Notas
Mam√° Rosa y las dudas sobre la sociedad civil
Publicado por: Alberto Gonzalez
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

M√°s de 500 personas entre ni√Īos y adultos habr√≠a sido la cifra que entregaron las autoridades de la ciudad de Zamora, M√©xico, sobre quienes fueron rescatados desde el hogar de menores de do√Īa Rosa del Carmen Verduzco Verduzco, m√°s conocida como ‚ÄúMam√° Rosa‚ÄĚ. Se ha hablado de las insalubres y paup√©rrimas condiciones en que viv√≠an los albergados al interior del recinto, adem√°s de ser sometidos a tratos similares a la esclavitud y a abusos sexuales.

El orfanato de ‚ÄúMam√° Rosa‚ÄĚ era considerado el m√°s grande e importante de M√©xico. Numerosas figuras p√ļblicas del espectro mexicano e internacional hab√≠an elogiado p√ļblicamente la labor desempa√Īada por la instituci√≥n y realizado donaciones para que desarrollara su labor en forma √≥ptima.

Por lo demás, se había ganado el respeto de varios intelectuales por suplir al Estado en la labor de amparar a los seres más desprotegidos de una nación que desde siempre ha enfrentado graves problemas de pobreza.

Y es a ra√≠z de nefastos acontecimientos como √©ste, cuando surgen voces que critican abiertamente que sea el mundo privado quien se haga cargo de atender las necesidades de quienes dif√≠cilmente, por falta de recursos econ√≥micos y culturales, no pueden valerse por s√≠ mismos. Porque los privados ‚Äúson ineficientes‚ÄĚ ‚Äúson corruptos‚ÄĚ y al hacerse cargo de estas tareas ‚Äúdesvirtuar√°n el esp√≠ritu de la asistencia p√ļblica para terminar satisfaciendo sus propias agendas e intereses‚ÄĚ.

Todos estos prejuicios van destinados a la idea de que el Estado y sólo el Estado sea quien asuma la misión de ayuda social a los más pobres.

Sin embargo, dif√≠cilmente se puede afirmar que el Estado cumpla a cabalidad y en forma satisfactoria dicho rol, a la luz de numerosos casos en los que siendo el sistema p√ļblico quien estaba a cargo del auxilio a los desvalidos, √©ste simplemente no ha dado abasto o se ha dado pie para que se cometan graves vej√°menes contra los usuarios del sistema.

Sin ir m√°s lejos, es en nuestro pa√≠s donde el Servicio Nacional de Menores (Sename) ha sido severamente cuestionado al revelarse en los √ļltimos a√Īos las deficiencias con que ha ejecutado sus funciones, descubrimiento que adem√°s incluy√≥ el hallazgo de una red de abusos sexuales al interior de los recintos dependientes del servicio, lo que caus√≥ el repudio inmediato de la sociedad chilena.

Lamentablemente, las falencias, vicios y perversiones de los seres humanos a cargo de las instituciones estar√°n siempre presentes, ya sea se trate de entes particulares, como lo es el caso del orfanato de ‚ÄúMam√° Rosa‚ÄĚ, o de instituciones p√ļblicas, como el Sename de Chile. Pero m√°s all√° de distinguir de qu√© naturaleza es el infractor, una cosa es cierta: en ambos casos es la sociedad civil y sus integrantes quienes est√°n llamados a exigir los est√°ndares de cumplimiento y a denunciar a quienes se extralimiten en sus funciones u omitan gravemente los requerimientos m√≠nimos para que los beneficiarios de la ayuda social satisfagan sus necesidades.

Yasmin Gray, Columnista de Cientochenta y abogada PUC

Tendencias Ahora