Notas
Hincha de San Lorenzo vio morir a su padre en partido de su club y lo relató en emotiva carta
Publicado por: Jeser Lara
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El f√ļtbol es conocido como el deporte m√°s “lindo” del mundo, y a veces sorprende con historias que trascienden del medio y llegan hasta las emociones m√°s profundas e intensas de quienes lo disfrutan d√≠a a d√≠a.

Es lo que sucedi√≥ en Argentina, en un partido disputado entre San Lorenzo y Bol√≠var, por la Copa Libertadores. En el encuentro, una joven y su padre, fan√°ticos del “cicl√≥n”, fueron a alentar al equipo de sus amores sin saber que terminado el encuentro, s√≥lo uno regresar√≠a a casa.

En el encuentro, que tuvo a San Lorenzo por primera vez disputando una semifinal en la Libertadores, el padre de Lucía Daniela Bodo, hincha y socia, sufrió un problema de salud cuando el conjunto argentino marcó el tercer gol que cerraría su victoria por 4-0 ante Bolívar.

A ra√≠z de su muerte, la joven public√≥ una emotiva carta en el sitio Mundo Azulgrana, relatando el hecho que le cost√≥ la vida a su padre en pleno partido, seg√ļn recoge el portal Canchallena del diario La Naci√≥n.

“Mi nombre es Lucia Daniela Bodo, Socia n¬į44030. Hace m√°s de 12 a√Īos que voy a la cancha con mi pap√°, Juan Carlos Bodo Socio n¬į 44028. Gracias a San Lorenzo hemos compartido sentimientos y experiencias √ļnicas. Mi papa no me sol√≠a abrazar seguido, sin embargo, bajo las luces del Nuevo Gas√≥metro en cada gol lo ten√≠a rode√°ndome en sus brazos”.

Así partió la emocionante carta que Lucía quiso compartir con los medios, detallando su relación con su padre y su estrecho amor por el club.

“En el 3-0 me dijo que se sent√≠a mal y que iba al ba√Īo. Lo segu√≠. Lo segu√≠ por esas cosas de la vida, porque cada vez que fue al ba√Īo siempre me dec√≠a que me quedara sentada. Pero esta vez lo segu√≠. Ya en el entrepiso de la Sur, se sent√≥ en el suelo y con una cara de preocupaci√≥n rara me dijo que le dol√≠a el pecho…”

Además, la joven comentó el momento cuando su padre comenzó a sentir un fuerte dolor en el pecho, por lo que tuvo que ser atendido en el hospital, donde falleció más tarde.

A continuación te dejamos con la emotiva carta de esta hincha de San Lorenzo:

Mi nombre es Lucia Daniela Bodo, Socia n¬į44030. Hace m√°s de 12 a√Īos que voy a la cancha con mi pap√°, Juan Carlos Bodo Socio n¬į 44028. Gracias a San Lorenzo hemos compartido sentimientos y experiencias √ļnicas. Mi papa no me sol√≠a abrazar seguido, sin embargo, bajo las luces del Nuevo Gas√≥metro en cada gol lo ten√≠a rode√°ndome en sus brazos.

Mi viejo no lloraba nunca, aunque √ļltimamente con sus problemas de salud, m√°s de una vez lo vimos lagrimear. Sin embargo, no sent√≠a verg√ľenza de hacer pucheros y dejar caer las l√°grimas ante un resultado ag√≥nico, una clasificaci√≥n √©pica o un √©xito social como el d√≠a en que volvimos a Boedo.

Mi viejo era quien quer√≠a ser ah√≠, solo ah√≠, en la butaca 20 de la fila 7 del sector preferencial en la platea Sur. Y yo, su hija del medio, fui la √ļnica testigo de eso por a√Īos.

El mi√©rcoles 23/07, luego de m√°s de 1 mes de vigilia y ansiedad por ver a su San Lorenzo querido al fin en la semifinal de una Copa Libertadores, fuimos a la cancha como lo hemos hecho cada vez durante estos 12 a√Īos. Tuve la suerte, profunda suerte, de que nos abraz√°ramos 3 veces en la misma noche: la primera en el gol de Matos, la segunda en el de Emanuel Mas y la tercera con la definici√≥n del Pichi Mercier. Esa tercera, yo no lo sab√≠a y el tampoco, ser√≠a la √ļltima.

En el 3-0 me dijo que se sent√≠a mal y que iba al ba√Īo. Lo segu√≠. Lo segu√≠ por esas cosas de la vida, porque cada vez que fue al ba√Īo siempre me dec√≠a que me quedara sentada. Pero esta vez lo segu√≠. Ya en el entrepiso de la Sur, se sent√≥ en el suelo y con una cara de preocupaci√≥n rara me dijo que le dol√≠a el pecho. Corr√≠, grit√©, transpir√© la camiseta como los 11 que mientras tanto le regalaban a mi viejo la clasificaci√≥n a la final. Hasta que encontr√© una ambulancia. En la ambulancia, que hizo lo m√°s r√°pido que pudo hasta el hospital Pi√Īeiro, mi pap√° se estaba dando por vencido, no paraba de mirarme y de hacerme entender que hab√≠a estado donde quer√≠a estar y con quien quer√≠a estar. Antes de bajar de la ambulancia, le dije que San Lorenzo estaba ganando 4-0 (el cuarto lo escuch√© de lejos) y me dijo: “Bueno, mejor as√≠”.

As√≠ es como quer√≠a dejar las cosas, con el sue√Īo de la Copa Libertadores casi servido para que yo lo disfrute por los dos. Mejor as√≠, como dijo el, mejor as√≠ que vinimos a ver a nuestro amado San Lorenzo hoy, juntos, y nos abrazamos tantas veces. Mejor as√≠ que muri√≥ una hora despu√©s con la azulgrana puesta y con la tranquilidad de que yo estaba cerquita, muy cerquita suyo. Mejor asi que lo √ļltimo que vi√≥ fue el gol del Pichi Mercier y mi cara dici√©ndole a los ojos que todo iba a estar bien.

Esta es la historia m√°s triste que me toc√≥ relatar en mis 27 a√Īos. Pero es la historia que quiero que conozcan. La de un cuervo de ley, que muri√≥ en los tablones, fiel a su amor San Lorenzo. Es la historia de un socio refundador, de un guardian de la vuelta a Boedo, que desde hace rato ya tiene pagado su metro cuadrado. Es mi historia, la de una chica que amaba ir a la cancha con su pap√° y que a partir del mi√©rcoles pasado solo lo hace desde sus recuerdos.

No pretendo nada con este mail. Solo contarles la historia, porque el Club también es mio y quiero compartirlo con ustedes. Que las autoridades de San Lorenzo sepan la calidad de socios, de hinchas que tienen. Que entre todos sigamos haciendo grande a la institución porque realmente, es grande por su gente, por gente como mi viejo.

¬°Gracias!

Lucía Bodo

Tendencias Ahora