidentes no finalizarán con las conmemoraciones. El lunes se encontrarán en Lieja, Bélgica, junto a otros dirigentes, para conmemorar el centenario de la invasión de este reino por las tropas del Reich, el 4 de agosto de 1914.

Hollande, por su parte, asistir√° a dos ceremonias, una la internacional, de ma√Īana en el Monumento interaliado de Cointe, la segunda, franco-belga, en la alcald√≠a de Lieja.

Tendencias Ahora