Notas
Despido de editora del NY Times desata debate sobre mujeres en los medios
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El despido de la editora ejecutiva del New York Times Jill Abramson ha desatado un debate en Estados Unidos sobre el papel de las mujeres en los medios y la igualdad de salarios en la industria.

El grupo de medios ha asegurado que Abramson, quien fue abruptamente despedida a comienzos de esta semana, no recib√≠a un salario menor al de sus contrapartes masculinas, a pesar de que algunos reportes de prensa insist√≠an en se√Īalar tal discrepancia.

Cualquiera sea el caso, el incidente ha desatado nuevas preocupaciones sobre la discriminación de género y el liderazgo de las mujeres en la industria de la noticia.

“La indignaci√≥n de las mujeres periodistas que se identifican con Abramson surge de algo que ya sabemos: tener un buen desempe√Īo no es suficiente”, dijo Emily Bell, directora del centro Tow para el periodismo digital en la Universidad de Columbia, en una columna en The Guardian.

“Al parecer, las mujeres tienen que ser completamente distintas a los hombres que reemplazan (o que las reemplazan): deben adaptarse al poder que les es concedido brevemente, sin transgredir los roles de g√©nero que no se les permite evadir”.

Algunos dicen que el poco ceremonioso despido de Abramson es un retroceso en la lucha de las mujeres, a s√≥lo tres a√Īos de que la exeditora asumiera el liderazgo del que tal vez sea el cargo m√°s prestigioso en el periodismo estadounidense.

“La presencia de Abramson permiti√≥ que una nueva generaci√≥n de mujeres del Times comenzaran a vislumbrar un futuro donde hab√≠a posibilidades de asumir un liderazgo en el diario, pero adem√°s ayud√≥ a poner coto al enfoque eminentemente masculino de la cobertura noticiosa”, escribe Amanda Hess en Slate.com.

Un informe divulgado el mes pasado por el Women’s Media Center (centro de medios de las mujeres), un grupo fundado en 2005 por Jane Fonda y la activista Gloria Steinem, sugiere que el progreso de la mujer en los medios se ha estancado.

¬ŅNo progresa la redacci√≥n?

Este informe se√Īala que el a√Īo pasado hab√≠a 36% de mujeres en las redacciones, “una cifra que no ha cambiado demasiado desde 1999″.

La investigaci√≥n se√Īala adem√°s que una panor√°mica de los art√≠culos publicados en la primera plana del New York Times en 2013 muestra que los hombres fueron citados 3,4 veces m√°s a menudo que las mujeres, si bien esta tasa no era as√≠ de alta si las reporteras que escrib√≠an la historia eran mujeres.

Un estudio separado de la Universidad de Indiana halló que el salario promedio de las mujeres empleadas en los diarios en 2012 era unos 5.000 dólares menor al de los hombres. Y otro trabajo del Centro de Investigaciones Pew pintó un panorama similar.

“De acuerdo al an√°lisis de nuestros datos, ha habido poco cambio significativo en la participaci√≥n de las mujeres empleadas en las redacciones en los a√Īos recientes”, dijo Monica Anderson, del Proyecto de Periodismo de Pew.

Anderson indic√≥ en una entrada en un blog que “pr√°cticamente la misma cantidad de mujeres (35%) trabaj√≥ en cargos supervisores en los diarios en 2012 que en 1998″.

Un art√≠culo del periodista del New Yorker Ken Auletta indic√≥ que el salario inicial de Abramson en 2011 como editora ejecutiva era de 475.000 d√≥lares al a√Īo, bastante menos que los 559.000 que recib√≠a su predecesor Bill Keller.

De acuerdo a esta nota, luego de que Abramson protestara consiguió que le aumentaran el sueldo a 503.000 y luego a 525.000, aunque seguía siendo una cifra menor al de su par masculino.

Estas cifras no obstante contradicen el comunicado que divulg√≥ el jueves el due√Īo del Times, Arthur Sulzberger. “Simplemente no es cierto que la compensaci√≥n de Jill fuera significativamente menor a la de sus predecesores”, dijo.

“De hecho, en 2013, su √ļltimo a√Īo completo de trabajo, el paquete compensatorio total que obtuvo fue 10% superior al de su predecesor Bill Keller”, a√Īadi√≥.

Esta discrepancia podría explicarse por otros factores que van más allá del salario, como bonos y beneficios de pensión.

De cualquier manera, el incidente parece dejar preguntas sin respuestas y haber sacudido a algunos miembros de la industria.

Tendencias Ahora