Notas
Las 2 drogas m√°s consumidas por los trabajadores chilenos
Publicado por: Comunicado de Prensa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El estrés propio de algunas labores, la posibilidad de acceso a las drogas, la lejanía de factores protectores como la familia -por ejemplo en quienes desarrollan trabajos por turnos- y lo más importante: las características individuales del trabajador, son los factores que predisponen el consumo de drogas en el trabajo.

‚ÄúEstas variables no explican por s√≠ solas el consumo de drogas, de hecho no existe ninguna adicci√≥n que sea considerada enfermedad profesional‚ÄĚ, explica el Jefe de Salud Mental del Hospital del Trabajador, el psiquiatra Pablo Gonz√°lez.

‚ÄúSabemos, por un estudio realizado por la Asociaci√≥n Chilena de Seguridad, que el consumo de drogas il√≠citas en el √ļltimo a√Īo analizado fue de 6.9%, mientras que el 28.7% de los consultados dijo haber consumido alguna vez en la vida. Los sectores Comercio /Transporte (10.7%) y Miner√≠a (9.0%) alcanzaron los mayores porcentajes de consumo. ‚ÄúGracias a estas cifras podemos focalizar las medidas preventivas y avanzar hacia una cultura que aborde este tema‚ÄĚ, asegura el profesional

Las drogas más consumidas por los trabajadores, alguna vez en la vida, son marihuana (93,8%) y cocaína (27,8%) sobre el total de individuos que han consumido alguna sustancia.

El Jefe de Salud Mental del Hospital del Trabajador, Pablo Gonz√°lez, se√Īala que la clave es evitar que un trabajador que consume de forma espor√°dica u ocasional, se transforme en un adicto o dependiente a una droga. ‚ÄúEn el segundo caso, no servir√°n las pol√≠ticas preventivas y podr√≠amos llegar a tener que separar al trabajador para realizar alg√ļn tratamiento espec√≠fico‚ÄĚ, asegura.

Otro de los elementos que influye es la disponibilidad de recursos económicos de parte del trabajador, lo que lleva a un aumento de oferta de drogas -esto es especialmente notorio en localidades mineras-. Tanto en el rubro de minería como en el de transporte se observa la menor presencia de control familiar que es uno de los elementos protectores frente al consumo.

Para evitar el consumo, el especialista recomienda en primer lugar un entorno laboral armónico; si se funciona bajo estrés, que existan de parte de la empresa instancias para compensar esto adecuadamente, como posibilidad de pausas, deporte, distracción.

Otra medida es enfrentar el consumo de drogas como una temática que, al afectar al trabajador, también comprometa la viabilidad de la empresa, por lo tanto se debe contar con un programa para tratamiento del consumidor y es clave evitar que se convierta en adicto.

Tambi√©n es importante incorporar a la familia en la empresa, √©ste es el mayor factor protector. Actividades familiares peri√≥dicas favorecen el conocimiento y otorgan un camino adecuado frente a la aparici√≥n de alg√ļn problema.

Por √ļltimo, dejar expl√≠cita la pol√≠tica de la empresa frente al consumo de drogas, incluido el alcohol, desde el momento en que el trabajador se incorpora a la empresa.

Consecuencias del consumo de drogas

‚ÄĘ El trabajador que consume marihuana en grandes cantidades puede desarrollar s√≠ndrome amotivacional y desconcentraci√≥n influyendo en la calidad de su trabajo. En algunos empleos esto puede ser incluso considerado funcional por el trabajador (por ejemplo cuando existe estr√©s) pero en otros puede ser francamente un riesgo (operarios de maquinaria, t√©cnicos, choferes).

‚ÄĘ En el caso de otras drogas como la coca√≠na y estimulantes, puede generarse irritabilidad y descontrol de impulsos con mayor tendencia al riesgo, aument√°ndose la posibilidad de accidentes.

‚ÄĘ El consumo se relaciona con mayor ausentismo laboral, tanto por las consecuencias directas de √©stas, como por las enfermedades que se pueden asociar al consumo.

‚ÄĘ Se relaciona con mayor estr√©s econ√≥mico, ya que muchas veces se produce desequilibrio financiero frente a su consumo.

‚ÄĘ Un trabajador que consume drogas est√° con un desequilibrio a nivel individual, familiar y social, que ir√° progresando hasta lo que los consumidores llaman ‚Äútocar fondo‚ÄĚ, que es el momento en que es imposible mantener el funcionamiento y se termina pidiendo ayuda. Por lo general, pasan varios a√Īos desde que se inicia el consumo hasta que se llega a esta etapa.

Detalles del estudio

El VI Estudio de Prevalencia de Consumo de Tabaco y Drogas en la Poblaci√≥n Laboral, realizado por la Asociaci√≥n Chilena de Seguridad entre 2011 y 2012, es la m√°s reciente y √ļnica investigaci√≥n efectuada en el pa√≠s espec√≠ficamente en trabajadores. El an√°lisis dimensiona la ingesta de drogas l√≠citas e il√≠citas en los sectores Miner√≠a, Agr√≠cola/ Forestal, Comercio/Transporte, Industria y Servicios.

La muestra incluye un total de 4.286 trabajadores de entre 18 y 65 a√Īos, que representan un universo de m√°s de un mill√≥n 600 mil personas. Los encuestados son hombres y mujeres de variados grados de instrucci√≥n y niveles socioecon√≥micos, pertenecientes a 200 empresas de las regiones Metropolitana, I, II, IV, V, VI, VII, VIII, IX, X y XII.

El estudio realizado en 2012 arroja un consumo de drogas il√≠citas en el √ļltimo a√Īo de 6.9%, mientras que el 28.7% dice haber consumido alguna vez en la vida. Los sectores Comercio /Transporte (10.7%) y Miner√≠a (9.0%) alcanzaron los mayores porcentajes de consumo. El sector Comercio /Transporte present√≥ el mayor aumento de consumo, mientras que el rubro Agr√≠cola/Forestal tuvo una disminuci√≥n desde 8.9% a 5.2%.

El sector Comercio /Transporte presentó el mayor aumento de consumo, mientras que el rubro Agrícola/Forestal tuvo una disminución desde 8.9% a 5.2%,

Las drogas más consumidas por los trabajadores alguna vez en la vida fueron marihuana y cocaína. Las prevalencias de consumo de estas drogas son marihuana (93,8%) y cocaína 27,8%), sobre el total de individuos que han consumido alguna sustancia. Por otra parte, la obtención de droga en el lugar de trabajo aumentó de 2,5% a 3,6% al comparar el estudio realizado en 2010 con el de 2012.

Desagregada por sexo, la prevalencia de consumo de drogas il√≠citas del √ļltimo a√Īo es mayor en hombres con un 8,4% v/s un 3,4% en mujeres. Tanto hombres como mujeres han consumido mayoritariamente marihuana, coca√≠na y pasta base, en ese mismo orden.

Respecto de la percepci√≥n del consumo de drogas il√≠citas entre sus compa√Īeros de trabajo, el 57.3% cree que existe alg√ļn grado de consumo, mientras que un 32.3 cree que no existe consumo.

El 13.1% de los trabajadores encuestados est√° dispuesto a consumir alguna droga il√≠cita, declarando que si les ofrecieran “las probar√≠a con temor”, “para saber qu√© se siente” , porque opina que “consumir drogas de vez en cuando no es peligroso” o “porque es una forma m√°s de pasarlo bien”.

Tendencias Ahora