Notas
¬ŅPor qu√© las canciones nos hacen sentir pena o alegr√≠a?
Publicado por: Marcial Parraguez
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La m√ļsica ha estado presente de manera hist√≥rica. Nuestros ancestros se comunicaban con diferentes melod√≠as, las usaban como parte importante de sus ritos religiosos y tambi√©n para celebraciones, entre otras actividades generalmente sociales. Ellos sent√≠an cada nota de manera cercana, y transmit√≠an fuertes emociones a trav√©s de √©stas.

Desde esos tiempos se asocia la m√ļsica a las emociones. Pero ¬ŅC√≥mo pasa esto? ¬ŅC√≥mo es posible qu√© a trav√©s de distintas melod√≠as seamos capaces de experimentar diferentes sentimientos?

El psic√≥logo, compositor y docente del Departamento de Artes Esc√©nicas de la Pont√≠fice Universidad Cat√≥lica de Per√ļ, Jos√© Mart√≠n Marcos, explic√≥ c√≥mo la pena, la alegr√≠a o la sorpresa se enlazan entre la m√ļsica y las personas a trav√©s de las canciones.

El especialista se√Īal√≥ que la m√ļsica es un arte y un idioma: “Posee reglas el√°sticas que pueden moldearse y establecer un discurso diferente para cada situaci√≥n”, agreg√≥.

Los componentes

El lenguaje de la m√ļsica parte a trav√©s de distintos componentes espec√≠ficos: “cada uno es la base del otro”, indic√≥ Marcos. De esta forma se crean las canciones, por ejemplo.

Uno de los elementos es el ritmo, el encargado de dar movimiento a la obra. Otro es la melod√≠a, “es lo que se percibe con mayor claridad dentro de una canci√≥n”, se√Īal√≥. El tercero es la armon√≠a, que b√°sicamente trata de balancear cada sonido de manera equitativa.

La alegría y la pena

Paralelamente a este lenguaje musical, de la manera en la que construimos nuestra realidad vamos asociando mediante la sociabilizaci√≥n distintas sensaciones, llamando a algunas “tristes” y a otras “entusiastas” o “melanc√≥licas”.

El psic√≥logo dice que cuando hablamos de m√ļsica, estas emociones tienen el origen en la escala musical (do, re, mi, fa, sol, la, si). Existen ciertas distancias entre cada nota: “cuando la distancia es larga, la sensaci√≥n percibida es de tranquilidad debido a la equidad entre los sonidos que se ejecutan” y cuando es corta experimentamos sensaciones “especiales, √≠ntimas y sensibles”.

Gracias a este conjunto musical se pueden crear equipos de sonidos mayores y menores. Los mayores tienen distancias largas y relaci√≥n directa con la “tranquilidad y consonancia”, ya que existe una perfecta posici√≥n entre las diferentes notas. “Las canciones m√°s alegres est√°n construidas con este tipo de sonidos”. Marcos da como ejemplo el “Himno de la Alegr√≠a”, de Beethoven. “Est√° en re mayor, y se percibe como una obra optimista y positiva”, por otro lado tambi√©n est√° “El Danubio Azul”, de Strauss, que posee similares caracter√≠sticas.

http://youtu.be/4FcTYF0OBSg

Sin embargo, cuando las distancias son cortas, la percepci√≥n es distinta, se sienten de manera “incompleta y no favorable”. El compositor indica que si bien “ninguna distancia es mejor que la otra”, los distintos acordes (mayores y menores) se usan para construir esferas de sensaciones seg√ļn cada ocasi√≥n o seg√ļn lo que el m√ļsico quiera transmitir.

Mezcla de sentimientos

El experto dice que si se unen acordes mayores y menores podr√≠amos obtener canciones “ambivalentes y equilibradas”. Generalmente se asocia la m√ļsica melanc√≥lica a este tipo de creaciones, as√≠ como tambi√©n las baladas rom√°nticas. Algunos de los ejemplos m√°s claros son “If I Fell” de The Beatles, “Moon River” de Henry Mancini y “Stand By Me” de Ben E. King.

http://youtu.be/pHa4pvspCqc

“La sonrisa, carcajadas o l√°grimas” son evidencias de lo que produce el fen√≥meno musical en las personas. “Luego de experimentar las emociones se dan paso a los sentimientos y a las conductas, entonces podemos evidenciar directamente el resultado de la m√ļsica en los organismos”, sostuvo.

Adem√°s, con el paso de nuestras vidas las canciones se vuelven parte de “la experiencia musical y del recuerdo de lo vivido”, logrando as√≠ revivir etapas especiales con “im√°genes, palabras y escenas del pasado”.

A trav√©s de la m√ļsica podemos viajar en el tiempo, revivir sensaciones de nuestra ni√Īez o volver a estar con personas que extra√Īamos. Con un poco m√°s de tres minutos -lo que dura de manera est√°ndar una canci√≥n- logramos crear movimientos √ļnicos dentro de nuestro cerebro y as√≠ sentir con mayor fuerza, o como dice Jos√© Mart√≠n, “revivir una l√°grima que te dijo alguna vez que estabas vivo y que sent√≠as”.

Tendencias Ahora