Notas
Criminales chilenos famosos por subir a Facebook evidencias que permiten arrestarlos
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Publican en Facebook fotos con el botín, aparece la ropa que vestían el día del delito, o chatean con sus víctimas. Los delincuentes son descuidados en las redes sociales, y la fiscalía y la policía lo aprovecha para llevarlos ante la justicia.

Sus perfiles los delataron. Integraban una banda que robaba cajeros autom√°ticos y, para jactarse de sus botines, se hicieron fotos con turros de dinero y las armas que hab√≠an utilizado. Las publicaron en la red social Facebook, sin ning√ļn filtro de privacidad.

La policía las encontró y además pudo verificar que se conocían entre ellos, lo que los delincuentes negaban.

Otros directamente se confiesan a trav√©s de las redes. “Me hizo da√Īo saber que ella estaba con otro en la cama”, public√≥ un joven de 26 a√Īos de San Felipe (centro de Chile) que asesin√≥ a su novia de 15 pu√Īaladas y se dio a la fuga.

“Esto es lo que les pasa a los que me sapean (delatan)”, public√≥ en Facebook un tatuador de Arica (norte), bajo una foto con unas manos ensangrentadas. Esa imagen fue clave para imputarlo por apu√Īalar a un ciudadano colombiano en una discoteca, seg√ļn la fiscal√≠a.

“Hay un cierto tipo de delincuente que busca la aprobaci√≥n de sus pares. Con esta forma de fanfarronear -en redes sociales-, (…) cometen errores” que permiten condenarlos, explica a la AFP el subcomisario de la brigada de Cibercrimen de la Polic√≠a de Investigaciones, Segundo Mansilla.

En Arica también, una madre identificó a una mujer que le ofrecía drogas a su hija al ver en el celular de la joven una conversación en Facebook. La madre llamó a la traficante, quien vino con la droga, y la encerró en la casa hasta que llegó la policía a detenerla.

Vida digital paralela

Seg√ļn la polic√≠a, “los m√°s analfabetos digitales son los m√°s propensos a cometer este tipo de errores”.

Aunque no siempre sean pruebas determinantes, la informaci√≥n obtenida en redes sociales enriquece cada vez m√°s las investigaciones policiales de todo tipo de cr√≠menes y apoya “la construcci√≥n de perfiles de sujetos investigados”, explica a la AFP Mauricio Fern√°ndez, director de la Unidad Especializada de Lavado de Dinero, Delitos Econ√≥micos y Crimen Organizado de la fiscal√≠a.

Con el alto uso de redes sociales como Facebook, Instagram, Fotolog o Twitter, los usuarios pasan a tener una vida real y una vida digital paralela.

“Toda la informaci√≥n que se comparte en redes sociales es un blanco sumamente apetitoso para las agencias de persecuci√≥n penal, porque acceden a un mont√≥n de informaci√≥n sin tener que hacer mucho m√°s trabajo policial”, afirma a la AFP Francisco Vera, abogado de la ONG Derechos Digitales.

¬ŅY el derecho a la privacidad?

Sin embargo, hay restricciones para obtener información en redes sociales. Si está publicada de forma abierta, es accesible para cualquiera.

Pero si tiene alguna barrera de privacidad, la polic√≠a necesita una orden judicial tramitada a nivel internacional para que Facebook facilite los datos solicitados. Y a√ļn as√≠ se trata de informaci√≥n b√°sica, no de conversaciones privadas ni im√°genes.

“La informaci√≥n que nosotros conseguimos es informaci√≥n de registro, de conexiones, pero nada que tenga que ver con contenidos”, asegura Mansilla, para quien las redes sociales son s√≥lo “un lunar” de los datos que recaban en internet.

“La √ļnica posibilidad que existe de tener acceso a contenidos es en la medida que se trate de un caso de terrorismo que pueda afectar a distintos pa√≠ses”, algo que no ha ocurrido todav√≠a en Chile, puntualiza.

En lo que va del a√Īo, Chile ha hecho 215 requerimientos de informaci√≥n a Facebook, siendo el segundo pa√≠s latinoamericano con m√°s solicitudes luego de Brasil.

“A cualquier polic√≠a le gustar√≠a tener m√°s acceso, pero entendemos que eso puede ser demasiado invasivo”, asegura Mansilla.

La ONG Derechos Digitales pide más regulación para proteger los datos personales, y los casos en que el Estado puede interferir en la vida privada, para evitar que una vigilancia constante afecte los derechos de asociación o libre expresión.

Ante todo, Vera recomienda ser pudoroso en las redes. “Hay que entender que lo que se sube a internet deja de estar bajo nuestro control”, afirma.

Tendencias Ahora