Notas
Muerte de cantante de cumbia agita debate de abuso contra mujeres en Per√ļ
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La polic√≠a peruana busca por todo el pa√≠s al esposo de Edita Guerrero, sospechoso de la muerte de la cantante de Coraz√≥n Serrano, la mayor banda local de cumbia, un caso que ha vuelto a agitar el debate del abuso dom√©stico y sexual contra las mujeres en Per√ļ.

Miles de seguidores de Corazón Serrano reclaman la captura del prófugo Paul Olórtiga desde que un fiscal y allegados a Edita lo involucraron en su muerte por los golpes que, afirman, propinaba a su mujer, que murió en marzo por una supuesta lesión cerebral.

El caso de Edita Guerrero surge poco después que otra famosa cantante y actriz peruana, Magaly Solier, denunciara la violencia contra las mujeres, tras haber sido víctima de acoso sexual en un ómnibus de Lima, hechos que rara vez salen a la luz.

“Para que podamos hacer frente a este problema pedimos a las mujeres que no callen y denuncien los casos de abuso y violencia“, dijo Milena Justo, directora de “Manuela Ramos”, una ONG local para los derechos de la mujer.

Seg√ļn un estudio de esta organizaci√≥n, en 2013 el 88,4% de mujeres en Lima fue v√≠ctima de acoso sexual callejero.

“Casi 9 de cada 10 mujeres en Lima ha sufrido alg√ļn tipo de acoso en la calles”, dijo Justo.

En 2013, ocurrieron 131 casos de feminicidio en Per√ļ, m√°s del 50% de ellos contra mujeres entre 18 y 34 a√Īos, seg√ļn cifras del ministerio de la Mujer.

Campa√Īa de concientizaci√≥n

La ministra peruana de la Mujer, Carmen Omonte, se√Īal√≥ el lunes que la violencia dom√©stica y acoso sexual “se han visto tradicionalmente como un asunto privado y por eso la mujer tiende a callar”. Por la falta de denuncias el gobierno no cuenta con cifras que reflejen la dimensi√≥n del problema.

Esa cartera lanzó un programa de concientización en el que participa Natalia Málaga, seleccionadora del equipo nacional de vóley femenino y una líder reconocida en el país.

“Las mujeres tenemos que sacar nuestro car√°cter y hacernos respetar”, pidi√≥ M√°laga en el lanzamiento de la campa√Īa este mes.

Aunque en muchos casos las v√≠ctimas son jovencitas en edad escolar que temen denunciar, una encuesta de Ipsos de junio arroj√≥ que el 72% de las lime√Īas consider√≥ que se debe hacer frente y si es necesario agredir a los hombres que las molestan.

“En muchos hogares de Per√ļ y otros pa√≠ses a√ļn se educa a la ni√Īa para que tenga un lugar en la sociedad detr√°s de un hombre, aceptando lo que este tenga en mente”, dijo la mexicana Ang√©lica Fuentes, del Foro de la Cooperacion (FoCo) y directora de la Fundaci√≥n Ang√©lica Fuentes para el empoderamiento de la mujer en Am√©rica Latina.

“Como mujeres tenemos que entender que todo el cambio empieza por la educaci√≥n. El machismo en muchos casos lo generamos las propias mujeres con las diferencias entre ni√Īos en el hogar”, dijo Fuentes, que particip√≥ en Lima el fin de semana de un seminario sobre la situaci√≥n de la mujer en Per√ļ.

Acoso sexual

Adem√°s de los casos de violencia dom√©stica, “las mujeres peruanas est√°n sometidas a un permanente acoso sexual en el espacio p√ļblico”, seg√ļn denunci√≥ Magaly Solier, protagonista de la premiada pel√≠cula peruana La Teta Asustada, luego del incidente a finales de mayo con un hombre que se masturbaba detr√°s de ella en un √≥mnibus lime√Īo.

“Las mujeres no podemos estar as√≠. Por eso en el Per√ļ hay tanta violencia”, dijo la artista, de 27 a√Īos, indignada por un hecho que ocurri√≥ ante la mirada de decenas de pasajeros que no hac√≠an nada para defenderla del acosador.

Su denuncia gener√≥ que la oficina municipal lime√Īa de transporte -Protransporte- ponga en marcha un plan para separar hombres de mujeres en horas pico en los buses del servicio metropolitano, como ocurre en transportes de M√©xico, Egipto, Jap√≥n o Malasia.

“No hay que dejarse avasallar. Las mujeres tienen que reclamar y exigir sus derechos y, si la autoridad es muy lenta en sus reacciones, entonces a portar en la cartera tijeras, clavos y agujas, hay que defendernos como podamos”, opin√≥ sobre el caso de Magaly Solier la ministra de Trabajo, Ana Jara.

Aunque la mayor√≠a de los peruanos considera que una mujer tiene derecho a vestirse como quiera, en el pa√≠s impera un machismo arraigado y un 65% piensa que si usan ropa provocativa se exponen a que se les falte el respeto, seg√ļn la encuesta de Ipsos.

“La violencia y abuso contra las mujeres es una epidemia en toda la regi√≥n, la √ļnica diferencia es que ahora se habla de ellos y hay voces que salen a denunciarlo”, consider√≥ Fuentes.

“Los gobiernos tienen obligaci√≥n de acercarle la justicia a la mujer para que se sienta segura y protegida”, opin√≥.

Tendencias Ahora